Seguimiento: fase de mitigación 3 agosto 2020

Seguimiento: fase de mitigación

El Gobierno nacional ha confirmado que Colombia se encuentra en una segunda etapa de la pandemia por COVID-19. Dentro de esta nueva fase el objetivo es buscar una apertura gradual de los diferentes sectores socioeconómicos del país. Para lograr este propósito, la Presidencia de la República junto con su equipo ministerial ha decidido monitorear los siguientes indicadores, esto con el fin de definir sus acciones a corto y largo plazo.

*Instituto Nacional de Salud
**Dato alocución presidencial
***El valor calculado es sobre el 50% de la capacidad en UCI, de acuerdo a los lineamientos de MSPS

El número Reproductivo Básico (Ro): este indicador es la tasa a la cual crece la transmisión de los casos.
El indicador de morbilidad: se muestran los casos nuevos de cada día.
Porcentaje de fatalidad de casos reportados: es la relación porcentual de personas que han fallecido a causa del COVID-19 con el total de casos que se han reportado como positivos.
Días de duplicación: muestra cada cuántos días se está duplicando el número de casos de contagio.
Positividad: se entiende como el porcentaje de muestras positivas dentro del total de muestras de COVID-19 que se han tomado y las que se han procesado.
Porcentaje de ocupación de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI): es el porcentaje del total de camas de unidades de cuidado intensivo que se están utilizando en pacientes covid-19.
Movilidad: es el porcentaje de ocupación en los servicios de transporte masivo en las 5 ciudades más grandes.
Transacciones físicas: es un indicador combinado entre las transacciones hechas en cajeros automáticos y las transacciones en cajeros de supermercados en un territorio determinado. 

*Fases de la pandemia: 1-Preparación. 2-Contención. 3-Mitigación. 4-Apertura gradual.

Actualización: 3 agosto del 2020, 07:50, Bogotá.

Análisis semanal del 14 - 28 de julio

ANÁLISIS JULIO 28 DEL 2020

Fecha de corte: julio 27 de 2020

CONTEXTO Y ANTECEDENTES

Actualmente el mundo se ve enfrentado a una pandemia causada por el nuevo coronavirus, denominado SARS-CoV-2 o también llamado COVID-19. Este virus apareció por primera vez en la ciudad de Wuhan (provincia Hubei), perteneciente a la República Popular China. Como bien se conoce gracias a los reportes de la Organización Mundial de la Salud y a las diferentes organizaciones sanitarias internacionales, este patógeno se manifestó causando neumonías atípicas en vendedores del mercado mayorista de mariscos de Wuhan (estos mercados son conocidos como wet markets) en diciembre del 2019. A partir de este primer suceso y dada la conexión entre las naciones, el virus se difundió rápidamente, llegando a ser declarado una pandemia global el 11 de marzo del 2020. (1)

Los reportes de la OMS han manifestado que los primeros brotes se dieron en Asia, Europa y últimamente en la región de las Américas que en este momento es la más afectada, evidenciando presencia en 54 países, con 16.114.449 de casos reportados y aproximadamente 646.641muertes (2). Dada la gravedad de la situación, Así Vamos en Salud se ha puesto la tarea de seguir rigurosamente los datos epidemiológicos y las políticas adoptadas por los países, esto con el fin de informar a la sociedad civil y aportar con investigaciones en el tema. Estos análisis hacen un seguimiento a los indicadores epidemiológicos y socioeconómicos de Colombia, como también da información relevante sobre el manejo de la pandemia.

ELEMENTOS ESTRUCTURALES DE LAS RESPUESTAS PARA CONTENER O MITIGAR LA PANDEMIA:

Para empezar, es importante mencionar las nueve estrategias más recurrentes y necesarias que han tomado los países, o en su defecto que se les recomienda tomar:

  1. Coordinación, planificación y seguimiento epidemiológico con los demás países y al interior de los sistemas de salud de cada nación: este pilar recalca la importancia de la coordinación entre los países y también la necesidad de una coordinación de los sistemas de salud para que los territorios puedan enfrentar la pandemia.
  2. Comunicación de riesgos y participación de la comunidad: este pilar se refiere a la importancia de la comunicación en 2 elementos: transparencia y claridad. Lo anterior sugiere, que la comunicación debe ser comprensible para todos los individuos. En cuanto a la participación comunitaria, recalca la importancia de la confianza de la comunidad en las decisiones tomadas por lo Gobiernos, y hace un llamado al autocuidado como una estrategia de prevención.
  3. Vigilancia, equipos de respuesta rápida e investigación de casos: la urgencia por la vigilancia epidemiológica es un llamado que hace la OMS a todos los países.  Este insumo permite planear y gestionar los equipos de respuesta como también hacer seguimiento a los casos reportados, siempre manteniendo los principios de privacidad y protección de datos.
  4. Puntos de entrada: como se ha visto muchas naciones han decidido cerrar sus fronteras aéreas, marítimas y terrestres. Estas políticas han mostrado beneficios en términos de contención del virus. Las decisiones de reapertura deben ser tomadas a través de un proceso de técnico y siempre pensando en el cuidado de los ciudadanos.
  5. Laboratorios nacionales: la necesidad por ampliar las redes de análisis de pruebas de PCR es una urgencia en todos los países, esto con la intensión de aumentar el número de pruebas y mejorar la eficacia del diagnóstico.
  6. Prevención y control de infecciones: la prevención se ha convertido en la estrategia más importante a la hora de contener y mitigar el virus, por este motivo se debe hacer un llamado a la prevención por medio del distanciamiento y el uso de elementos de bioseguridad.
  7. Manejo de casos: es importante garantizar el cuidado de los individuos, esto se logra partir del correcto manejo de los casos, dependiendo de la gravedad de cada uno de ellos.
  8. Apoyo operativo y aspectos logísticos: durante esta crisis es necesario que los gobiernos constituyan equipos de apoyo técnico y operativo en sus diferentes territorios, esto permite la articulación intersectorial y garantiza el buen manejo de los insumos.
  9. Mantenimiento de servicios de salud esenciales durante la pandemia: es relevante y necesario garantizar el mejor estado de salud de los individuos, esto quiere decir que los servicios de salud esenciales deben seguir prestándose a lo largo de la pandemia; el no hacerlo incurriría en un deterioro del estado de salud de los ciudadanos.

DESARROLLO DE LA PANDEMIA EN COLOMBIA

Colombia se ha visto afectada por el nuevo coronavirus. En el país el primer caso confirmado, el cual fue importado de Europa, se reportó el 6 de marzo. A partir de este suceso, el número de contagios del país ha crecido de manera constante llegando a los 257.101 casos positivos (27/7/2020, 17:41h pacífico) y a las 8.777 muertes (27/7/2020, 17:41h pacífico). Dado este aumento significativo, el Gobierno nacional ha tomado medidas políticas, económicas, sanitarias y sociales con el fin de controlar la pandemia causada por COVID-19.

El Gobierno colombiano, en trabajo conjunto con todos los ministerios, ha diseñado un plan de control basado en 3 fases principales: contención, mitigación y apertura gradual. Para llevar a cabo estas tres etapas se han aprobado decretos que permiten aumentar la capacidad decisoria del poder central. Entre las medidas no farmacéuticas más importantes se encuentran:

  • Campañas informativas al público y disposición de información acerca de medidas de prevención
  • Toma de temperatura y tamizaje en salud en terminales aéreos y marítimos
  • Recomendación y cancelación de eventos públicos
  • Aislamiento obligatorio de ingreso de viajeros de países con alto número de contagio
  • Cierre de jardines, colegios y universidades
  • Aislamiento obligatorio de adultos mayores
  • Restricción de viajes domésticos e internacionales no esenciales
  • Cierre de negocios no esenciales
  • Cuarentena masiva obligatoria
  • Cierre de fronteras marítimas y terrestres

Además de este paquete de políticas sanitarias, el Gobierno nacional se ha concentrado en implementar estrategias de control en todos los sectores socioeconómicos, con el propósito de contrarrestar los daños causados por la pandemia. En este orden de ideas, el poder ejecutivo, junto con su equipo ministerial y los sectores económicos, han buscado estrategias para la apertura gradual y estratificada de mercados y servicios.

Dada la importancia del carácter técnico y científico de estos procesos, el Gobierno ha propuesto nueve indicadores de seguimiento y control, los cuales son (3):

  1. El número Reproductivo Básico (Ro): este indicador es la tasa a la cual crece la transmisión de los casos.
  2. El indicador de morbilidad: se muestran los casos nuevos de cada día y el número de casos acumulados.
  3. Letalidad: es el porcentaje de personas que han fallecido a causa del COVID-19 y el total de casos que se han identificado como positivos.
  4. Mortalidad general: se calcula el número de personas que están muriendo a nivel nacional por diferentes causas.
  5. Días de duplicación: muestra cada cuántos días se está duplicando el número de casos de contagio.
  6. Positividad: se entiende como el porcentaje de muestras positivas dentro del total de muestras de COVID-19 tomadas y procesadas.
  7. Número de ocupación de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI): es el porcentaje del total de camas de unidades cuidado intensivo que se están utilizando.
  8. Movilidad: es el porcentaje de ocupación en los servicios de transporte público masivo en las 5 ciudades más grandes del país.
  9. Transacciones físicas: es un indicador combinado entre las transacciones hechas en cajeros automáticos y las transacciones en cajeros de supermercados en un territorio determinado. Este indicador muestra el movimiento de la población y la densidad.

Con atención a estos nueve lineamientos, Así Vamos en Salud encuentra que la situación de la pandemia por COVID-19 en Colombia se está comportando de la siguiente forma:

NÚMERO REPRODUCTIVO EFECTIVO (Rt)

Consiste en un indicador que mide la velocidad de transmisión de una enfermedad, basándose en una perspectiva matemática que indica que a medida en que la proporción de individuos susceptibles disminuye, la trasmisión de la enfermedad se vuelve más lenta (1), dependiendo directamente del número reproductivo básico, reflejando el cambio del Ro con estrategias de tiempo y mitigación (2). 

En otras palabras, el número reproductivo efectivo “es el número promedio de casos secundarios causados por un individuo infectado en una población compuesta por individuos susceptibles y no susceptibles” (3).

Con este indicador se hace un monitoreo de las medidas implementadas con el fin de evaluar la efectividad de las mismas, dado que con una cifra > a 1 se indica que la epidemia continúa avanzando, pero si se disminuye este valor por debajo de 1, se asume que, aunque pueda estar circulando el virus y que no se tenga un control total, la velocidad de transmisión decreció de manera significativa a menos de un caso secundario.

Las cifras de este indicador que se encuentran en las diferentes fuentes de información son muy variables, de acuerdo a la Organización Panamericana de la salud (7), la última cifra calculada por ellos para Colombia fue el 06 el julio y se encuentra en 1.04, mientras que el INS para la misma fecha calcula un valor de 1.18, en tanto el Imperial College ubica un poco más alto este número, en 1.39 para la misma fecha.

Durante el mes de julio, el Instituto Nacional de Salud (INS) deja ver que el número reproductivo efectivo nacional calculado para Colombia ha oscilado entre 1.19 y 1.15, para algunas ciudades principales mantiene los siguientes datos: Medellín con 1.26 de número reproductivo efectivo, 4 puntos por encima del inicio de mes, Cali con 1.12, 2 puntos por debajo, Barranquilla con 1.15, 10 puntos por debajo del comienzo de mes, Bogotá con 1.13, 3 puntos por encima, Cartagena con 1.13, 6 puntos por debajo, Santa Marta con 1.16, 4 puntos por encima, Tumaco con 1.07 (15 puntos por debajo) y Amazonas con 0.96 (5 puntos por debajo), cifras que evidencian una gran variabilidad por regiones, donde unas se mantienen, otras incrementan y otras pocas disminuyen, pero que ninguna demuestra un control definitivo de la pandemia (8).

MORBILIDAD

El número de personas contagiadas, sintomáticas o asintomáticas, alrededor del mundo para la fecha asciende a 16.114.449 casos acumulados, lo que corresponde a 2 casos por cada mil habitantes del planeta, siendo el continente americano el que más cantidad de casos aporta a la pandemia, con 5.376.091 contagios más que Europa, pero sin desconocer que entre Estados Unidos y Brasil se suma el 76% del total de la región (9).

Al realizar un comparativo en tasas poblacionales entre los países de Latinoamérica, es Chile el que conserva la mayor tasa por 100.000 habitantes con 1808 casos, seguido por Panamá (1364 x 100.000 hab.), Perú (1152 x 100.000 hab.) y Brasil (1126 x 100.000 hab.).  En tanto Colombia mantiene una tasa de 473 casos positivos por cada 100.000 habitantes, con una tasa de crecimiento diaria en promedio de 3,6%. (4)

De acuerdo a los datos de INS, en el país, continúa siendo el Distrito Capital el que aporta la mayor cantidad de casos (33,7%), seguido de Atlántico (19,7%), Antioquia (9,6%) y Valle del Cauca (8,6%), manteniendo un porcentaje de recuperación importante (51%), el cual fue resaltado por el Presidente de la República, en la alocución del 27 de julio, disminuyendo de forma importante los casos activos a menos del 50%. (5).  De igual forma desde el inicio de la pandemia el 40% se ha mantenido en casa por no presentar síntomas o estos han sido muy leves o moderados, de tal manera que no necesitaron cuidados en entidades de salud.  Por otro lado, el 5,2% de la población contagiada ha requerido atención en Hospitalización y menos del 1% (0,6%) en UCI, la población restante la comprenden las personas fallecidas (3%).

PORCENTAJE DE FATALIDAD DE CASOS REPORTADOS

Este indicador permite ver la magnitud de una enfermedad, en términos de mortalidad, mostrando qué población se encuentra más impactada por las consecuencias catastróficas del COVID-19, dado que evidencia cuantas de las personas reportadas como positivas fallecen por esa causa.

Globalmente, el porcentaje de fatalidad se encuentra en cerca del 4%, representado en 646.641 muertes, porcentaje que disminuyó en un punto porcentual a lo largo del mes.

De las regiones clasificadas por la OMS, continúa siendo las américas la que mayor cantidad de defunciones sigue aportando a la pandemia (52%), pero manteniendo un porcentaje de fatalidad menor que Europa, mientras el primero se encuentra en el 3,9% el segundo presenta 6,5 muertes por cada 100 personas infectadas por el virus. (4)

Para Colombia, la situación se ha mantenido estable en el indicador, pese al aumento gradual de las defunciones, fluctuando entre 3,4% y 3,5% desde hace poco más de un mes.  Al revisar los valores específicos del país, por departamento se puede observar a Córdoba con el porcentaje de fatalidad más alto (11,7%), representado en 464 defunciones de casi 4.000 mil personas positivas para COVID, lo sigue Guainía con un 7,1% de fatalidad, evidenciado por un caso de mortalidad en un grupo de 14 reportados como positivos. Seguidamente se puede ubicar a Sucre, Magdalena y La Guajira (10).

El grupo etario que representa el mayor porcentaje de fatalidad en la nación es el conformado por mayores de 60, acaparando el 73,4%. Los mayores de 70 años representan el 50% del total general.

MORTALIDAD GENERAL

La tasa de mortalidad mundial se encuentra en 206 muertes por cada 100.000 habitantes, mientras que al revisarla por país las cifras pueden tener gran variabilidad.  Colombia conserva una tasa cruda de 16,2 por 100.000 habitantes, mientras países de la región como Perú, Chile y Brasil contienen altas tasas de mortalidad, 54.7, 47.7, y 40.7 x 100.000 habitantes respectivamente. (9)

Al realizar un comparativo de la mortalidad por COVID-19 con la mortalidad general del año inmediatamente anterior en Colombia, de acuerdo a la proyección de defunciones del DANE 2020, se encuentra que la mortalidad por COVID reportada hasta el momento, llega al 3,5% del total de defunciones proyectadas para el 2019, al 11,3% de las mortalidades del grupo del sistema circulatorio, que es el que mayor cantidad de muertes aporta al sistema de salud colombiano y al 17,3% del grupo de neoplasias, el segundo conjunto de enfermedades que más defunciones reporta en el país.

DIÁS DE DUPLICACIÓN

Este indicador cuantifica los días en que demora el virus de COVID-19 en duplicarse, permitiendo contemplar cómo se comporta el virus en una población y la velocidad de propagación que mantiene, dependiendo directamente de la tasa de crecimiento. 

Para Colombia el dato presenta una importante variabilidad diaria en el transcurso de los últimos 15 días, moviéndose en un intervalo de 13.4 y 27.2 días, con un promedio de 19,6 días, valor muy similar al promedio reportado la quincena anterior, lo que permite deducir, que a pesar del aumento inusitado de casos y la desaceleración en algunos días llegando hasta los 13 días, la tendencia es a aumentar los días en que el virus se está duplicando, situación que se espera, dado que si se compara a la nación con los países de la región, Colombia es uno de los que conserva un indicador de duplicación muy bajo, indicando que es uno de los países donde se transmite de forma más rápida el virus.

% POSITIVIDAD DE MUESTRAS

El porcentaje de positividad en muestras es otro de los indicadores trazadores en la pandemia, permitiendo observar el volumen de población que se encuentra infectada por el virus para realizar un seguimiento efectivo y oportuno a cada uno de ellos, generando una aproximación más real al número de casos activos con los que se cuenta en el país.

Hasta el 27 de julio el INS reporta que se han procesado 1.439.436 muestras para RT-PCR en todo el territorio nacional, con un porcentaje de positividad general del 17,7% y un promedio diario en los últimos 15 días de 25,7%.  Al estratificar el porcentaje de toma de muestras por departamento, se observa que Bogotá es la que presenta la mayor proporción (31,6%), seguido de Atlántico (12,2%), Antioquia (12,1%), Valle del Cauca (7,8%) y Bolívar (5,8%). (5)

Cabe resaltar que el 22 de julio en Ministerio De salud publicó los “lineamientos para el uso de pruebas moleculares RT-PCR, pruebas de antígeno y pruebas serológicas para SARS-CoV-2 (COVID-19) en Colombia”, donde ratifica el uso de la prueba RT-PCR como el Gold standard, para la detección de pacientes COVID-19 positivos y validando la prueba de detección de antígeno como opción alterna en caso de que no se pueda realizar la molecular, ya que demostró una alta sensibilidad y buena especificidad.  De igual forma ratifica que las pruebas serológicas o rápidas no son la opción adecuada para detección de casos y se toman después de haber presentado síntomas o haber tenido contacto con una persona infectada por un período mayor a 14 días. (6)

OCUPACIÓN DE UNIDADES DE CUIDADOS INTENSIVOS

El porcentaje de ocupación de las unidades de cuidado intensivo, se ha convertido en un indicador que se encuentra en el ojo del huracán, por la inquietud que genera el no contar con un servicio especializado para la atención de pacientes graves.  Con lo anterior, se ha perdido de vista la verdadera solución y es que con el incremento de las UCI no se contrarrestan las consecuencias de la exposición directa al virus, la solución va más allá de la compra de ventiladores y el aumento del talento humano en salud, la solución depende de la autorregulación que cada ciudadano colombiano genere y de la cultura de autocuidado que se estimule.

De acuerdo con el reporte del CRUE territorial, el conteo de camas reales UCI, incluyendo las de expansión, se encuentra en 8.459 para la fecha, discriminadas de la siguiente forma: 24% para pacientes confirmados de COVID-19, 23% para pacientes sospechosos de COVID-19 y 22% para pacientes con otras patologías, quedando cerca de un 31% de disponibilidad a lo largo del territorio nacional. Hay departamentos que ya no cuentan con capacidad de atención en cuidado intensivo ya que sus camas se encuentran en ocupación total, como es el caso del Amazonas. (12)

Para revisar este indicador, es importante tener en cuenta que en ocasiones se encuentran fuentes que reportan solamente la ocupación de camas COVID-19 y no contemplan las ocupadas o destinadas para otras patologías, motivo por el cual es indispensable conocer el panorama de forma global para no generar interpretaciones erradas.

MOVILIDAD

Los indicadores de movilidad presentados en la alocución presidencial del 5 de mayo mostraron el comportamiento de las principales ciudades capitales, de la siguiente forma: Bogotá 21%, Cartagena 25%, Bucaramanga 27%, Cali 25%, Medellín 22% y Pereira 24% (no se presentó dato para Barranquilla).

En la alocución del 28 de mayo se presentaron nuevos indicadores de movilidad. Cartagena, específicamente la empresa Transcaribe reportó una movilidad de usuarios del 9,2%. La empresa STIV de Medellín llegó al 28,5%; mientras tanto el transporte MIO de Cali llegó a un 30,7%. Por su parte Transmetro de Barranquilla, Megabus de Pereira y Metrolínea de Bucaramanga reportaron porcentajes de 25%, 27,4% y 28,8% respectivamente. En cuanto a Transmilenio de Bogotá, el porcentaje total es de 26,8%, el cual está desagregado en un 21,4% troncal y 36,4% correspondiente al SITP.

Ante esto, es relevante mencionar que en la fase de reapertura gradual se acordó un porcentaje máximo de movilidad del 35%, lo que quiere decir que las ciudades no deben superar este límite. Ahora bien, desde AVS recalca el llamado a mejorar los sistemas de información y mantener actualizado este indicador, dado que las decisiones de política pública se toman a partir de un conjunto de comportamientos epidemiológicos, sociales y financieros. Como también sugiere que las entidades territoriales reporten este indicador desde las respetivas instituciones.

TRANSACCIONES FÍSICAS

El crecimiento del PIB se ha mantenido en porcentajes positivos, llegando a un 1,10% en el primer trimestre del 2020. Al comparar este crecimiento con otros grupos de países se encuentra que los países de la OCDE reportaron un crecimiento del -0,80%, el grupo europeo EU27 llegó a porcentaje de -2,60% y el G7 llegó a -1,30%.

Las transacciones físicas hacen referencia al número de movimientos financieros hechos por un grupo de personas en un periodo determinado de tiempo. En este caso cumplen con el requisito de implicar movilidad de los individuos para realizar esta actividad; a partir de esto este indicador muestra el movimiento de las poblaciones y también parte de sus actividades económicas.

En primer lugar, es importante mencionar que el desarrollo económico del país, en términos de La SFC ha anunciado los siguientes reportes:  el inicio del mes de julio reportó un alza en el número de transacciones llegando a 3.733.946 movimientos financieros el 3 de julio y cayendo en 200.000 transacciones para el 10 de julio (3.590.717), el último reporte de la SFC (17/7/2020) evidenció una drástica caída, llegando a las 2.729.454 transacciones.

FUENTES DE INFORMACIÓN

La información de COVID-19 publicada por el Centro de Pensamiento Así Vamos en Salud, es recopilada y procesada de acuerdo a los datos publicados por fuentes oficiales, en su gran mayoría del Instituto Nacional de Salud (INS) y la OMS, por lo tanto, cabe resaltar que se trata de datos sensibles, susceptibles a cambios improvistos de la fuente primaria, de acuerdo al comportamiento de cada uno de los casos y a la confirmación o descarte de los mismos por parte de los laboratorios de salud pública.  De igual forma se comportan los indicadores de capacidad instalada, tomados del repositorio de datos del REPS y del CRUE, dado que es fluctuante el número de camas que se asignan para expansión de los diferentes servicios, especialmente para los de UCI.

Bibliografía

1. OMS. WHO Director-General's opening remarks at the media briefing on COVID-19 - 11 March 2020. 2020.

2. OMS. WHO Director-General's opening remarks at the media briefing on COVID-19 - 11 March 2020. 2020.

3. MINSALUD. Gestión de las intervenciones gestión de las intervenciones la promoción de la salud y prevención de la enfermedad. Bogotá : s.n., 19 de 03 de 2020.

4. RidenhourI Benjamin, Kowalik Jessica M. y Shay David K. El número reproductivo básico (R0): consideraciones para su aplicación en la salud pública. (2), 2015, Am J Public Health. , Vol. 38.

5. Thomas, Liji. Número de la reproducción de COVID-19 y cómo se relaciona con las medidas sanitarias públicas. New Medical Life Sciences. 10 de 05 de 2020.

6. OPS / OMS. Reporte de Situación No 69. Colombia. 2020.

7. PAHO. COVID-19 Information sysstem for the region for the Americas. [En línea] 2020. [Citado el: 27 de 07 de 2020.] https://paho-covid19-response-who.hub.arcgis.com/.

8. INS. Número reproductivo efectivo (Rt) nacional. [En línea] 27 de 07 de 2020. [Citado el: 27 de 07 de 2020.] https://www.ins.gov.co/Direcciones/ONS/modelos-de-estimacion.

9. WHO. Coronavirus disease (COVID-19)_Situation Report – 189. Ginebra : s.n., 2020.

10. INS. Coronavirus (COVID - 2019) en Colombia. Bogotá : s.n., 2020.

11. Minsalud. lineamientos para el uso de pruebas moleculares RT-PCR, pruebas de antígeno y pruebas serológicas para SARS-CoV-2 (COVID-19) en Colombia. Bogotá : s.n., 2020. pág. 29p.

12. Minsalud, CRUE Territorial /. Capacidad de UCIs en Colombia. [En línea] 27 de 07 de 2020. [Citado el: 27 de 07 de 2020.] https://minsalud.maps.arcgis.com/apps/opsdashboard/index.html#/ee5023959....

 

Análisis semanal del 7-14 de julio

Situación de Colombia dentro de la pandemia por COVID-19

Actualización: 14 de julio de 2020

CONTEXTO Y ANTECEDENTES

La aparición del COVID-19 en la provincia de Hubei, específicamente en la ciudad de Wuhan puso en alerta a todas las naciones dada la rápida propagación a escala comunitaria, regional e internacional del nuevo coronavirus por Asía y Europa. Dicha propagación generó alerta en las naciones por su crecimiento exponencial y el alto número de casos positivos y muertes. Con el propósito de cuidar y salvaguardar la salud de las naciones, la Organización Mundial de la Salud declaró que el broté de COVID-19 era una emergencia de salud pública de relevancia e importancia internacional, esto dentro del Reglamento Sanitario Internacional de la OMS, declarando el brote como una pandemia (1). El crecimiento del brote y dadas las conexiones internacionales, el brote de COVID-19 llegó a las américas, donde se reportó el primer caso el 20 de enero de 2020 en Estados Unidos y el 26 de febrero en Brasil, a partir de estos primeros reportes, el aumento en la Región de las Américas ha llegado a 54 países.

Como respuesta a esta pandemia la OMS y la OPS han activado diferentes equipos de gestión regionales y nacionales, siempre en comunicación con los ministerios de salud. Los equipos técnicos y de gestión han trabajado en “vigilancia, capacidad de laboratorios, servicios de apoyo a la atención sanitaria, prevención y control de infecciones, manejo clínico y comunicación de riesgos, todo en consonancia con líneas de acción prioritarias” (1).  A partir de la experiencia, la OPS y la OMS se han concentrado en producir documentos y recomendaciones para las naciones, pero al mismo tiempo ha encontrado brechas en los diferentes sistemas de salud.

BRECHAS DE LOS SISTEMAS DE SALUD

Las brechas que ha identificado la OMS/OPS y sus respectivas recomendaciones son (1):

  • Sistemas de vigilancia: fortalecer la capacidad de vigilancia epidemiológica y los equipos de análisis y seguimiento.
  • Sistemas de información: existe la urgencia por mejorar los sistemas de gestión de datos, esto con el fin de hacer seguimiento a los casos y localización de los contactos, siempre garantizando la confidencialidad y protección a la privacidad.
  • Planificación estratégica: es necesario redireccionar los recursos para ejecutar los planes nacionales de preparación y respuesta a la pandemia.
  • Kits y equipos para pruebas de laboratorio: es inminente la necesidad de incrementar las pruebas, por tal motivo las naciones deben fortalecer sus laboratorios y garantizar los insumos para el funcionamiento.
  • Insumos de PCI: los países deben garantizar los EPPS y otros insumos básicos de protección, como también las salas de aislamiento para cuarentena. Al mismo tiempo, es urgente garantizar los EPP para que los trabajadores en salud puedan prestar los servicios.
  • Evaluación de los establecimientos de salud: los ministerios y los organismos encargados deben evaluar y orientar a los establecimientos de salud, mantener protocoles de prevención y control de infecciones.
  • Recursos y accesos para las poblaciones en situación de vulnerabilidad: es prioritario garantizar EPP a las poblaciones vulnerables, como también otros insumos.
  • Comunicación de riesgos: persiste la necesidad de adaptar los mensajes de prevención y protección al contexto de cada país y región, esto con el fin de que sean entendidos por la comunidad.
  • Personal de salud a nivel territorial (subnacional): es necesario aumentar el personal en salud y mejorar las capacidades técnicas del personal existente, esto con el propósito de atender a toda la población y obtener datos epidemiológicos en la medida que se generen.
  • Unidades de Cuidados Intensivos (UCI): se sugiere aumentar el número de UCI en los territorios, evidenciar la ausencia de estos equipos y priorizar los territorios más afectados.
  • Acceso de los migrantes a los servicios de salud: la atención a migrantes y otros grupos poblacionales es una necesidad urgente en los países, esto permite controlar mejor los brotes.
  • Coordinación con el sector privado: el sector salud nacional debe coordinar acciones conjuntas con privado, esto permite un mejor control de la pandemita y gestionar los riesgos y necesidades de las poblaciones, como también seguir los protocolos y lineamientos nacionales.

DESARROLLO DE LA PANDEMIA EN COLOMBIA

Colombia al igual que muchos países ha buscado la forma de trabajar integralmente para controlar la pandemia. El primer caso en el país se reportó el 6 de marzo del 2020 y a partir de esa fecha se ha visto un crecimiento constante del número de casos. Con el propósito de contener y mitigar la expansión del virus, el Gobierno nacional realizó un cierre de fronteras desde el 16 de marzo, como también decretó el Estado de Emergencia desde el 17 de del mismo mes. Para la fecha del 12 de julio se reportaron un total de 150.445 casos positivos para COVID-19 y 5.307 fallecidos, cabe aclarar que los crecimientos más altos en número de casos de han reportado en los días 9, 10 y 12 de julio.

El Gobierno nacional en compañía de su grupo de expertos ha buscado herramientas epidemiológicas y políticas para mitigar la pandemia. En este orden de ideas de han establecido nueve indicadores de seguimiento y control, los cuales son (2)(7):

  1. El número Reproductivo Básico (Ro): este indicador es la tasa a la cual crece la transmisión de los casos.
  2. El indicador de morbilidad: se muestran los casos nuevos de cada día y el número de casos acumulados.
  3. Letalidad: es el porcentaje de personas que han fallecido a causa del COVID-19 y el total de casos que se han identificado como positivos.
  4. Mortalidad general: se calcula el número de personas que están muriendo a nivel nacional por diferentes causas.
  5. Días de duplicación: muestra cada cuántos días se está duplicando el número de casos de contagio.
  6. Positividad: se entiende como el porcentaje de muestras positivas dentro del total de muestras de COVID-19 tomadas y procesadas.
  7. Número de ocupación de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI): es el porcentaje del total de camas de unidades cuidado intensivo que se están utilizando.
  8. Movilidad: es el porcentaje de ocupación en los servicios de transporte público masivo en las 5 ciudades más grandes del país.
  9. Transacciones físicas: es un indicador combinado entre las transacciones hechas en cajeros automáticos y las transacciones en cajeros de supermercados en un territorio determinado. Este indicador muestra el movimiento de la población y la densidad.

Con atención a estos nueve lineamientos, Así Vamos en Salud encuentra que la situación de la pandemia por COVID-19 en Colombia se está comportando de la siguiente forma:

NÚMERO REPRODUCTIVO EFECTIVO (Rt)

Considerado un indicador muy importante, que permite cuantificar la transmisibilidad de un virus, lo que en otras palabras se interpreta como el número de casos secundarios causados por un individuo que contiene la infección en “una población compuesta por individuos susceptibles y no susceptibles” (3).

Con este indicador, los principales tomadores de decisión de los países pueden generar políticas públicas efectivas que contribuyan a la disminución de una epidemia, cualquiera que sea su severidad, medidas como las que se han tomado en las diferentes naciones afectadas hasta el momento para controlar el COVID-19, que hasta el momento comprenden medidas no farmacológicas, en vista de que no se cuenta con vacuna o fármaco comprobado que ayude en la mitigación real de la enfermedad (4).

Este indicador permite generar modelos matemáticos predictivos de los posibles escenarios que se puedan presentar, pronosticando de forma muy próxima la velocidad de propagación del virus y por ende las tasas de infección a las que se puede enfrentar cada población en caso de tomar una medida u otra.

Cuando el número reproductivo efectivo es mayor a 1, se considera que una persona infectará a 1 o más personas, dependiendo del resultado, pero si el número es menor a uno, quiere decir que la epidemia se auto limitará (5)

Durante la última quincena, el Instituto Nacional de Salud (INS) deja ver que el número reproductivo efectivo nacional calculado para Colombia ha oscilado entre 1.19 y 1.18, para algunas ciudades principales mantiene los siguientes datos: Medellín con 1.25 de número reproductivo efectivo, 0,3 puntos por encima del inicio de mes, Cali con 1.14, 0,1 punto por debajo, Barranquilla con 1.20, 0,6 puntos por debajo del comienzo de mes, Bogotá con 1.14, 0,2 puntos por encima, Cartagena con 1.15, 0,4 puntos por debajo, Santa Marta con 1.20, 0,4 puntos por encima, Tumaco con 1.11 (0,11 puntos por debajo) y Amazonas con 0.96 (0,5 puntos por debajo), cifras que evidencian una gran variabilidad por regiones, donde unas se mantienen, otras incrementan y otras pocas disminuyen, pero que ninguna demuestra un control verdadero.

MORBILIDAD

Finalizando el mes de junio, la cifra mundial de casos confirmados ascendía a los 10.021.401 casos, 15 días después la cifra ha incrementado en casi 3 millones, subiendo de 1 a 2 casos por cada 1000 habitantes del planeta, con una tasa de crecimiento en 15 días de 27,4%. 

El continente americano es el que mayor cantidad de positivos continúa aportando en el mundo, abarcando el 52,2% de los casos, contribuyendo con 1.627.393 de estos en la última quincena y con casi 4 millones en acumulado, por encima de Europa al reporte del 13 de julio. (6).

Entre los países de América Latina y el Caribe, para el 13 de julio es Brasil el país con mayor cantidad de casos acumulados por COVID-19, con un reporte de 1.839.850 personas positivas, en tanto Colombia continua en el quinto lugar, de acuerdo con el acumulado de casos con 154.277 para la misma fecha. Al hacer el comparativo por tasas poblacionales, Chile continua presentando la mayor cantidad mórbida por 100.000 habitantes (36.5 x 100.000 hab.), seguido de Perú (35.4 x 100.000 hab.) y Brasil (33.6 x 100.000 hab.) (7), tasas elevadas si se compara con la que maneja Colombia hasta el momento (10.4 x 100.000 hab.).

En los últimos 15 días, el país que registra el mayor porcentaje en la tasa de crecimiento en casos es Argentina (68.9%), seguido por Colombia (58.3%) y Bolivia (53.9%), países que, aunque no superan a Brasil, Perú y Chile en número de casos, han registrado un número importante en el crecimiento de estos durante la última quincena.

Al revisar la morbilidad colombiana estratificada por departamentos y/o ciudades principales, se observa a Bogotá como la que continúa reportando la mayor proporción del país con el 33%, seguido del Atlántico con el 22.4%, Valle del Cauca con el 9.6% y Bolívar con el 8.1%.

Al analizar el acumulado de los casos notificados como positivos, se puede observar para la fecha y desde el inicio de la pandemia, que se han aislado en la casa con síntomas leves o sin síntomas el 48.2% de los casos notificados como positivos y se ha recuperado el 42.2%, para un total del 90.4% en control epidemiológico.  En hospitalización se encuentra aproximadamente el 5.3% de los casos y con requerimientos de manejo en unidades de cuidado intensivo como causa directa de COVID-19 cerca del 1%, con un total de casos activos del 54% en todo el periodo pandémico. 

PORCENTAJE DE FATALIDAD DE CASOS REPORTADOS

Este indicador presenta el número de fallecimientos del total de personas contagiadas por COVID-19, dejando ver que tan fatal puede llegar a ser la enfermedad.

En general, en el mundo se calcula un porcentaje de fatalidad que ha descendido desde el final del mes de junio hasta la fecha en casi un punto porcentual llegando al 4.4%

En países de la región, continúa siendo México el que registra la tasa más alta (11,8%), seguido por Ecuador (7.4%) y Brasil (3.9%).  En tanto Colombia, mantiene un porcentaje de 3.5%, cifra que no ha variado significativamente durante la última quincena.

Al discriminar el indicador por distribución geográfica, se observa a Córdoba como el departamento con mayor porcentaje de fatalidad (10.78%), representado en 172 muertes de las cuales el 43.6% corresponde a población de 70 años y más.  A Córdoba le sigue el Putumayo (9.5%), no por la cantidad, dado que son 9 mortalidades, sino por el denominador que comprende 95 casos, dejando ver una alta fatalidad.  En tercer lugar, se observa al Magdalena (7.2%), constituido por 203 defunciones donde la mayor proporción la conserva el sexo masculino (62%) en adultos mayores.

En general, en la totalidad del país el mayor porcentaje de mortalidad por COVID-19 se da en el grupo etario mayor de 70 años correspondiendo a cerca del 50%, de total de defunciones, considerada como la población más vulnerable, motivo por el cual se continúa teniendo como prioridad antes de las acciones implementadas por el gobierno.

MORTALIDAD GENERAL

La tasa de mortalidad mundial a causa del COVID-19 subió a 7.3 muertes por cada 100.000 habitantes.  Mientras Colombia maneja una tasa de 10.4 muertes por cada 100.000 habitantes, otros países de la región como Chile, Brasil y Perú contienen altas tasas de mortalidad, 36.5, 35.4, y 33.6 x 100.000 habitantes respectivamente.

Al comparar la mortalidad por COVID-19, contra la mortalidad general del año inmediatamente anterior en Colombia, de acuerdo a la proyección de defunciones del DANE, se encuentra que la mortalidad por COVID reportada hasta el momento, llega al 2.2% del total de defunciones proyectadas para el 2019, al 7.3% de las mortalidades del grupo del sistema circulatorio, que es el que mayor cantidad de muertes aporta al sistema de salud colombiano y al 11.1% del grupo de neoplasias, el segundo conjunto de enfermedades que más defunciones reporta en el país.

De acuerdo con los últimos datos emitidos por el DANE, para el primer trimestre del 2020 incrementó en un 3.8% las cifras de mortalidad con respecto al primer trimestre del año inmediatamente anterior, resaltando un descenso importante en las defunciones catalogadas por causa de muerte externa y un aumento que compensó el dato esperado en número de muertes por causas naturales, se cree pueden ser atribuibles a COVID-19.  Es determinante contar con este tipo de información actualizada con mayor brevedad, dada la urgencia de establecer si verdaderamente no hay exceso de mortalidad, después de un semestre en pandemia.

DIÁS DE DUPLICACIÓN

Con este indicador se identifican la cantidad de días que necesita un virus para duplicarse, en el presente caso para el virus de COVID-19, permitiendo contemplar cómo se comporta el virus en una población, para así mismo también incrementar o no las medidas sanitarias.

En Colombia el comportamiento diario de los días de duplicación, es altamente variable, manejando un coeficiente de variación del 19%, moviéndose en un intervalo de 13.7 y 25.6 días, con un promedio de 19.7 días, valor que para el 10 de julio se desaceleró de una forma importante, dado el aumento de casos (6.803) registrado para ese día.

Cabe resaltar que para que los días de duplicación del virus no desciendan, se debe involucrar el comportamiento individual más que el colectivo, ya que depende de la conciencia ciudadana con que se asuman todas las medidas instauradas por los entes territoriales y nacionales.

% POSITIVIDAD DE MUESTRAS

El porcentaje de positividad en muestras permite identificar de forma rápida la circulación del virus en una población determinada y facilita así, tomar las medidas epidemiológicas necesarias para cercar de forma eficaz la enfermedad, arrojando cada vez más cifras reales del comportamiento del virus.

Este indicador reviste una especial relevancia, pues permite ver con claridad la expansión de la pandemia en cada territorio, motivo por el cual el gobierno continúa realizando grandes esfuerzos por generar mayores coberturas en toma de muestra PCR.   Es importante resaltar que la prueba RT-PCR (reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa reversa) o también llamada molecular y la prueba serológica o rápida, presentan grandes diferencias.  La primera permite establecer si una persona se encuentra infectada en el momento de la toma de la muestra y se caracteriza por contar con una alta sensibilidad, motivo por el cual son determinantes en el momento de diagnosticar un paciente, y la segunda permite establecer si la persona ha tenido contacto con el virus, pero cuentan con una menor sensibilidad, razón por la cual el muestreo realizado por las entidades oficiales, es con pruebas RT-PCR.

Para el 13 de julio se reporta un acumulado de 1.056.814 muestras de RT-PCR tomadas desde el inicio de la pandemia en el país, con un promedio diario en los últimos 15 días de 22.384 muestras, un porcentaje de positividad general en promedio de 13.7% y un promedio diario de 19.2%, que presentó una gran variabilidad, moviéndose en un intervalo de 12.2% y 29.3% de positivad en las muestras tomadas y procesadas satisfactoriamente.

Al revisar las cifras de toma de muestras discriminada por departamento, se puede apreciar que continúa siendo Bogotá la que conserva el mayor porcentaje de muestras RT-PCR tomadas (31%), siendo la ciudad con mayor aporte de morbilidad por COVID-19, seguido de Atlántico, Antioquía, Valle del Cauca y Bolívar.

NÚMERO DE OCUPACIÓN DE UNIDADES DE CUIDADOS INTENSIVOS

Para los últimos días, el dato de la ocupación de las camas de cuidados intensivos se encuentra en el ojo del huracán, siendo un dato relevante para las instituciones de salud y para el sistema como tal, por la trascendencia que reviste al momento de tomar decisiones de apertura o cierre de servicios, especialmente para los 13 departamentos que han entrado en alerta naranja o roja, en los que se incluye a Bogotá D.C., que se encuentra al 81% de acuerdo a los datos del CRUE y al 89% de acuerdo a los datos de Secretaria Distrital de Salud.

Cabe anotar que en Colombia se encuentran habilitadas de acuerdo con el Registro Especial de Prestadores de Servicios de Salud (REPS) un aproximado de 10.352 camas especializadas (UCI y cuidado intermedio) y 42.898 para manejo hospitalario, teniendo en cuenta las camas de expansión que se han habilitado a lo largo y ancho del país y el lineamiento del MSPS, que pide que al menos el 50% del total de camas de UCI deben estar dispuestas para pacientes COVID-19. 

Para la fecha y de acuerdo al CRUE, en todo el territorio nacional se registran 1400 casos “confirmados” que requieren atención en Unidad de Cuidado Intensivo, lo que indica que por cada 100 camas UCI en el país, 18 se encuentran ocupadas por pacientes confirmados como positivos para COVID-19, lo que no necesariamente muestra la ocupación total de las camas UCI en el país, dado que las mismas también se encuentran ocupadas por pacientes sospechosos y con otras patologías, por lo tanto al realizar la sumatoria de estos a nivel nacional, se identifica que el país se encuentra al 65% de ocupación, datos que son muy sensibles al cambio, dadas las condiciones de infraestructura de cada institución y las capacidades de expansión y/o conversión de camas, por lo tanto se puede considerar como un indicador altamente variable.

El grupo etario que tiene la mayor demanda de atención especializada en cama UCI, continúa siendo el que se encuentra entre los 51 a los 75 años manteniendo un poco más del 50% de la ocupación directa por COVID- 19, siendo también el grupo que mayor mortalidad reporta.

MOVILIDAD

Los indicadores de movilidad presentados en la alocución presidencial del 5 de mayo mostraron el comportamiento de las principales ciudades capitales, de la siguiente forma: Bogotá 21%, Cartagena 25%, Bucaramanga 27%, Cali 25%, Medellín 22% y Pereira 24% (no se presentó dato para Barranquilla).

En la alocución del 28 de mayo se presentaron nuevos indicadores de movilidad. Cartagena, específicamente la empresa Transcaribe reportó una movilidad de usuarios del 9,2%. La empresa STIV de Medellín llegó al 28,5%; mientras tanto el transporte MIO de Cali llegó a un 30,7%. Por su parte Transmetro de Barranquilla, Megabus de Pereira y Metrolínea de Bucaramanga reportaron porcentajes de 25%, 27,4% y 28,8% respectivamente. En cuanto a Transmilenio de Bogotá, el porcentaje total es de 26,8%, el cual está desagregado en un 21,4% troncal y 36,4% correspondiente al SITP.

Ante esto, es relevante mencionar que en la fase de reapertura gradual se acordó un porcentaje máximo de movilidad del 35%, lo que quiere decir que las ciudades no deben superar este límite. Ahora bien, desde AVS se hace un llamado a mejorar los sistemas de información y mantener actualizado este indicador, dado que las decisiones de política pública se toman a partir de un conjunto de comportamientos epidemiológicos, sociales y financieros.

TRANSACCIONES FÍSICAS

El crecimiento del PIB se ha mantenido en porcentajes positivos, llegando a un 1,10% en el primer trimestre del 2020. Al comparar este crecimiento con otros grupos de países se encuentra que los países de la OCDE reportaron un crecimiento del -0,80%, el grupo europeo EU27 llegó a porcentaje de -2,60% y el G7 llegó a -1,30%.

Las transacciones físicas hacen referencia al número de movimientos financieros hechos por un grupo de personas en un periodo determinado de tiempo. En este caso cumplen con el requisito de implicar movilidad de los individuos para realizar esta actividad; a partir de esto este indicador muestra el movimiento de las poblaciones y también parte de sus actividades económicas.

En primer lugar, es importante mencionar que el desarrollo económico del país, en términos de La SFC ha anunciado los siguientes reportes: para el 6 de abril la SFC indicó un total de 2.615.689 transacciones[1]; mientras que para el 17 de abril las transacciones disminuyeron a un total de 1.842.752. El tercer reporte de la SFC (28 de abril) reportó un total de 1.802.021 transacciones, número que para el 2 de mayo cayó a 2.110.733. El 7 de mayo se reportaron 2.772.888, dato que mostró una caída para el corte del 11 de mayo, llegando a las 2.414.201 transacciones.

En los reportes del 14 y el 18 de mayo indicaron 2.204.727 y 2.170.896 transacciones respectivamente. Para el 22 de mayo (último reporte de la SCF), las transacciones aumentaron, llegando a las 2.529.268. En las fechas del 26 de mayo, 29 de mayo, 4 de junio y 12 de junio se reportaron transacciones totales de 2.336.549, 1.461.618, 3.616.921 y 2.829.678 respectivamente. Para el 19 y 26 de junio se reportó un total de 3.167.545 y 3.502.531 transacciones respectivamente, cifra que mostró un aumento significativo tras la jordana económica del día sin IVA.

El inicio del mes de julio reportó un alza en el número de transacciones llegando a 3.733.946 movimientos financieros el 3 de julio y cayendo en 200.000 transacciones para el 10 de julio (3.590.717).

FUENTES DE INFORMACIÓN

La información de COVID-19 publicada por el Centro de Pensamiento Así Vamos en Salud, es  recopilada y procesada de acuerdo a los datos publicados por fuentes oficiales, en su gran mayoría del Instituto Nacional de Salud (INS), por lo tanto, cabe resaltar que se trata de datos sensibles, susceptibles a cambios improvistos de la fuente primaria, de acuerdo al comportamiento de cada uno de los casos y a la confirmación o descarte de los mismos por parte de los laboratorios de salud pública.  De igual forma se comporta el indicador de capacidad instalada en UCI, tomado del repositorio de datos del REPS y del CRUE, dado que es fluctuante el número de camas que se asignan para expansión de los diferentes servicios, especialmente para los de UCI.

Bibliografía

1. WHO/OPS. Enfermedad por coronavirus, COVID-19. Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitaria. 04 de abril de 2020.

2. OMS. Coronavirus. [En línea] [Citado el: 22 de 01 de 2020.] https://www.who.int/health-topics/coronavirus..

3. PAHO/WHO.  COVID-19 ejercicio de modelaje_Guía técnica. 04 de 05 de 2020, pág. 18p.

4. RIDENHOUR Benjamin, M. KOWALIK Jessica, and K. SHAY David.  El número reproductivo básico (R0): consideraciones para su aplicación en la salud pública.. 56, 2018, Am J Public Health, Vol. 108, págs. 455-465 .

5. Navarro Robles, Estela, et al. Modelo para estimación del comportamiento epidémico de la influenza A (H1N1) en México. 4, México : s.n., 2012, Rev. Panamericana de Salud Pública, Vol. 31, págs. 269-74.

6. WHO. Panel de la enfermedad de coronavirus de la OMS (COVID-19). [En línea] 2020. [Citado el: 29 de 06 de 2020.] https://covid19.who.int/.

7. OMS. Coronavirus disease (COVID-19): Situation Report -175. Ginebra : WHO, 2020.

8. CDC. Sindrome respiratorio agudo severo. Atlanta : s.n., 2004.

9. OPS / OMS. Alerta Epidemiológica: Nuevo coronavirus (nCoV). Washington, D.C. : OPS/OMS, 16 de enero de 2020.

10. SALUDATA.  Enfermedades Transmisibles: casos confirmados de covid-19 en Bogotá D.C. Bogotá : s.n., 2020.

11. AMELA heras, Carmen y CORTES García, Marta y SIERRA Moros, Maria José. Bases epidemiológicas para la toma de decisiones sobre medidas de salud pública (no farmacológicas) durante la respuesta a la pandemia de gripe (H1N1) 2009. 5, Madrid : s.n., Septiembre - octubre de 2010, Rev Esp Salud Pública, Vol. 84, págs. 497-506.

12. INS.  Modelación de la propagación de enfermedades infectocontagiosas: revisión de literatura. 2, Bogotá : s.n., 31 de Enero de 2014, IQEN , Vol. 19, pág. 14.

13. OUR WORLD IN DATA. To understand the global pandemic, we need global testing – the Our World in Data COVID-19 Testing dataset. [En línea] 2020. https://ourworldindata.org/covid-testing.

14. DANE. Defunciones no fetales 2019 preliminar. [En línea] https://www.dane.gov.co/index.php/estadisticas-por-tema/salud/nacimiento....

15. RIDENHOUR Benjamin, M. KOWALIK Jessica y K. SHAY David.  El número reproductivo básico (R0): consideraciones para su aplicación en la salud pública. s.l. : Pan American Journal of Public Health, 2014, Am J Public Health, Vol. 104.

16. WHO. COVID-19: What we know now. Ginebra : s.n., 2020. Infografía.

17. —. Modos de transmisión del virus de la COVID-19. 2020.


[1] Este dato se constituye a partir de la sumatoria de las transacciones de cajeros automáticos y en datafonos.

Análisis semanal del 24 al 30 de junio

Situación de Colombia dentro de la pandemia por COVID-19

 

Actualización: 30 de junio de 2020

 

CONTEXTO

 

El virus SARS-CoV-2 o COVID-19, pertenece a una gran familia de coronavirus, donde algunas cepas son más patológicas que otras y ocasionan desde un resfriado común, hasta un síndrome de dificultad respiratoria e incluso la muerte (1). Hasta hace poco se conocían 2 cepas importantes: el SARS-CoV (Severe Acute Respiratory Syndrome) distinguido como el síndrome respiratorio agudo severo, notificado por primera vez en Asia en el 2003 (2) y el MERS-CoV, también denominado como el síndrome respiratorio del oriente medio, identificado en Arabia Saudita en el 2012; ambos transmitidos por animales y de persona a persona. Dentro de los animales transmisores se encuentran el gato de civeta y los camellos, ambos originarios de países orientales (3). 

El 16 de enero del 2020, la OMS emitió una alerta epidemiológica por la aparición de una nueva cepa de esta familia de virus, la cual se denominó “nuevo coronavirus” (nCoV). Esto ocurrió después de que la oficina de la OMS de China recibiera el reporte de 44 casos de neumonía por etiología desconocida, presentados entre el 31 de diciembre del 2019 y el 3 de enero el 2020, los cuales posteriormente fueron caracterizados como positivos para un nuevo tipo de coronavirus (1).

De acuerdo al seguimiento realizado por la OMS y a múltiples estudios, se llegó al conceso que los síntomas más comunes para COVID-19 son:  fiebre (presente en el 88% de los casos), tos seca (68%), fatiga (38%), dificultad para respirar (19%), dolor muscular y/o en articulaciones (15%), dolor de garganta (14%), dolor de cabeza (14%), resfriado (11%), náuseas y/o vómito (5%), congestión nasal (5%), diarrea (4%), hemoptisis (1%) y congestión conjuntival (1%),  otros síntomas menos comunes son pérdida de olfato, pérdida de gusto, ojos rojos y erupciones cutáneas (4).

Como otras infecciones respiratorias, el COVID-19 se transmite por gotículas (entre 5 a 10 micrómetros (µm)) o aerosoles (menores de 5 µm) que contienen el virus, emitidas por las vías respiratorias de la persona infectada mediante el habla, el estornudo o la tos en distancias inferiores a 1 metro, o por medio del contacto con objetos o fómites infectados por dichas gotículas (5). 

Es por el modo tan complejo de transmisión, que no es válido el uso de una sola medida de protección, sino que deben utilizarse combinadas y de una manera rigurosa, el uso correcto de tapabocas, lavado de manos con agua y jabón continuo, cubrir la boca con la parte interna del codo al presentar tos y/o estornudos, distanciamiento social de forma adecuada, ventilación continua de los espacios cerrados y desinfección constante de las superficies.

Actualmente, el tratamiento es sintomático, y depende en gran medida de la gravedad del paciente. Por tal motivo, todos los individuos que presenten la sintomatología mencionada deben informar a las autoridades sanitarias correspondientes y seguir los protocolos de aislamiento.

El método de prevención, más efectivo hasta el momento, es el correcto lavado de manos con agua y jabón, como también el distanciamiento social y el uso correcto de tapabocas. El Ministerio de Salud y Protección Social ha sugerido las siguientes medidas preventivas y cotidianas para prevenir la propagación de la enfermedad por COVID-19:

  • Evitar el contacto cercano con personas positivas a COVID-19
  • Al estornudar cubrir la boca y nariz con la parte interna del codo
  • Si se presenta alguno de los síntomas mencionados se debe quedar en casa y usar tapabocas
  • Desinfección constante de superficies y objetos de uso frecuente
  • Ventilar el lugar de residencia y de trabajo

DESARROLLO DE LA PANDEMIA POR COVID-19

En cuanto al desarrollo de la epidemia, que posteriormente se convirtió en pandemia, se conoce que el 31 de diciembre del 2019 se reportaron 27 casos de personas con SIR en la provincia de Wuhan, coincidentemente la mayoría de los casos tenían como epicentro un mercado. Para el 7 de enero, las autoridades sanitarias chinas confirmaron el descubrimiento del origen de la enfermedad y para el 10 de enero se compartió el aislamiento de la secuencia genómica del SARS-CoV-2. Los contagios aumentaron notablemente en Asia, llegando a Tailandia el 13 de enero, Japón el 14 de enero y el 21 de enero a Estados Unidos (3)(4). De igual forma países europeos como Alemania, Italia, Francia, Reino Unido y España confirmaron casos causados por este patógeno.

El 16 de enero del 2020, la OMS emitió una alerta epidemiológica por la aparición de una nueva cepa de esta familia de virus, la cual se denominó “nuevo coronavirus” (nCoV). Esto ocurrió después de que la oficina de la OMS de China recibiera el reporte de los casos de neumonía por etiología desconocida mencionados anteriormente.

Para el 11 de marzo del 2020 la Dirección General de la Organización Mundial de la Salud, a cargo de su director Tedros Adhanom declaró una pandemia por la enfermedad de COVID-19. En esta alocución el Dr. Adhanom afirmó lo siguiente “[…]nunca antes habíamos visto una pandemia generada por un coronavirus. Esta es la primera pandemia causada por un coronavirus” (6).  Dentro de esta alocución también se pronunció frente a las acciones que deben tomar los países, sosteniendo que “los países se dedican a detectar, realizar pruebas, tratar, aislar y rastrear, y movilizar a su población en la respuesta, aquellos que tienen unos pocos casos pueden evitar que esos se conviertan en grupos de casos, y que den paso a la transmisión comunitaria” (6).

DESARROLLO DE LA PANDEMIA EN COLOMBIA

Colombia al igual que la mayoría de los países en el planeta, se ha visto afectada por el nuevo coronavirus. En este país el primer caso confirmado, el cual fue importado de Europa, se reportó el 6 de marzo. Partir de la llegada del SARS-CoV -2 el número de contagios del país ha crecido, llegando aproximadamente a los 52.000 casos para el primero de junio. Este aumento ha llevado al Gobierno nacional a tomar medidas políticas, económicas, sanitarias y sociales con el fin de controlar la pandemia causada por COVID-19.

El Gobierno nacional en trabajo conjunto con todos los ministerios, han diseñado un plan de control basado en 3 fases principales: contención, mitigación y apertura gradual. Para llevar a cabo estas tres etapas se han aprobado decretos que permiten aumentar la capacidad decisoria del poder central.

Uno de los primeros decretos fue el 417 del 17 de marzo del 2020, donde se declaró el Estado de Emergencia Sanitaria. Bajo este marco jurídico se han implementado acciones clave para mitigar el curso de la pandemia y, en gran medida, para aplanar la curva epidemiológica y de esta forma salvar el mayor número de vidas posible sin permitir el colapso del sistema de salud. Entre estas medidas no farmacéuticas se encuentran:

  • Campañas informativas al público y disposición de información acerca de medidas de prevención
  • Toma de temperatura y tamizaje en salud en terminales aéreos y marítimos
  • Recomendación y cancelación de eventos públicos
  • Aislamiento obligatorio de ingreso de viajeros de países con alto número de contagio
  • Cierre de jardines, colegios y universidades
  • Aislamiento obligatorio de adultos mayores
  • Restricción de viajes domésticos e internacionales no esenciales
  • Cierre de negocios no esenciales
  • Cuarentena masiva obligatoria
  • Cierre de fronteras marítimas y terrestres

Además de este paquete de políticas sanitarias, y ante el posible impacto de éstas, el Gobierno nacional se ha concentrado en implementar estrategias de control en todos los sectores socioeconómicos, con el propósito de contrarrestar los daños causados por la pandemia. En este orden de ideas, el poder ejecutivo, junto con su equipo ministerial y los sectores económicos, ha buscado estrategias para la apertura gradual y estratificada de mercados y servicios.

Dada la importancia del carácter técnico y científico de estos procesos, el Gobierno ha propuesto nueve indicadores de seguimiento y control, los cuales son (7):

  1. El número Reproductivo Básico (Ro): este indicador es la tasa a la cual crece la transmisión de los casos.
  2. El indicador de morbilidad: se muestran los casos nuevos de cada día y el número de casos acumulados.
  3. Letalidad: es el porcentaje de personas que han fallecido a causa del COVID-19 y el total de casos que se han identificado como positivos.
  4. Mortalidad general: se calcula el número de personas que están muriendo a nivel nacional por diferentes causas.
  5. Días de duplicación: muestra cada cuántos días se está duplicando el número de casos de contagio.
  6. Positividad: se entiende como el porcentaje de muestras positivas dentro del total de muestras de COVID-19 tomadas y procesadas.
  7. Número de ocupación de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI): es el porcentaje del total de camas de unidades cuidado intensivo que se están utilizando.
  8. Movilidad: es el porcentaje de ocupación en los servicios de transporte público masivo en las 5 ciudades más grandes.
  9. Transacciones físicas: es un indicador combinado entre las transacciones hechas en cajeros automáticos y las transacciones en cajeros de supermercados en un territorio determinado. Este indicador muestra el movimiento de la población y la densidad.

Con atención a estos nueve lineamientos, Así Vamos en Salud encuentra que la situación de la pandemia por COVID-19 en Colombia se está comportando de la siguiente forma.

NÚMERO REPRODUCTIVO EFECTIVO (Rt)

Indicador que permite medir la dinámica de la enfermedad de una forma más estrecha, ya que representa la cantidad de contagios efectivos que una persona puede generar con el virus activo en tiempo real  (1), es por este motivo que se convirtió en un dato relevante para la toma de decisión en acciones de política pública, tomando de ejemplo el caso actual, con medidas no farmacológicas , como la cuarentena y las medidas de distanciamiento social  (2), dado que no se cuenta con una vacuna que genere inmunidad de una forma más confiable

Este indicador permite generar modelos matemáticos predictivos de los posibles escenarios que se puedan presentar, pronosticando de forma muy próxima la velocidad de propagación del virus y por ende las tasas de infección a las que se puede enfrentar cada población en caso de tomar una medida u otra.

Es de resaltar que el techo límite permitido para este número es el 1, por lo tanto, si se sobrepasa de éste, indicara que se encuentra en fase de propagación y si se reduce indica que se está controlando la transmisión y la velocidad de propagación, dado que ya un individuo no alcanza a infectar a otro. 

Durante la última semana, el Instituto Nacional de Salud (INS) deja ver que el número reproductivo efectivo nacional calculado para Colombia ha oscilado en el transcurso de la semana entre 1.1 y 1.2, para algunas ciudades principales mantiene los siguientes datos: Medellín con 1.22 de número reproductivo efectivo, Cali con 1.15, Barranquilla con 1.26, Bogotá con 1.12, Cartagena con 1.19, Santa Marta con 1.16, Tumaco con 1.22 y Amazonas con 1.01 con fecha de última medición del 27 de junio, cifras que continúan evidenciando que aún no se controla la transmisión.

MORBILIDAD

Durante la última semana de junio la cifra acumulada de casos confirmados para COVID-19 a nivel mundial rebasó la línea de los 10 millones, lo que corresponde a 1 de cada mil habitantes del planeta, con una tasa de crecimiento diario en promedio durante la última semana de 4.2%, siendo América el continente que continua aportando mayor cantidad de casos a la pandemia, con 2.369.355 contagios más que Europa y una tasa de crecimiento diario promedio de 6.1% con un alto coeficiente de variación, que oscilo durante la semana en un rango de 1.02% a 41.2%, siendo el 28 de junio el día en que mayor cantidad de casos ha reportado (117.178) (3).

Entre los países de América Latina y el Caribe, para el 28 de junio es Brasil el país con mayor cantidad de casos acumulados por COVID-19, con un reporte de 1.313.667 personas contagiadas por el virus, mientras Colombia asciende al 5 lugar en número de casos con 95.045.  Al comparar de forma poblacional el mismo grupo de países, es Chile el que contiene la mayor cantidad mórbida por 100.000 habitantes (1422 casos x 100.000 hab.), seguido de Perú (837 casos x 100.000 hab.) y Panamá (710 casos x 100.000 hab.) (4), tasas muy elevadas en comparación a la que maneja Colombia hasta el momento (190 casos x 100.000 hab.)

Para la fecha, Colombia ha registrado un aumento de 21.471 casos en la última semana, conservando un promedio en la tasa diaria de crecimiento de 4.2%, y una tasa de crecimiento semanal de 29,2%, antecedido por Argentina (35%) y seguido por Bolivia (25.8%) y Brasil (21.1%).

Al revisar de forma georeferenciada el comportamiento de los casos en Colombia, continúa siendo Bogotá la que mayor cantidad de casos contribuye al país, conteniendo el 30.4% del total, seguido por Atlántico con el 24%, Valle del Cauca con el 10.3% y Bolívar con el 9.5%.

Al revisar el acumulado de los casos notificados como positivos, se puede observar que están en el hogar en franca recuperación, con síntomas leves o sin síntomas, cerca del 50%, en hospitalización aproximadamente el 4.7% de los casos y con requerimientos de manejo en unidades de cuidado intensivo como causa directa de COVID-19 cerca del 1%; finalmente es satisfactorio registrar que las personas recuperadas comprenden un poco más del 41% de la totalidad de casos

PORCENTAJE DE FATALIDAD DE CASOS REPORTADOS

Indicador que da cuenta del comportamiento fatal de una enfermedad, puesto que calcula el número de personas que fallecen por causa de la patología.

A nivel mundial, el porcentaje de fatalidad en la última semana se encuentra entre el 5% y el5.2%, mientras que en el continente americano oscila entre 4.9% y 5.1%. 

En países de la región, es México el que registra la tasa más alta (12,4%), seguido por Ecuador (8%) y Brasil (4.3%). Colombia, se mantiene en el 3.3%, cifra que ha presentado muy baja variabilidad durante el último mes lo que lleva a considerar que el manejo de la enfermedad se está dando de forma tal en el país, que la mortalidad de los pacientes positivos no se ha incrementado de forma desbordada.

Al revisar la situación del indicador por distribución geográfica, se continúa observando a   Putumayo como el departamento con mayor porcentaje de fatalidad, no porque tenga un elevado número de muertes en comparación con el resto del país, sino porque de las 26 personas contagiadas 6 han fallecido, en igual proporción de sexo, 4 de ellos por encima de los 60 años.  De igual forma se comporta Guainía, reportando una mortalidad de los 15 casos notificados, seguido por Magdalena que ha presentado 74 defunciones de los 810 casos alcanzados, donde el 58% pertenece al grupo poblacional de 70 o más años, el 34% de 50 a 69 años y el restante a menores de 50.

En Colombia, el mayor porcentaje de mortalidad por COVID-19 se da en el grupo etario mayor de 70 años correspondiendo a cerca del 50%, de total de defunciones, considerada como la población más vulnerable, por lo tanto, es aconsejable continuar con el aislamiento social de manera estricta.

MORTALIDAD GENERAL

La tasa de mortalidad mundial a causa del COVID-19 se encuentra en 6.4 muertes por cada 100.000 habitantes, mientras que al revisarla por país las cifras pueden tener una alta variabilidad.  En tanto, Colombia conserva una tasa de 6.3 muertes por cada 100.000 habitantes, mientras que otros países de la región como Chile, Perú y Brasil contienen altas tasas de mortalidad, 28.8, 27.7, y 26.8 x 100.000 habitantes respectivamente.

Al comparar la mortalidad por COVID-19, contra la mortalidad general del año inmediatamente anterior en Colombia, de acuerdo a la proyección de defunciones del DANE, se encuentra que la mortalidad por COVID reportada hasta el momento, llega al 1.4% del total de defunciones proyectadas para el 2019, al 4.4% de las mortalidades del grupo del sistema circulatorio, que es el que mayor cantidad de muertes aporta al sistema de salud colombiano y al 6.8% del grupo de neoplasias, el segundo conjunto de enfermedades que más defunciones reporta en el país.

De acuerdo a los últimos datos emitidos por el DANE, para el primer trimestre del 2020 incrementó en un 3.8% las cifras de mortalidad con respecto al primer trimestre del año inmediatamente anterior, resaltando un descenso importante en las defunciones catalogadas por causa de muerte externa y un aumento que compensó el dato esperado en número de muertes por causas naturales, se cree pueden ser atribuibles a COVID-19.

DIÁS DE DUPLICACIÓN

Este indicador permite visibilizar cada cuántos días se está duplicando un virus, en este caso el COVID-19, lo que permite inferir como es el comportamiento de la velocidad del virus al interior de la población.  En Colombia el dato presenta una importante variabilidad diaria en el transcurso de la semana, manejando un coeficiente de variación del 17%, moviéndose en un intervalo de 14.1 y 20.7 días, con un promedio de 16.8 días, valor con 2 días menos que el reportado la semana inmediatamente anterior, lo que permite percibir, que la velocidad de transmisión tiende a aumentar si no se manejan con debida precaución las medidas no farmacológicas impuestas por el gobierno nacional. Cabe resaltar que para que los días de duplicación del virus no desciendan, se debe involucrar el comportamiento individual más que el colectivo, ya que depende de la conciencia con que asuma cada persona las medidas de lavado de manos, uso de tapabocas, aislamiento social, etc.

% POSITIVIDAD DE MUESTRAS

Indicador que permite observar de forma fácil y rápida el desempeño de la enfermedad en la población, dado que una detección temprana a las personas que se encuentran infectadas y que probablemente no son sintomáticas aún, permitiendo generar un cerco epidemiológico más efectivo y otorgar datos cada vez más reales y específicos de la carga de enfermedad que contiene el país.

Este indicador reviste una especial relevancia, pues permite ver con claridad la expansión de la pandemia en cada territorio, motivo por el cual el gobierno continua realizando grandes esfuerzos por generar mayores coberturas  en toma de muestra PCR.   Cabe resaltar que la prueba RT-PCR (reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa reversa) o también llamada molecular y la prueba serológica o rápida, presentan grandes diferencias.  La primera permite establecer si una persona se encuentra infectada en el momento de la toma de la muestra y se caracteriza por contar con una alta sensibilidad, motivo por el cual son determinantes en el momento de diagnosticar un paciente, y la segunda permite establecer si la persona ha tenido contacto con el virus, pero cuentan con una menor sensibilidad, motivo por el cual el muestreo realizado por las instituciones es con pruebas RT-PCR.

Para el 29 de junio se reporta un acumulado de 743.437 muestras de RT-PCR tomadas desde el inicio de la pandemia en el país, con un promedio diario en el último mes de 14.194 muestras, un porcentaje de positividad general de 12.8% y un promedio diario en la última semana de 19.8%, que presentó una gran variabilidad, moviéndose en un intervalo de 16.7% a 22.2%  de positivad en las muestras tomadas y procesadas satisfactoriamente.

Al revisar las cifras de toma de muestras discriminada por departamento, se puede apreciar que continua siendo Bogotá la que conserva el mayor porcentaje de muestras RT-PCR tomadas (29.1%), lo que es proporcional al número  de casos que se presentan en la ciudad, seguido de Antioquía, Atlántico, Valle del Cauca y Bolívar.

NÚMERO DE OCUPACIÓN DE UNIDADES DE CUIDADOS INTENSIVOS

La ocupación de camas en las instituciones de salud, se ha convertido en un dato trazador para la población colombiana, con especial atención en aquellos departamentos que ya superaron el 50% de su ocupación y se encuentran en alerta naranja, que para la fecha actual ya cubre 9 de los 33 departamentos, incluyendo el Distrito Capital, con el agravante que algunos de ellos están próximos a cruzar el umbral del 75%, para entrar en alerta roja.

Cabe anotar que en Colombia se encuentran habilitadas de acuerdo al Registro Especial de Prestadores de Servicios de Salud (REPS) un aproximado de 10.352 camas especializadas (UCI y cuidado intermedio) y 42.648 para manejo hospitalario, teniendo en cuenta las camas de expansión que se han habilitado a lo largo y ancho del país y el lineamiento del MSPS, que pide que al menos el 50% del total de camas de UCI deben estar dispuestas para pacientes COVID-19. 

Para la fecha y de acuerdo al CRUE, en todo el territorio nacional se registran 863 casos “confirmados” que requieren atención en Unidad de Cuidado Intensivo, lo que indica que por cada 100 camas UCI en el país, 24 se encuentran ocupadas por pacientes confirmados como positivos para COVID-19, lo que no necesariamente muestra la ocupación total de las camas UCI en el país, dado que las mismas también se encuentran ocupadas por pacientes sospechosos y con otras patologías, por lo tanto al realizar la sumatoria de estos a nivel nacional, se identifica que se encuentran próximos a alcanzar el 50% de ocupación en el país, datos que son muy sensibles al cambio, dadas las condiciones de infraestructura de cada institución y las capacidades de expansión y/o conversión de camas, por lo tanto se puede considerar como un indicador altamente variable.

El grupo etario que tiene la mayor demanda de atención especializada en cama UCI, continúa siendo el que se encuentra entre los  51 a los 75 años manteniendo un poco más del 50% de la ocupación directa por COVID- 19, siendo también el grupo que mayor mortalidad reporta.

MOVILIDAD

Los indicadores de movilidad presentados en la alocución presidencial del 5 de mayo mostraron el comportamiento de las principales ciudades capitales, de la siguiente forma: Bogotá 21%, Cartagena 25%, Bucaramanga 27%, Cali 25%, Medellín 22% y Pereira 24% (no se presentó dato para Barranquilla).

En la alocución del 28 de mayo se presentaron nuevos indicadores de movilidad. Cartagena, específicamente la empresa Transcaribe reportó una movilidad de usuarios del 9,2%. La empresa STIV de Medellín llegó al 28,5%; mientras tanto el transporte MIO de Cali llegó a un 30,7%. Por su parte Transmetro de Barranquilla, Megabus de Pereira y Metrolínea de Bucaramanga reportaron porcentajes de 25%, 27,4% y 28,8% respectivamente. En cuanto a Transmilenio de Bogotá, el porcentaje total es de 26,8%, el cual está desagregado en un 21,4% troncal y 36,4% correspondiente al SITP.

Ante esto, es relevante mencionar que en la fase de reapertura gradual se acordó un porcentaje máximo de movilidad del 35%, lo que quiere decir que las ciudades no deben superar este límite. Ahora bien, desde AVS se hace un llamado a mejorar los sistemas de información y mantener actualizado este indicador, dado que las decisiones de política pública se tomar a partir de un conjunto de comportamientos epidemiológicos, sociales y financieros.

TRANSACCIONES FÍSICAS

Las transacciones físicas hacen referencia al número de movimientos financieros hechos por un grupo de personas en un periodo determinado de tiempo. En este caso cumplen con el requisito de implicar la movilidad de los individuos para realizar esta actividad; a partir de esta premisa, el indicador muestra el movimiento de las poblaciones y también parte de sus actividades económicas.

En primer lugar, es importante mencionar que el desarrollo económico del país, en términos de La SFC ha anunciado los siguientes reportes: para el 6 de abril la SFC indicó un total de 2.615.689 transacciones[1]; mientras que para el 17 de abril las transacciones disminuyeron a un total de 1.842.752. El tercer reporte de la SFC (28 de abril) reportó un total de 1.802.021 transacciones, número que para el 2 de mayo cayó a 2.110.733. El 7 de mayo se reportaron 2.772.888, dato que mostró una caída para el corte del 11 de mayo, llegando a las 2.414.201 transacciones.

En los reportes del 14 y el 18 de mayo indicaron 2.204.727 y 2.170.896 transacciones respectivamente. Para el 22 de mayo (último reporte de la SCF), las transacciones aumentaron, llegando a las 2.529.268. En las fechas del 26 de mayo, 29 de mayo, 4 de junio y 12 de junio se reportaron transacciones totales de 2.336.549, 1.461.618, 3.616.921 y 2.829.678 respectivamente. Para el 19 de junio se reportó un total de 3.167.545 transacciones, cifra que mostró un aumento significativo tras la jordana económica del día sin IVA. El último reporte de la SFC señaló un total de 3.502.531 transacciones para el 26 de junio, dato que evidencia un aumento en este indicador.

FUENTES DE INFORMACIÓN

La información de COVID-19 publicada por el Centro de Pensamiento Así Vamos en Salud, es  recopilada y procesada de acuerdo a los datos publicados por fuentes oficiales, en su gran mayoría del Instituto Nacional de Salud (INS), por lo tanto, cabe resaltar que se trata de datos sensibles, susceptibles a cambios improvistos de la fuente primaria, de acuerdo al comportamiento de cada uno de los casos y a la confirmación o descarte de los mismos por parte de los laboratorios de salud pública.  De igual forma se comportan los indicadores de capacidad instalada, tomado del repositorio de datos del REPS y del CRUE, dado que es fluctuante el número de camas que se asignan para expansión de los diferentes servicios, especialmente para los de UCI.

Bibliografía

1. OMS. Coronavirus. [En línea] [Citado el: 22 de 01 de 2020.] https://www.who.int/health-topics/coronavirus.

2. CDC. Sindrome respiratorio agudo severo. Atlanta : s.n., 2004.

3. OPS / OMS. Alerta Epidemiológica: Nuevo coronavirus (nCoV). Washington, D.C. : OPS/OMS, 16 de enero de 2020.

4. WHO. COVID-19: What we know now. Ginebra : s.n., 2020. Infografía.

5. RIDENHOUR Benjamin, M. KOWALIK Jessica, and K. SHAY David. Modos de transmisión del virus de la COVID-19. 2020.

6. El número reproductivo básico (R0): consideraciones para su aplicación en la salud pública. 56, 2018, Am J Public Health, Vol. 108, págs. 455-465 .

7. RIDENHOUR Benjamin, M. KOWALIK Jessica y K. SHAY David. s.l. : Pan American Journal of Public Health, 2014, Am J Public Health, Vol. 104.

8. WHO. Panel de la enfermedad de coronavirus de la OMS (COVID-19). [En línea] 2020. [Citado el: 29 de 06 de 2020.] https://covid19.who.int/.

9. OMS. Coronavirus disease (COVID-19): Situation Report -161. Ginebra : WHO, 2020.

10. SALUDATA.  Enfermedades Transmisibles: casos confirmados de covid-19 en Bogotá D.C. Bogotá : s.n., 2020.

11. AMELA heras, Carmen y CORTES García, Marta y SIERRA Moros, Maria José.  Bases epidemiológicas para la toma de decisiones sobre medidas de salud pública (no farmacológicas) durante la respuesta a la pandemia de gripe (H1N1) 2009. 5, Madrid : s.n., Septiembre - octubre de 2010, Rev Esp Salud Pública, Vol. 84, págs. 497-506.

12. INS Modelación de la propagación de enfermedades infectocontagiosas: revisión de literatura.. 2, Bogotá : s.n., 31 de Enero de 2014, IQEN , Vol. 19, pág. 14.

13. OUR WORLD IN DATA. To understand the global pandemic, we need global testing – the Our World in Data COVID-19 Testing dataset. [En línea] 2020. https://ourworldindata.org/covid-testing.

14. DANE. Defunciones no fetales 2019 preliminar. [En línea] https://www.dane.gov.co/index.php/estadisticas-por-tema/salud/nacimiento....

 


[1] Este dato se constituye a partir de la sumatoria de las transacciones de cajeros automáticos y en datafonos.

Análisis semanal del 16 al 24 de junio

SITUACIÓN DE COLOMBIA DENTRO DE LA PANDEMIA POR COVID-19

 

Actualización: 24 de junio de 2020

 

CONTEXTO

Como se ha investigado los coronavirus son una familia de virus que pueden causar enfermedades graves como el síndrome respiratorio de Oriente Medio – MERS –, el síndrome respiratorio agudo grave – SARS – y afecciones menos comprometedoras como el resfriado común. A finales del 2019, China reportó casos de pacientes con graves síndromes respiratorios, semanas después se identificó el patógeno causante como SARS-CoV-2 o también llamado COVID-19, el cual causa síndrome respiratorio agudo grave (3).

La explicación fisiopatológica detrás de las condiciones que produce este nuevo coronavirus está en el ARN del SARS-CoV-2. Este ácido ribonucleico es capaz de codificar cuatro proteínas estructurales. La proteína la proteína N (nucleocapsid) que está en el interior del virón y tiene una relación directa con el ARN viral y las protenías S (spike), la proteína M (membrane), la proteína E (envelope) que están en la envoltura (1).

En cuanto al mecanismo de infección que utiliza el COVID-19 se ha estudiado que el virus penetra a la célula sana a través de la enzima transformadora de angiotensina 2 (ACE-2), la cual es usada como receptor. Esta encima ACE-2 está presente en los pulmones, corazón y riñones, es por tal razón que se han reportado graves casos de COVID-19 en pacientes que presentan altos niveles de ACE-2; lo anterior ha permitido relacionar dicha encima con la carga viral del SARS-CoV-2 (2).

SINTOMATOLOGÍA CAUSADA POR EL COVID-19

El mecanismo de infección del SARS-CoV-2 causa síntomas que suelen aparecer entre los 2 y 14 días después de la exposición al patógeno, lo que quiere decir que el periodo de incubación del virus está dentro de ese rango de tiempo. Los síntomas más recurrentes y comunes son: fiebre 37,5 grados centígrados por más de 3 días, tos, cansancio, dificultad para respirar, escalofríos, dolores musculares, dolor de cabeza, dolor de pecho, pérdida del sentido del gusto y del olfato, cabe aclarar que hay posibles síntomas que no se mencionan (3) (desde Así Vamos en Salud se recomienda seguir los protocolos de atención planteados por los ministerios de salud de cada país y mantener el aislamiento preventivo).

DESARROLLO DE LA PANDEMIA

A causa del alto número de contagios en Asia y Europa, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró este brote como una pandemia causada por COVID-19. Esta declaración ha llevado a muchos países a tomar decisiones de salud pública para proteger a sus ciudadanos. Entre las acciones más recurrentes han sido las medidas no farmacéuticas como:

  • Distanciamiento social a gran escala
  • Cierre de fronteras y prohibición de viajes (internacionales y domésticos)
  • Cierre de colegios y universidades
  • Prohibición de eventos públicos con altas concentraciones
  • Distanciamiento social por casos

Al mismo tiempo la OMS y las diferentes naciones han desarrollado planes y estrategias de pedagogía sanitaria y autocuidado, promoviendo acciones como:

  • Lavado de manos con agua y jabón.
  • Evitar el contacto cercano con personas positivas a COVID-19.
  • Al estornudar cubrir la boca y nariz con la parte interna del codo.
  • Si se presenta alguno de los síntomas mencionados se debe quedar en casa y usar tapabocas.
  • Desinfección constante de superficies y objetos de uso frecuente.
  • Ventilar el lugar de residencia y de trabajo.

A pesar de esas medidas la pandemia por COVID-19 sigue avanzando. Los primeros casos, que se conocen, se informaron el 31 de diciembre del 2019 se reportaron 27 casos de personas con SIR en la provincia de Wuhan, coincidentemente la mayoría de los casos tenían como epicentro un mercado. Para el 7 de enero, las autoridades sanitarias chinas confirmaron el descubrimiento del origen de la enfermedad y para el 10 de enero se compartió el aislamiento de la secuencia genómica del SARS-CoV-2. Los contagios aumentaron notablemente en Asia, llegando a Tailandia el 13 de enero, Japón el 14 de enero y el 21 de enero a Estados Unidos (3)(4). De igual forma países europeos como Alemania, Italia, Francia, Reino Unido y España confirmaron casos causados por este patógeno.

El 16 de enero del 2020, la OMS emitió una alerta epidemiológica por la aparición de una nueva cepa de esta familia de virus, la cual se denominó “nuevo coronavirus” (nCoV). Esto ocurrió después de que la oficina de la OMS de China recibiera el reporte de los casos de neumonía por etiología desconocida mencionados anteriormente.

Para el 11 de marzo del 2020 la Dirección General de la Organización Mundial de la Salud, a cargo de su director Tedros Adhanom declaró una pandemia por la enfermedad de COVID-19. En esta alocución el Dr. Adhanom afirmó lo siguiente “[…]nunca antes habíamos visto una pandemia generada por un coronavirus. Esta es la primera pandemia causada por un coronavirus” (6).  Dentro de esta alocución también se pronunció frente a las acciones que deben tomar los países, sosteniendo que “los países se dedican a detectar, realizar pruebas, tratar, aislar y rastrear, y movilizar a su población en la respuesta, aquellos que tienen unos pocos casos pueden evitar que esos se conviertan en grupos de casos, y que den paso a la transmisión comunitaria” (6).

Hasta el momento el Johns Hopkins Coronavirus Resource Center ha informado que Estados Unidos tiene el mayor número de contagiados (2.347.102), seguido de Brasil (1.145.906), Rusia (606.043) e India (456.183).

DESARROLLO DE LA PANDEMIA EN COLOMBIA

Colombia al igual que la mayoría de los países en del mundo, se ha visto afectada por el nuevo coronavirus. En este país el primer caso confirmado, el cual fue importado de Europa, se reportó el 6 de marzo. A partir de la llegada del SARS-CoV -2 el número de contagios del país ha crecido, llegando aproximadamente a los 73.572 (corte del 23 de junio) casos para el primero de junio. Este aumento ha llevado al Gobierno nacional a tomar medidas políticas, económicas, sanitarias y sociales con el fin de controlar la pandemia causada por COVID-19.

El Gobierno nacional en trabajo conjunto con todos los ministerios, han diseñado un plan de control basado en 3 fases principales: contención, mitigación y apertura gradual. Para llevar a cabo estas tres etapas se han aprobado decretos que permiten aumentar la capacidad decisoria del poder central.

Uno de los primeros decretos fue el 417 del 17 de marzo del 2020, donde se declaró el Estado de Emergencia Sanitaria. Bajo este marco jurídico se han implementado acciones clave para mitigar el curso de la pandemia y, en gran medida, para aplanar la curva epidemiológica y de esta forma salvar el mayor número de vidas posibles sin permitir el colapso del sistema de salud. Entre estas medidas no farmacéuticas se encuentran:

  • Campañas informativas al público y disposición de información acerca de medidas de prevención.
  • Toma de temperatura y tamizaje en salud en terminales aéreos y marítimos.
  • Recomendación y cancelación de eventos públicos.
  • Aislamiento obligatorio de ingreso de viajeros de países con alto número de contagio.
  • Cierre de jardines, colegios y universidades.
  • Aislamiento obligatorio de adultos mayores.
  • Restricción de viajes domésticos e internacionales no esenciales.
  • Cierre de negocios no esenciales.
  • Cuarentena masiva obligatoria.
  • Cierre de fronteras marítimas y terrestres.

Además de este paquete de políticas sanitarias, y ante el posible impacto de éstas, el Gobierno nacional se ha concentrado en implementar estrategias de control en todos los sectores socioeconómicos, esto con el propósito de contrarrestar los daños causados por la pandemia. En este orden de ideas, el poder ejecutivo, junto con su equipo ministerial y los sectores económicos, han buscado estrategias para la apertura gradual y estratificada de mercados y servicios.

Dada la importancia del carácter técnico y científico de estos procesos, el Gobierno ha propuesto nueve indicadores de seguimiento y control, los cuales son (7):

  1. El número Reproductivo Básico (Ro): este indicador es la tasa a la cual crece la transmisión de los casos.
  2. El indicador de morbilidad: se muestran los casos nuevos de cada día y el número de casos acumulados.
  3. Letalidad: es el porcentaje de personas que han fallecido a causa del COVID-19 y el total de casos que se han identificado como positivos.
  4. Mortalidad general: se calcula el número de personas que están muriendo a nivel nacional por diferentes causas.
  5. Días de duplicación: muestra cada cuántos días se está duplicando el número de casos de contagio.
  6. Positividad: se entiende como el porcentaje de muestras positivas dentro del total de muestras de COVID-19 tomadas y procesadas.
  7. Número de ocupación de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI): es el porcentaje del total de camas de unidades cuidado intensivo que se están utilizando.
  8. Movilidad: es el porcentaje de ocupación en los servicios de transporte público masivo en las 5 ciudades más grandes del país.
  9. Transacciones físicas: es un indicador combinado entre las transacciones hechas en cajeros automáticos y las transacciones en cajeros de supermercados en un territorio determinado. Este indicador muestra el movimiento de la población y la densidad.

Con atención a estos nueve lineamientos, Así Vamos en Salud encuentra que la situación de la pandemia por COVID-19 en Colombia se está comportando de la siguiente forma:

NÚMERO REPRODUCTIVO BÁSICO (Ro)

Considerado de gran importancia, por la capacidad decisiva que puede generar en políticas públicas frente a un brote, epidemia o pandemia, midiendo la dinámica de la enfermedad, este número representa la cantidad de contagios efectivos que puede generar una sola persona, estimando la velocidad con que una enfermedad puede propagarse en una población (1), por lo tanto permite modelar matemáticamente los posibles escenarios que se puedan presentar, prediciendo en cierta forma, la propagación del virus que se está evaluando y la susceptibilidad de control que se tiene del mismo, teniendo en cuenta los resultados que si sobrepasan el umbral de 1, indican que se continúa en fase de propagación y si se encuentran por debajo indica que se está controlando la transmisión y la velocidad de propagación, dado que ya un individuo no alcanza a infectar a otro.  Con esta información los tomadores de decisión “podrían determinar si las estrategias de intervención, como el cierre de las escuelas o la cuarentena, están modificando la dinámica de la enfermedad y si, por lo tanto, deben mantenerse” (2).

El Instituto Nacional de Salud (INS) dio a conocer los números calculados para Colombia, por unidades geográficas y algunas ciudades que son efecto de seguimiento.  Las unidades geográficas que considera el INS son: Amazonas (1.01), Amazonía y Llanos (0.83), Andes occidentales (0.87), Andes orientales (0.84), Caribe (1.07) y Pacífico (0.81), los cuales tienen como última fecha de medición el 14 de junio de 2020. Es importante resaltar que estos Rt regionales excluyen de sus delimitaciones geográficas algunas ciudades, como es el caso de pacífico donde no se incluye Tumaco ni Cali.

Al observar el Rt por ciudades se encuentran los siguientes valores: Medellín (1.22), Cartagena (1.20), Barranquilla (1.28), Cali (1.14), Santa Marta (1.14), Tumaco (1.20), Villavicencio (1.05), Leticia (0,92) y Bogotá (1.12). Con estos valores se puede afirmar que la incidencia de nuevas infecciones no está disminuyendo, asunto que es preocupante y debe ser tratado por cada entidad territorial. Por último, es relevante mencionar que el Rt nacional está en 1.20.

MORBILIDAD

El número de personas contagiadas, sintomáticas o asintomáticas, alrededor del mundo para la fecha asciende a los 9.289.255, lo que corresponde a 1 de cada mil habitantes del planeta, siendo América la que más cantidad de casos aporta a la pandemia.

En Latinoamérica, es Brasil el que mayor positividad por COVID-19 reporta, con 850.514 personas contagiadas por el virus.  Pero si los valores absolutos se hacen comparables poblacionalmente, es Chile el que contiene la mayor cantidad mórbida por 1000 habitantes (9.1 x 1.000 hab.), seguido de Perú (6.8 x 1.000 hab.) y Brasil (4 x 1.000 hab.). (3) En tanto Colombia, aumentó 22.633 casos en la semana del 15 al 23 de junio, llegando a una tasa alta de crecimiento semanal del 30.6%, seguido por Argentina (28.3%), Bolivia (27.9%) y Chile (25.5%).

PORCENTAJE DE FATALIDAD DE CASOS REPORTADOS

Este indicador permite ver de manera superficial qué población se encuentra más impactada por las consecuencias catastróficas del COVID-19, dado que evidencia cuantas de las personas reportadas como positivas fallecen por esa causa.

A nivel mundial, se encuentra que el porcentaje de fatalidad en la última semana oscila entre 5.5% y 6%, mientras que en Colombia se registra en 3.2%, cifra que cayó en un punto porcentual en comparación con la semana pasada. Los países de la región como México, Ecuador y Brasil mantienen unas cifras de 11.8%, 8.3% y 5%, respectivamente, situación que lleva a considerar que el manejo de la enfermedad se está dando de forma tal en el país, que la mortalidad de los pacientes positivos no ha incrementado de forma tan desbordada.

MORTALIDAD GENERAL

La tasa de mortalidad mundial se encuentra en 5.5 muertes por cada 100.000 habitantes, mientras que al revisarla por país las cifras pueden tener gran variabilidad. Colombia conserva una tasa de 4.72 por 100.000 habitantes, mientras países de la región como Ecuador, Brasil y Perú contienen altas tasas de mortalidad, 25.02, 25.14, y 26.27 x 100.000 habitantes respectivamente (18).

Cuando se compara la mortalidad por millón de habitantes, Reino Unido tiene 630 muertes por millón de habitantes, seguido de España con 606 muertes por millón de habitantes, Italia 573 muertes por millón de habitantes, Estados Unidos 364 muertes por millón de habitantes, Alemania 106 muertes por millón de habitantes y Colombia tiene 45 muertes por millón de habitantes.

 En el porcentaje de mortalidad por rangos etarios se encuentra que el 25.1% está entre los 70 y 79 años, siendo el porcentaje más alto de mortalidad seguido por el 23.5% que corresponde al grupo poblacional entre 60 y 69 años y el 19.1% que corresponde al grupo entre 80 y 89 años.

Al realizar un comparativo de la mortalidad por COVID-19 con la mortalidad general del año inmediatamente anterior en Colombia, de acuerdo a la proyección de defunciones del DANE, se encuentra que la mortalidad por COVID reportada hasta el momento, llega al 0.7% del total de defunciones proyectadas para el 2019, al 2.4% de las mortalidades del grupo del sistema circulatorio, que es el que mayor cantidad de muertes aporta al sistema de salud colombiano y al 3.6% del grupo de neoplasias, el segundo conjunto de enfermedades que más defunciones reporta en el país.

DIÁS DE DUPLICACIÓN

Con este indicador se hace fácil revisar cada cuántos días se está duplicando el virus COVID-19. Lo que permite inferir cómo es el comportamiento de la velocidad del virus al interior de la población.  Para Colombia el dato presenta una importante variabilidad diaria en el transcurso de la semana, moviéndose en un intervalo de 15.1 y 19.7, con un promedio de 18.8 días para la semana del 15 de al 23 de junio. Esta cifra aumentó en 0.8% con respecto a la anterior.

POSITIVIDAD

El porcentaje de positividad en muestras se ha convertido en uno de los indicadores trazadores en la pandemia, ya que permite observar qué tanta población se encuentra infectada por el virus para realizar un seguimiento efectivo y oportuno a cada uno de ellos, permitiendo también generar una aproximación más real al número de casos activos con los que se cuenta en el país.

Es relevante siempre que se habla de este indicador, proceder así sea de forma repetitiva, a generar una aclaración entre la diferencia entre la prueba RT-PCR (reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa reversa) y la serológica o rápida, dadas las innumerables confusiones que han generado de forma reiterada.  La primera permite establecer si una persona se encuentra infectada en el momento de la toma de la muestra y se caracteriza por contar con una alta sensibilidad, motivo por el cual son determinantes en el momento de diagnosticar un paciente, y la segunda permite determinar si la persona ha tenido contacto con el virus, pero cuentan con una menor sensibilidad.

Al 22 de junio se reporta un acumulado de 620.288 muestras tomadas, con un porcentaje de positividad general de 11.5%. Estos datos muestran un incremento en la positividad con respecto a la semana anterior. Las muestras promedio por día están alrededor de las 16.218.

NÚMERO DE OCUPACIÓN DE UNIDADES DE CUIDADOS INTENSIVOS

El porcentaje de ocupación de las unidades de cuidado intensivo se ha convertido en un dato relevante para toda la sociedad colombiana, especialmente para aquellos departamentos donde su capacidad instalada ya pasó el 50% y puede llegar al tope de ocupación en cualquier momento, o si incluso ya lo están.  Situación que preocupa altamente a la ciudadanía colombiana, pero que a su vez debe generar conciencia individual de la forma en que se está manejando la pandemia de acuerdo con las instrucciones brindadas desde el gobierno, pues no debe ser éste el que tome bajo su amparo el comportamiento de más de 50 millones de personas para procurar su bienestar.  Es claro que el gobierno imparte medidas, pero de la parte actitudinal deber encargarse cada individuo.

Cabe anotar que en Colombia se encuentran habilitadas de acuerdo con el Registro Especial de Prestadores de Servicios de Salud (REPS) un aproximado de 10.352 camas especializadas (UCI y cuidado intermedio) y 42.648 para manejo hospitalario, teniendo en cuenta las camas de expansión que se han habilitado a lo largo y ancho del país y el lineamiento del MSPS, que pide que al menos el 50% del total de camas de UCI deben estar dispuestas para pacientes COVID-19. 

Para la fecha (23 de junio) en todo el territorio nacional se registran 698 casos “confirmados” que requieren atención en Unidad de Cuidado Intensivo, lo que indica un porcentaje de ocupación del 20.3%, cifra que ha venido creciendo desde el 15 de junio.

Es importante resaltar que la ocupación total de las camas UCI no está ligada solamente a los pacientes confirmados, sino que también es necesario tener en cuenta los casos de enfermedades crónicas que necesitan de este servicio y que se encuentran como sospechosos, que para la fecha son 827, a parte del otro 50% de las camas que está destinado a las patologías que no están relacionadas con la pandemia.

El grupo etario que mayor requerimiento de cama UCI ha tenido, es el que se encuentra entre los 50 a los 75 años manteniendo un poco más del 50% de la ocupación directa por COVID- 19, siendo también el grupo que mayor mortalidad reporta.

FUENTES DE INFORMACIÓN

La información de COVID-19 publicada por el Centro de Pensamiento Así Vamos en Salud, es  recopilada y procesada de acuerdo a los datos publicados por fuentes oficiales, en su gran mayoría del Instituto Nacional de Salud (INS), por lo tanto, cabe resaltar que se trata de datos sensibles, susceptibles a cambios improvistos de la fuente primaria, de acuerdo al comportamiento de cada uno de los casos y a la confirmación o descarte de los mismos por parte de los laboratorios de salud pública.  De igual forma se comportan los indicadores de capacidad instalada, tomado del repositorio de datos del REPS y del CRUE, dado que es fluctuante el número de camas que se asignan para expansión de los diferentes servicios, especialmente para los de UCI.

MOVILIDAD

Los indicadores de movilidad presentados en la alocución presidencial del 5 de mayo mostraron el comportamiento de las principales ciudades capitales, de la siguiente forma: Bogotá 21%, Cartagena 25%, Bucaramanga 27%, Cali 25%, Medellín 22% y Pereira 24% (no se presentó dato para Barranquilla).

En la alocución del 28 de mayo se presentaron nuevos indicadores de movilidad. Cartagena, específicamente la empresa Transcaribe reportó una movilidad de usuarios del 9,2%. La empresa STIV de Medellín llegó al 28,5%; mientras tanto el transporte MIO de Cali llegó a un 30,7%. Por su parte Transmetro de Barranquilla, Megabus de Pereira y Metrolínea de Bucaramanga reportaron porcentajes de 25%, 27,4% y 28,8% respectivamente. En cuanto a Transmilenio de Bogotá, el porcentaje total es de 26,8%, el cual está desagregado en un 21,4% troncal y 36,4% correspondiente al SITP.

Ante esto, es relevante mencionar que en la fase de reapertura gradual se acordó un porcentaje máximo de movilidad del 35%, lo que quiere decir que las ciudades no deben superar este límite. Ahora bien, desde AVS se hace un llamado a mejorar los sistemas de información y mantener actualizado este indicador, dado que las decisiones de política pública se tomar a partir de un conjunto de comportamientos epidemiológicos, sociales y financieros.

TRANSACCIONES FÍSICAS

El crecimiento del PIB se ha mantenido en porcentajes positivos, llegando a un 1,10% en el primer trimestre del 2020. Al comparar este crecimiento con otros grupos de países se encuentra que los países de la OCDE reportaron un crecimiento del -0,80%, el grupo europeo EU27 llegó a porcentaje de -2,60% y el G7 llegó a -1,30%.

Las transacciones físicas hacen referencia al número de movimientos financieros hechos por un grupo de personas en un periodo determinado de tiempo. En este caso cumplen con el requisito de implicar movilidad de los individuos para realizar esta actividad; a partir de esto este indicador muestra el movimiento de las poblaciones y también parte de sus actividades económicas.

En primer lugar, es importante mencionar que el desarrollo económico del país, en términos de La SFC ha anunciado los siguientes reportes: para el 6 de abril la SFC indicó un total de 2.615.689 transacciones[1]; mientras que para el 17 de abril las transacciones disminuyeron a un total de 1.842.752. El tercer reporte de la SFC (28 de abril) reportó un total de 1.802.021 transacciones, número que para el 2 de mayo cayó a 2.110.733. El 7 de mayo se reportaron 2.772.888, dato que mostró una caída para el corte del 11 de mayo, llegando a las 2.414.201 transacciones.

En los reportes del 14 y el 18 de mayo indicaron 2.204.727 y 2.170.896 transacciones respectivamente. Para el 22 de mayo (último reporte de la SCF), las transacciones aumentaron, llegando a las 2.529.268. En las fechas del 26 de mayo, 29 de mayo, 4 de junio y 12 de junio se reportaron transacciones totales de 2.336.549, 1.461.618, 3.616.921 y 2.829.678 respectivamente. Para el 19 de junio se reportó un total de 3.167.545 transacciones, cifra que mostró un aumento significativo tras la jordana económica del día sin IVA. Es importante resaltar que, se espera tener un aumento va a ser más notorio en el próximo reporte de la SFC, dadas las fechas efectivas de las transacciones.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Enfermedad por coronavirus, COVID-19. Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitaria. 4 de abril de 2020. Consultado el 24 de junio de 2020.
  2. SARS and MERS: recent insights into emerging coronaviruses. Nature.com. 27 de junio de 2016. Consultado el 24 de junio de 2020.
  3. Enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19). Mayo Clinic. Tomado de: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/coronavirus/symptom.... Consultado el 24 de junio de 2020.
  4. RIDENHOUR Benjamin, M. KOWALIK Jessica, and K. SHAY David.  El número reproductivo básico (R0): consideraciones para su aplicación en la salud pública. 56, 2018, Am J Public Health, Vol. 108, págs. 455-465 .
  5. RIDENHOUR Benjamin, M. KOWALIK Jessica y K. SHAY David. s.l. : Pan American Journal of Public Health, 2014, Am J Public Health, Vol. 104.
  6. OMS. Coronavirus disease (COVID-19): Situation Report -147. Ginebra : WHO, 2020.
  7. OMS. Coronavirus. [En línea] [Citado el: 22 de 01 de 2020.] https://www.who.int/health-topics/coronavirus.
  8. CDC. Sindrome respiratorio agudo severo. Atlanta : s.n., 2004.
  9. OPS / OMS. Alerta Epidemiológica: Nuevo coronavirus (nCoV). Washington, D.C. : OPS/OMS, 16 de enero de 2020.
  10. SALUDATA. Enfermedades Transmisibles: casos confirmados de covid-19 en Bogotá D.C. Bogotá : s.n., 2020.
  11. AMELA heras, Carmen y CORTES García, Marta y SIERRA Moros, Maria José. Bases epidemiológicas para la toma de decisiones sobre medidas de salud pública (no farmacológicas) durante la respuesta a la pandemia de gripe (H1N1) 2009. 5, Madrid : s.n., Septiembre - octubre de 2010, Rev Esp Salud Pública, Vol. 84, págs. 497-506.
  12. INS.  Modelación de la propagación de enfermedades infectocontagiosas: revisión de literatura. 2, Bogotá : s.n., 31 de Enero de 2014, IQEN , Vol. 19, pág. 14.
  13. OUR WORLD IN DATA. To understand the global pandemic, we need global testing – the Our World in Data COVID-19 Testing dataset. [En línea] 2020. https://ourworldindata.org/covid-testing.
  14. DANE. Defunciones no fetales 2019 preliminar. [En línea] https://www.dane.gov.co/index.php/estadisticas-por-tema/salud/nacimiento.... Siddell, S. G. «Coronaviridae». Intervirology (en inglés) (National Center for Biotechnology Information) 20 (4): 181-9. PMID 6654644. doi:10.1159/000149390. Consultado el 26 de marzo de 2020
  15. Zhou, Peng; Yang, Xing-Lou; Wang, Xian-Guang; Hu, Ben; Zhang, Lei; Zhang, Wei; Si, Hao-Rui; Zhu, Yan; Li, Bei; Huang, Chao-Lin; Chen, Hui-Dong; Chen, Jing; Luo, Yun; Guo, Hua; Jiang, Ren-Di; Liu, Mei-Qin; Chen, Ying; Shen, Xu-Rui; Wang, Xi; Zheng, Xiao-Shuang; Zhao, Kai; Chen, Quan-Jiao; Deng, Fei; Liu, Lin-Lin; Yan, Bing; Zhan, Fa-Xian; Wang, Yan-Yi; Xiao, Gengfu; Shi, Zheng-Li (23 de enero de 2020). «Discovery of a novel coronavirus associated with the recent pneumonia outbreak in humans and its potential bat origin». bioRxiv (en inglés): 2020.01.22.914952. doi:10.1101/2020.01.22.914952. Archivado desde el original el 24 de enero de 2020. Consultado el 5 de febrero de 2020.
  16. European Centre for Disease Prevention and Control (ed.). «Q & A on novel coronavirus» (en inglés). Archivado desde el original el 4 de febrero de 2020. Consultado el 11 de febrero de 2020.
  17.  Initial genome release of novel coronavirus. Virological. 11 de enero de 2020. Archivado desde el original el 12 de enero de 2020. Consultado el 12 de enero de 2020.
  18. Critical Trends. Johns Hopkins Coronavirus Resource Center Tomado de https://coronavirus.jhu.edu/data/mortality. Recuperado el 24 de junio 2020.

[1] Este dato se constituye a partir de la sumatoria de las transacciones de cajeros automáticos y en datafonos.

Análisis semanal del 9 al 16 de junio

Situación de Colombia dentro de la pandemia por COVID-19

Actualización: 16 de junio de 2020

CONTEXTO

El virus SARS-CoV-2, también conocido como COVID-19 es un agente acelular infeccioso, el cual hace parte de los coronavirus (CoV). Según estudios epidemiológicos se conoce que este tipo de virus aparecen o surgen periódicamente, por lo general en temporadas invernales y no son exclusivos de una región geográfica específica. Los coronavirus son capaces de producir infecciones respiratorias agudas (IRA), las cuales se categorizan por ser leves, graves o moderadas (MSPS, 2020). En este orden de ideas el nuevo coronavirus, denominado también como COVID-19 desarrolla una enfermedad respiratoria aguda.

Según la OMS la forma de transmisión cuando una persona que tiene el virus, es decir es positivo a COVID-19, estornuda o tose, lo que genera una expulsión de partículas que entran en contacto con otros individuos (MSPS, 2020). Hasta el momento se conoce que todos los individuos, sin excepción alguna, son vulnerables a contraer la enfermedad, esto significa que no hay restricciones de edad o sexo que eviten contagiarse. De igual forma, se ha investigado más sobre dicha patología encontrando que puede ser mortal y más aún en personas con condiciones preexistentes. En cuanto a los grupos más vulnerables se encuentran personas con enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión, asma y obesidad (ibid.).

Los síntomas más recurrentes de la COVID-19, pueden ser:

  • Malestar general
  • Tos
  • Dificultad respiratoria
  • Fatiga
  • Secreción y goteo nasal
  • Fiebre mayor a 37,5 grados centígrados por más de 3 días

Claro está, hay otros síntomas menos recurrentes como afecciones intestinales, esta sintomatología depende del tipo de coronavirus que adquiere el individuo y de la gravedad de la enfermedad. En cuanto a los tratamientos farmacológicos, todavía no se ha encontrado un tratamiento ni una vacuna que sea útil para controlar la patología o impedir el contagio (MSPS, 2020). Actuablemente, el tratamiento es sintomático, y depende en gran medida de la gravedad del paciente. Por tal motivo, todos los individuos que presenten la sintomatología mencionada deben informar a las autoridades sanitarias correspondientes y seguir los protocolos de aislamiento.

El método de prevención, más efectivo hasta el momento, es el correcto lavado de manos con agua y jabón, como también el distanciamiento social y el uso correcto de tapabocas. El Ministerio de Salud y Protección Social ha sugerido las siguientes medidas preventivas y cotidianas para prevenir la propagación de la enfermedad por COVID-19:

  • Evitar el contacto cercano con personas positivas a COVID-19.
  • Al estornudar cubrir la boca y nariz con la parte interna del codo.
  • Si se presenta alguno de los síntomas mencionados se debe quedar en casa y usar tapabocas.
  • Desinfección constante de superficies y objetos de uso frecuente.
  • Ventilar el lugar de residencia y de trabajo.

DESARROLLO DE LA PANDEMIA POR COVID-19

En cuanto al desarrollo de la epidemia, que posteriormente se convirtió en pandemia, se conoce que el 31 de diciembre del 2019 se reportaron 27 casos de personas con síntomas respiratorios en la provincia de Wuhan, coincidentemente la mayoría de los casos tenían como epicentro un mercado. Para el 7 de enero, las autoridades sanitarias chinas confirmaron el descubrimiento del origen de la enfermedad y para el 10 de enero se compartió el aislamiento de la secuencia genómica del SARS-CoV-2. Los contagios aumentaron notablemente en Asia, llegando a Tailandia el 13 de enero, Japón el 14 de enero y el 21 de enero a Estados Unidos (3)(4). De igual forma países europeos como Alemania, Italia, Francia, Reino Unido y España confirmaron casos causados por este patógeno.

El 16 de enero del 2020, la OMS emitió una alerta epidemiológica por la aparición de una nueva cepa de esta familia de virus, la cual se denominó “nuevo coronavirus” (nCoV). Esto ocurrió después de que la oficina de la OMS de China recibiera el reporte de los casos de neumonía por etiología desconocida mencionados anteriormente.

Para el 11 de marzo del 2020 la Dirección General de la Organización Mundial de la Salud, a cargo de su director Tedros Adhanom declaró una pandemia por la enfermedad de COVID-19. En esta alocución el Dr. Adhanom afirmó lo siguiente “[…] nunca antes habíamos visto una pandemia generada por un coronavirus. Esta es la primera pandemia causada por un coronavirus” (6).  Dentro de esta alocución también se pronunció frente a las acciones que deben tomar los países, sosteniendo que “los países se dedican a detectar, realizar pruebas, tratar, aislar y rastrear, y movilizar a su población en la respuesta, aquellos que tienen unos pocos casos pueden evitar que esos se conviertan en grupos de casos, y que den paso a la transmisión comunitaria” (6).

DESARROLLO DE LA PANDEMIA EN COLOMBIA

Colombia al igual que la mayoría de los países en el planeta, se ha visto afectada por el nuevo coronavirus. En este país el primer caso confirmado, el cual fue importado de Europa, se reportó el 6 de marzo. Partir de la llegada del SARS-CoV -2 el número de contagios del país ha crecido, llegando aproximadamente a los 52.000 casos para el primero de junio. Este aumento ha llevado al Gobierno nacional a tomar medidas políticas, económicas, sanitarias y sociales con el fin de controlar la pandemia causada por COVID-19.

El Gobierno nacional en trabajo conjunto con todos los ministerios, han diseñado un plan de control basado en 3 fases principales: contención, mitigación y apertura gradual. Para llevar a cabo estas tres etapas se han aprobado decretos que permiten aumentar la capacidad decisoria del poder central.

Uno de los primeros decretos fue el 417 del 17 de marzo del 2020, donde se declaró el Estado de Emergencia Sanitaria. Bajo este marco jurídico se han implementado acciones clave para mitigar el curso de la pandemia y, en gran medida, para aplanar la curva epidemiológica y de esta forma salvar el mayor número de vidas posible sin permitir el colapso del sistema de salud. Entre estas medidas no farmacéuticas se encuentran:

  • Campañas informativas al público y disposición de información acerca de medidas de prevención
  • Toma de temperatura y tamizaje en salud en terminales aéreos y marítimos
  • Recomendación y cancelación de eventos públicos
  • Aislamiento obligatorio de ingreso de viajeros de países con alto número de contagio
  • Cierre de jardines, colegios y universidades
  • Aislamiento obligatorio de adultos mayores
  • Restricción de viajes domésticos e internacionales no esenciales
  • Cierre de negocios no esenciales
  • Cuarentena masiva obligatoria
  • Cierre de fronteras marítimas y terrestres

Además de este paquete de políticas sanitarias, y ante el posible impacto de éstas, el Gobierno nacional se ha concentrado en implementar estrategias de control en todos los sectores socioeconómicos, con el propósito de contrarrestar los daños causados por la pandemia. En este orden de ideas, el poder ejecutivo, junto con su equipo ministerial y los sectores económicos, han buscado estrategias para la apertura gradual y estratificada de mercados y servicios.

Dada la importancia del carácter técnico y científico de estos procesos, el Gobierno ha propuesto nueve indicadores de seguimiento y control, los cuales son (7):

  1. El número Reproductivo Básico (Ro): este indicador es la tasa a la cual crece la transmisión de los casos.
  2. El indicador de morbilidad: se muestran los casos nuevos de cada día y el número de casos acumulados.
  3. Letalidad: es el porcentaje de personas que han fallecido a causa del COVID-19 y el total de casos que se han identificado como positivos.
  4. Mortalidad general: se calcula el número de personas que están muriendo a nivel nacional por diferentes causas.
  5. Días de duplicación: muestra cada cuántos días se está duplicando el número de casos de contagio.
  6. Positividad: se entiende como el porcentaje de muestras positivas dentro del total de muestras de COVID-19 tomadas y procesadas.
  7. Número de ocupación de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI): es el porcentaje del total de camas de unidades cuidado intensivo que se están utilizando.
  8. Movilidad: es el porcentaje de ocupación en los servicios de transporte público masivo en las 5 ciudades más grandes del país.
  9. Transacciones físicas: es un indicador combinado entre las transacciones hechas en cajeros automáticos y las transacciones en cajeros de supermercados en un territorio determinado. Este indicador muestra el movimiento de la población y la densidad.

Con atención a estos nueve lineamientos, Así Vamos en Salud encuentra que la situación de la pandemia por COVID-19 en Colombia se está comportando de la siguiente forma:

NÚMERO REPRODUCTIVO BÁSICO (Ro)

Considerado de gran importancia, por la capacidad decisiva que puede generar en políticas públicas frente a un brote, epidemia o pandemia, midiendo la dinámica de la enfermedad, este número representa la cantidad de contagios efectivos que puede generar una sola persona, estimando la velocidad con que una enfermedad puede propagarse en una población (1), por lo tanto permite modelar matemáticamente los posibles escenarios que se puedan presentar, prediciendo en cierta forma, la propagación del virus que se está evaluando y la susceptibilidad de control que se tiene del mismo, teniendo en cuenta los resultados que si sobrepasan el umbral de 1, indican que se continúa en fase de propagación y si se encuentran por debajo indica que se está controlando la transmisión y la velocidad de propagación, dado que ya un individuo no alcanza a infectar a otro.  Con esta información los tomadores de decisión “podrían determinar si las estrategias de intervención, como el cierre de las escuelas o la cuarentena, están modificando la dinámica de la enfermedad y si, por lo tanto, deben mantenerse” (2).

Durante la última semana, el Instituto Nacional de Salud (INS) dio a conocer los números calculados para Colombia, por unidades geográficas y algunas ciudades que son efecto de seguimiento.  Las unidades geográficas que considera el INS son: Amazonas (0.18), Amazonía y Llanos (0.24), Andes occidentales (0.87), Andes orientales (0.91), Caribe (1.04) y Pacífico (0.9), los cuales tienen como última fecha de medición el 06 de junio de 2020 y que en general muestran un panorama alentador por regiones, pero si se revisa está información más detallada, se puede observar que en las ciudades contempladas para el seguimiento  que son Medellín con 1.19 de número reproductivo efectivo, Cali con 1.14, Barranquilla con 1.29, Bogotá con 1.13, Cartagena con 1.19, Santa Marta con 1.15, Tumaco con 1.19 y Amazonas con 1.04 con fecha de última medición del 16 de junio, se tienen unos puntajes que indican que aún no se controla la transmisión.

MORBILIDAD

El número de personas contagiadas, sintomáticas o asintomáticas, alrededor del mundo para la fecha asciende a 7.823.289, lo que corresponde a 1 de cada mil habitantes del planeta, siendo América la que más cantidad de casos aporta a la pandemia, con 1.364.618 contagios más que Europa. 

En Latinoamérica, es Brasil el que mayor positividad por COVID-19 reporta, con 850.514 personas contagiadas por el virus.  Pero si los valores absolutos se hacen comparables poblacionalmente, es Chile el que contiene la mayor cantidad mórbida por 1000 habitantes (9.1 x 1.000 hab.), seguido de Perú (6.8 x 1.000 hab.) y Brasil (4 x 1.000 hab.). (3)

En tanto Colombia, aumentó 12.344 casos en la última semana, conservando una tasa alta de crecimiento semanal en 30.3%, seguido por Argentina (28.3%), Bolivia (27.9%) y Chile (25.5%), donde Bogotá continua contribuyendo con la mayor cantidad de casos, conteniendo el 30.6% del total, seguido por Atlántico con el 20.7%, Valle del Cauca con el 11.4% y Bolívar con el 9.8%.

Al revisar el acumulado de los casos reportados como positivos, se puede observar que han estado en casa con síntomas leves o sin síntomas, el 52.4%; y se ha recuperado el 37%, se han hospitalizado cerca del 6% de los casos y el 1% ha requerido de manejo en unidades de cuidado intensivo como causa directa de COVID-19.

PORCENTAJE DE FATALIDAD DE CASOS REPORTADOS

Este indicador permite ver de manera superficial qué población se encuentra más impactada por las consecuencias catastróficas del COVID-19, dado que evidencia cuantas de las personas reportadas como positivas fallecen por esa causa.

A nivel mundial, se encuentra que el porcentaje de fatalidad en la última semana oscila entre 5.5% y 6%, mientras que en Colombia se registra en 3.3%, cifra en la que se ha mantenido desde hace más de una semana.  En tanto, países de los países región como México, Ecuador y Brasil, mantienen unas cifras de 11.8%, 8.3% y 5%, respectivamente, situación que lleva a considerar que el manejo de la enfermedad se está dando de forma tal en el país, que la mortalidad de los pacientes positivos no ha incrementado de forma tan desbordada.

Al revisar la situación del indicador por distribución geográfica, se contempla a Putumayo como el departamento con mayor porcentaje de fatalidad, no porque tenga un elevado número de muertes en comparación con el resto del país, sino porque de las 14 personas contagiadas 3 han fallecido.  De igual forma se comporta Guainía, reportando una mortalidad de los 7 casos notificados, mientras Norte de Santander ha presentado 13 defunciones de los 165 casos alcanzados.

En Colombia, el mayor porcentaje de mortalidad se da en el grupo etario mayor de 50 años correspondiendo al 85.6%, de total de defunciones, población en mayor estado de vulnerabilidad, por lo tanto, es la que mayor conciencia social debe conservar en el momento de acatar las medidas instauradas por el gobierno nacional.

MORTALIDAD GENERAL

La tasa de mortalidad mundial se encuentra en 5.5 muertes por cada 100.000 habitantes, mientras que al revisarla por país las cifras pueden tener gran variabilidad. Colombia conserva una tasa de 3.5 por 100.000 habitantes, mientras países de la región como Ecuador, Brasil y Perú contienen altas tasas de mortalidad, 22, 20, y 19 x 100.000 habitantes respectivamente.

Al realizar un comparativo de la mortalidad por COVID-19 con la mortalidad general del año inmediatamente anterior en Colombia, de acuerdo a la proyección de defunciones del DANE, se encuentra que la mortalidad por COVID reportada hasta el momento, llega al 0.7% del total de defunciones proyectadas para el 2019, al 2.4% de las mortalidades del grupo del sistema circulatorio, que es el que mayor cantidad de muertes aporta al sistema de salud colombiano y al 3.6% del grupo de neoplasias, el segundo conjunto de enfermedades que más defunciones reporta en el país.

DIÁS DE DUPLICACIÓN

Con este indicador se hace fácil revisar cada cuántos días se está duplicando el virus, en este caso el COVID-19, lo que permite inferir como es el comportamiento de la velocidad del virus al interior de la población.  Para Colombia el dato presenta una importante variabilidad diaria en el transcurso de la semana, moviéndose en un intervalo de 15.4 y 19.8, con un promedio de 18 días, valor muy similar al promedio reportado la semana inmediatamente anterior, lo que permite deducir, que a pesar del aumento inusitado de casos que se evidenció en la última semana, no han disminuido los días de duplicación de la enfermedad.

POSITIVIDAD

El porcentaje de positividad en muestras se ha convertido en uno de los indicadores trazadores en la pandemia, ya que permite observar qué tanta población se encuentra infectada por el virus para realizar un seguimiento efectivo y oportuno a cada uno de ellos, permitiendo también generar una aproximación más real al número de casos activos con los que se cuenta en el país.

Es relevante siempre que se habla de este indicador, proceder así sea de forma repetitiva, a generar una aclaración entre la diferencia entre la prueba RT-PCR (reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa reversa) y la serológica o rápida, dadas las innumerables confusiones que han generado de forma reiterada.  La primera permite establecer si una persona se encuentra infectada en el momento de la toma de la muestra y se caracteriza por contar con una alta sensibilidad, motivo por el cual son determinantes en el momento de diagnosticar un paciente, y la segunda permite determinar si la persona ha tenido contacto con el virus, pero cuentan con una menor sensibilidad.

Al 16 de junio se reporta un acumulado de 519.990 muestras tomadas, con un porcentaje de positividad general de 10.6% y un promedio diario en la última semana de 14.8%, que presentó una gran variabilidad, moviéndose en un intervalo de 11.4% a 18%.

Al analizar la toma de muestras por departamento, se puede observar a Bogotá conservando el mayor porcentaje de muestras tomadas (28.6%), lo que es proporcional al número de casos que se presentan en la ciudad, seguido de Antioquía, Atlántico, Valle del Cauca y Bolívar, con una mejora considerable en Cundinamarca, Santander, Meta y Magdalena.

NÚMERO DE OCUPACIÓN DE UNIDADES DE CUIDADOS INTENSIVOS

El porcentaje de ocupación de las unidades de cuidado intensivo se ha convertido en un dato relevante para toda la sociedad colombiana, especialmente para aquellos departamentos donde su capacidad instalada ya pasó el 50% y puede llegar al tope de ocupación en cualquier momento, o si incluso ya lo están.  Situación que preocupa altamente a la ciudadanía colombiana, pero que a su vez debe generar conciencia individual de la forma en que se está manejando la pandemia de acuerdo con las instrucciones brindadas desde el gobierno, pues no debe ser éste el que tome bajo su amparo el comportamiento de más de 50 millones de personas para procurar su bienestar.  Es claro que el gobierno imparte medidas, pero de la parte actitudinal deber encargarse cada individuo.

Cabe anotar que en Colombia se encuentran habilitadas de acuerdo con el Registro Especial de Prestadores de Servicios de Salud (REPS) un aproximado de 10.352 camas especializadas (UCI y cuidado intermedio) y 42.648 para manejo hospitalario, teniendo en cuenta las camas de expansión que se han habilitado a lo largo y ancho del país y el lineamiento del MSPS, que pide que al menos el 50% del total de camas de UCI deben estar dispuestas para pacientes COVID-19. 

Para la fecha en todo el territorio nacional se registran 566 casos “confirmados” que requieren atención en Unidad de Cuidado Intensivo, lo que indica que por cada 100 camas UCI en el país, 17 se encuentran ocupadas por pacientes positivos para COVID-19, datos que son muy sensibles al cambio, dadas las condiciones de infraestructura de cada institución y las capacidades de expansión y la conversión de camas, por lo tanto, se puede considerar como un indicador altamente variable.

Es importante resaltar que la ocupación total de las camas UCI no está ligada solamente a los pacientes confirmados, sino que también es necesario tener en cuenta los casos de enfermedades crónicas que necesitan de este servicio y que se encuentran como sospechosos, que para la fecha son 827, a parte del otro 50% de las camas que está destinado a las patologías que no están relacionadas con la pandemia.

El grupo etario que mayor requerimiento de cama UCI ha tenido, es el que se encuentra entre los 50 a los 75 años manteniendo un poco más del 50% de la ocupación directa por COVID- 19, siendo también el grupo que mayor mortalidad reporta.

FUENTES DE INFORMACIÓN

La información de COVID-19 publicada por el Centro de Pensamiento Así Vamos en Salud, es  recopilada y procesada de acuerdo a los datos publicados por fuentes oficiales, en su gran mayoría del Instituto Nacional de Salud (INS), por lo tanto, cabe resaltar que se trata de datos sensibles, susceptibles a cambios improvistos de la fuente primaria, de acuerdo al comportamiento de cada uno de los casos y a la confirmación o descarte de los mismos por parte de los laboratorios de salud pública.  De igual forma se comportan los indicadores de capacidad instalada, tomado del repositorio de datos del REPS y del CRUE, dado que es fluctuante el número de camas que se asignan para expansión de los diferentes servicios, especialmente para los de UCI.

MOVILIDAD

Los indicadores de movilidad presentados en la alocución presidencial del 5 de mayo mostraron el comportamiento de las principales ciudades capitales, de la siguiente forma: Bogotá 21%, Cartagena 25%, Bucaramanga 27%, Cali 25%, Medellín 22% y Pereira 24% (no se presentó dato para Barranquilla).

En la alocución del 28 de mayo se presentaron nuevos indicadores de movilidad. Cartagena, específicamente la empresa Transcaribe reportó una movilidad de usuarios del 9,2%. La empresa STIV de Medellín llegó al 28,5%; mientras tanto el transporte MIO de Cali llegó a un 30,7%. Por su parte Transmetro de Barranquilla, Megabus de Pereira y Metrolínea de Bucaramanga reportaron porcentajes de 22,3%, 27,4% y 28,8% respectivamente. En cuanto a Transmilenio de Bogotá, el porcentaje total es de 26,8%, el cual está desagregado en un 21,4% troncal y 36,4% correspondiente al SITP.

Ante esto, es relevante mencionar que en la fase de reapertura gradual se acordó un porcentaje máximo de movilidad del 35%, lo que quiere decir que las ciudades no deben superar este límite. Ahora bien, desde AVS se hace un llamado a mejorar los sistemas de información y mantener actualizado este indicador, dado que las decisiones de política pública se tomar a partir de un conjunto de comportamientos epidemiológicos, sociales y financieros.

TRANSACCIONES FÍSICAS

El crecimiento del PIB se ha mantenido en porcentajes positivos, llegando a un 1,10% en el primer trimestre del 2020. Al comparar este crecimiento con otros grupos de países se encuentra que los países de la OCDE reportaron un crecimiento del -0,80%, el grupo europeo EU27 llegó a porcentaje de -2,60% y el G7 llegó a -1,30%.

Las transacciones físicas hacen referencia al número de movimientos financieros hechos por un grupo de personas en un periodo determinado de tiempo. En este caso cumplen con el requisito de implicar movilidad de los individuos para realizar esta actividad; a partir de esto este indicador muestra el movimiento de las poblaciones y también parte de sus actividades económicas.

En primer lugar, es importante mencionar que el desarrollo económico del país, en términos de La SFC ha anunciado los siguientes reportes: para el 6 de abril la SFC indicó un total de 2.615.689 transacciones[1]; mientras que para el 17 de abril las transacciones disminuyeron a un total de 1.842.752. El tercer reporte de la SFC (28 de abril) reportó un total de 1.802.021 transacciones, número que para el 2 de mayo cayó a 2.110.733. El 7 de mayo se reportaron 2.772.888, dato que mostró una caída para el corte del 11 de mayo, llegando a las 2.414.201 transacciones.

En los reportes del 14 y el 18 de mayo indicaron 2.204.727 y 2.170.896 transacciones respectivamente. Para el 22 de mayo (último reporte de la SCF), las transacciones aumentaron, llegando a las 2.529.268. En las fechas del 26 de mayo, 29 de mayo, 4 de junio y 12 de junio se reportaron transacciones totales de 2.336.549, 1.461.618, 3.616.921 y 2.829.678 respectivamente.

 

Bibliografía

1. RIDENHOUR Benjamin, M. KOWALIK Jessica, and K. SHAY David.  El número reproductivo básico (R0): consideraciones para su aplicación en la salud pública. 56, 2018, Am J Public Health, Vol. 108, págs. 455-465 .

2. RIDENHOUR Benjamin, M. KOWALIK Jessica y K. SHAY David. s.l. : Pan American Journal of Public Health, 2014, Am J Public Health, Vol. 104.

3. OMS. Coronavirus disease (COVID-19): Situation Report -147. Ginebra : WHO, 2020.

4. OMS. Coronavirus. [En línea] [Citado el: 22 de 01 de 2020.] https://www.who.int/health-topics/coronavirus.

5. CDC. Sindrome respiratorio agudo severo. Atlanta : s.n., 2004.

6. OPS / OMS. Alerta Epidemiológica: Nuevo coronavirus (nCoV). Washington, D.C. : OPS/OMS, 16 de enero de 2020.

7. SALUDATA. Enfermedades Transmisibles: casos confirmados de covid-19 en Bogotá D.C. Bogotá : s.n., 2020.

8. AMELA heras, Carmen y CORTES García, Marta y SIERRA Moros, Maria José. Bases epidemiológicas para la toma de decisiones sobre medidas de salud pública (no farmacológicas) durante la respuesta a la pandemia de gripe (H1N1) 2009. 5, Madrid : s.n., Septiembre - octubre de 2010, Rev Esp Salud Pública, Vol. 84, págs. 497-506.

9. INS.  Modelación de la propagación de enfermedades infectocontagiosas: revisión de literatura. 2, Bogotá : s.n., 31 de Enero de 2014, IQEN , Vol. 19, pág. 14.

10. OUR WORLD IN DATA. To understand the global pandemic, we need global testing – the Our World in Data COVID-19 Testing dataset. [En línea] 2020. https://ourworldindata.org/covid-testing.

11. DANE. Defunciones no fetales 2019 preliminar. [En línea] https://www.dane.gov.co/index.php/estadisticas-por-tema/salud/nacimiento.... Siddell, S. G. «Coronaviridae». Intervirology (en inglés) (National Center for Biotechnology Information) 20 (4): 181-9. PMID 6654644. doi:10.1159/000149390. Consultado el 26 de marzo de 2020

12. Zhou, Peng; Yang, Xing-Lou; Wang, Xian-Guang; Hu, Ben; Zhang, Lei; Zhang, Wei; Si, Hao-Rui; Zhu, Yan; Li, Bei; Huang, Chao-Lin; Chen, Hui-Dong; Chen, Jing; Luo, Yun; Guo, Hua; Jiang, Ren-Di; Liu, Mei-Qin; Chen, Ying; Shen, Xu-Rui; Wang, Xi; Zheng, Xiao-Shuang; Zhao, Kai; Chen, Quan-Jiao; Deng, Fei; Liu, Lin-Lin; Yan, Bing; Zhan, Fa-Xian; Wang, Yan-Yi; Xiao, Gengfu; Shi, Zheng-Li (23 de enero de 2020). «Discovery of a novel coronavirus associated with the recent pneumonia outbreak in humans and its potential bat origin». bioRxiv (en inglés): 2020.01.22.914952. doi:10.1101/2020.01.22.914952. Archivado desde el original el 24 de enero de 2020. Consultado el 5 de febrero de 2020.

13. European Centre for Disease Prevention and Control (ed.). «Q & A on novel coronavirus» (en inglés). Archivado desde el original el 4 de febrero de 2020. Consultado el 11 de febrero de 2020.

14. Initial genome release of novel coronavirus. Virological. 11 de enero de 2020. Archivado desde el original el 12 de enero de 2020. Consultado el 12 de enero de 2020.

 

 

 

[1] Este dato se constituye a partir de la sumatoria de las transacciones de cajeros automáticos y en datafonos.

Análisis semanal del 3 al 9 de junio

Situación de Colombia dentro de la pandemia por COVID-19

 

Actualización: 09 de junio de 2020

CONTEXTO

El virus llamado COVID-19, pertenece a una inmensa familia de coronavirus de los cuales se derivan 7 que tienen la potestad de generar patogenicidad en diferentes grados de severidad, dentro de  ellos el 229E (alfa coronavirus), el NL63 (alfa coronavirus), el OC43 (beta coronavirus), el HKU1 (beta coronavirus) y las cepas más recientes, SARS-CoV, MERS-CoV y SARS-CoV-2 o COVID -19 (1), todos catalogados por importantes virólogos como virus de origen animal con huésped definido a excepción del SARS-CoV-2, del que después de algunos estudios se ha dicho que su origen inicial es de un murciélago con el que tiene un genoma de 96% de similitud, pero se sugiere que tiene un reservorio intermedio que podría ser el pangolín como primera opción estudiada, pero que puede trascender a otro tipo de animales que por el momento se encuentran en estudio (2).  Pese a que aún no hay claridad acerca del origen de esta especie de coronavirus, se han adelantado otros estudios que indican que se cuenta con dos tipos de este virus muy bien definidos, el catalogado como L (llamado así porque está en el codón de Leucina) siendo el más frecuente en los estudios realizados, y el S (porque está en el codón de la Serina) (2).  

Si bien, no es clara la forma de transmisión a los humanos, se encuentra muy bien identificada  la forma de contagio entre personas, que consiste en el estrecho contacto con las gotas respiratorias que produce una persona cuando exhala, estornuda o tose, a través del contacto directo con personas infectadas a menos de 1 metro de distancia, o en menor proporción cuando se está en contacto con fómites contaminados (3).  De acuerdo a una revisión sistemática publicada el 1 de junio del presente año, se considera que el riesgo absoluto de estar cerca de una persona expuesta a 1 metro es 12.8%, mientras que al estar a 2 metros, es de 2.6% (4),  considerando el primero como protector, pero el segundo como medida más efectiva.

El SARS-CoV-2 fue detectado por primera vez en la ciudad de Wuhan, China, a finales del mes de diciembre de 2019, confirmado el 16 de enero de 2020 por medio de la alerta epidemiológica emitida por la OMS, fecha desde la cual se he replicado de forma exponencial en la gran mayoría del mundo.

Colombia al igual que la mayoría de los países del planeta, se ha visto afectada por el nuevo coronavirus. En este país el primer caso confirmado, el cual fue importado de Europa, se reportó el 6 de marzo.  A partir de la llegada del SARS-CoV -2 el número de contagios del país ha crecido, llegando a los más de 40.000 casos para el 8 de junio. Este aumento ha llevado al Gobierno nacional a tomar medidas políticas, económicas, sanitarias y sociales con el fin de controlar la pandemia causada por COVID-19.

El Gobierno nacional en trabajo conjunto con todos los ministerios, han diseñado un plan de control basado en 3 fases principales: contención, mitigación y apertura gradual. Para llevar a cabo estas tres etapas se han aprobado decretos que permiten aumentar la capacidad decisoria del poder central.

Uno de los primeros decretos fue el 417 del 17 de marzo del 2020, donde se declaró el Estado de Emergencia Sanitaria. Bajo este marco jurídico se han implementado acciones clave para mitigar el curso de la pandemia y, en gran medida, para aplanar la curva epidemiológica y de esta forma salvar el mayor número de vidas posible sin permitir el colapso del sistema de salud. Entre estas medidas no farmacéuticas se encuentran:

  • Campañas informativas al público y disposición de información acerca de medidas de prevención
  • Toma de temperatura y tamizaje en salud en terminales aéreos y marítimos
  • Recomendación y cancelación de eventos públicos
  • Aislamiento obligatorio de ingreso de viajeros de países con alto número de contagio
  • Cierre de jardines, colegios y universidades
  • Aislamiento obligatorio de adultos mayores
  • Restricción de viajes domésticos e internacionales no esenciales
  • Cierre de negocios no esenciales
  • Cuarentena masiva obligatoria
  • Cierre de fronteras marítimas y terrestres

 

Además de este paquete de políticas sanitarias, y ante el posible impacto de éstas, el Gobierno nacional se ha concentrado en implementar estrategias de control en todos los sectores socioeconómicos, con el propósito de contrarrestar los daños causados por la pandemia. En este orden de ideas, el poder ejecutivo, junto con su equipo ministerial y los sectores económicos, ha buscado estrategias para la apertura gradual y estratificada de mercados y servicios.

Dada la importancia del carácter técnico y científico de estos procesos, el Gobierno propuso nueve indicadores de seguimiento y control, los cuales son (5):

  1. El número Reproductivo Básico (Ro): este indicador es la tasa a la cual crece la transmisión de los casos.
  2. El indicador de morbilidad: se muestran los casos nuevos de cada día y el número de casos acumulados.
  3. Letalidad: es el porcentaje de personas que han fallecido a causa del COVID-19 y el total de casos que se han identificado como positivos.
  4. Mortalidad general: se calcula el número de personas que están muriendo a nivel nacional por diferentes causas.
  5. Días de duplicación: muestra cada cuántos días se está duplicando el número de casos de contagio.
  6. Positividad: se entiende como el porcentaje de muestras positivas dentro del total de muestras de COVID-19 que se han tomado y las que se han procesado.
  7. Número de ocupación de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI): es el porcentaje del total de camas de unidades cuidado intensivo que se están utilizando.
  8. Movilidad: es el porcentaje de ocupación en los servicios de transporte masivo en las 5 ciudades más grandes.
  9. Transacciones físicas: es un indicador combinado entre las transacciones hechas en cajeros automáticos y las transacciones en cajeros de supermercados en un territorio determinado. Este indicador muestra el movimiento de la población y la densidad.

Con atención a estos nueve lineamientos, Así Vamos en Salud encuentra que la situación de la pandemia por COVID-19 en Colombia se está comportando de la siguiente forma:

NÚMERO REPRODUCTIVO BÁSICO (Ro)

Definido como “el número esperado de casos adicionales que un caso generará, en promedio, durante el transcurso de su período infeccioso en una población que de otro modo no estaría infectada” (3), de acuerdo a su comportamiento puede indicar que una epidemia se encuentra o no controlada.  Cuando éste se encuentra por encima de 1, se considera que la transmisión de la enfermedad se continúa propagando en el territorio evaluado, mientras que si se reduce a menos 1, es un indicio de que las acciones implementadas están surgiendo efecto y se está controlando la transferencia de la enfermedad.  Cabe resaltar que de acuerdo al desempeño de esta cifra se pueden implementar o no, las medidas no farmacológicas.

Al inicio de la Pandemia en Wuhan fue calculado en 2.2 por los organismos de china, valor  que posteriormente fue refutado por otros investigadores, llegando a estimar un Ro incluso de 5.7 (6).  Para Colombia, inicialmente se estimó un número reproductivo básico de 2.5, que después de las medidas instauradas a lo largo del país, se redujo a 1.3, cifra emitida por el Ministro de Salud Fernando Ruiz en la alocución del 5 de mayo, donde también se pronunció respecto a los números de Bogotá (Ro = 1.13), Medellín (Ro = 0.84)  y Cali (Ro = 1.21).  

Durante la última semana, de acuerdo a los reportes para Colombia del Imperial College, el promedio se encuentra en 1.4, valor que si bien ha disminuido desde el inicio de la pandemia, como lo anuncio la OPS “hay que pensar dos veces antes de suspender las medidas de distanciamiento social” (7) y de relajar todas las precauciones implementadas, dado que continúa registrándose propagación de la enfermedad en el territorio nacional.

MORBILIDAD

De acuerdo a la OMS, para el 08 de junio, en el mundo se han confirmado 6.931.000 casos, cerca del 9% de la población total del planeta, siendo las Américas, la región que mayor cantidad de positivos continua reportando, con 1.024.827 casos más que Europa.  En América se encuentra en primer lugar a EEUU, seguido por Brasil, Perú y Chile, localizando a Colombia en el octavo lugar (8) (9).

En Colombia a pesar de la flexibilización de algunas medidas no farmacológicas, las cifras no han desbordado los sistemas de control, con 10.226 casos más que la semana inmediatamente anterior a una tasa de crecimiento nacional semanal del 33.5% y diaria en promedio de 4.2% para los últimos 7 días.  Al comparar los datos nacionales con otros países de la región, se puede observar que Brasil, Perú y Chile continúan aportando gran cantidad de casos, con cerca de 300 mil entre los tres países y como es de esperarse, el mayor porcentaje lo reserva Brasil, con un aumento en la última semana de 213.256 casos, Perú por su parte incrementó en 44.025 y Chile en 39.158 (8).

Para el 08 de junio el INS registró un total acumulado de 40.719 pacientes confirmados, con un 40,3% que se han recuperado de forma satisfactoria, un 50.2% que ha estado en su hogar, de los cuales el 6.8% ha sido asintomático y el restante con sintomatología leve, un 5% en servicios de hospitalización y un 1% en unidades de cuidado intensivo, dadas las complicaciones generadas por el virus.

El grupo etario con mayor proporción de casos continúa siendo el de 26 a 50 años, pero con menor tasa  de mortalidad que el de 50 a 75 años.

En cuanto a la distribución por geografía colombiana, se puede observar que Bogotá continua repuntando el indicador, abarcando el 32.7% de los casos, seguido por Atlántico con el 16.6%, Valle del Cauca con el 11.5% Y Bolívar con 10.4%, de los cuales el 78% corresponde a la Ciudad de Cartagena D.T. y C.

PORCENTAJE DE FATALIDAD DE CASOS REPORTADOS

Para la presente semana, el porcentaje mundial de casos fatales se encuentra en 5.8%, el cual disminuyó 2 puntos porcentuales representados en 400.857fallecimientos. El indicador global continúa muy por encima al reportado a nivel nacional que es de 3.2%, que a su vez se mantiene por debajo de los notificados por otros países de la región como México (11.7%), Ecuador (8.4%) y Brasil (5.2%), mientras países como Chile que ha presentado un incremento importante en el número de casos en los últimos días,  presenta 1 mortalidad por cada 100 contagiados por el virus (8).

En Colombia, continua siendo el Putumayo el que registra el mayor porcentaje de fatalidad, dado que de las 11 personas reportadas como positivas para COVID-19, 2 han fallecido, seguido de Norte de Santander donde han fallecido 13 personas de las 134 confirmadas como positivas, de las cuales 10 pertenecen a la ciudad de Cúcuta y 10 eran mayores de 70 años.  El resto de departamentos no pasan la cota del 10% de los casos que se han confirmado.

MORTALIDAD GENERAL

La tasa de mortalidad nacional, para la fecha se encuentra en 2.5 por cada 100.000 habitantes, mientras que países como Brasil, Perú, Panamá, México y Chile registran tasas por encima de 5 muertes por cada 100.000 habitantes, presentando tasas de 13.7, 13.6, 7.78. 7.70 y 5.8 respectivamente (10).

Si se realiza un comparativo de la mortalidad por COVID-19 con la mortalidad general del año inmediatamente anterior, de acuerdo a la proyección de defunciones del DANE, se encuentra que la mortalidad por COVID reportada hasta el momento, llega al 0.5% del total de defunciones proyectadas para el 2019, al 1.8% de las mortalidades del grupo del sistema circulatorio, que es el que mayor cantidad de muertes aporta al sistema de salud colombiano y al 2.7% del grupo de neoplasias, el segundo conjunto de enfermedades que más defunciones reporta en el país.

DIÁS DE DUPLICACIÓN

Este indicador presenta los días que demora el virus para duplicarse, que para la presente fecha se encuentra en 18.3, pero que mantuvo un promedio de 16.4 días en la última semana, manejando un intervalo de 13.1 a 21.8 días, cifras que se caracterizan por ser muy dinámicas, pero que continúan indicando que la velocidad de propagación del virus se ha disminuido.

POSITIVIDAD

Este indicador cada vez cobra mayor relevancia, dada la potestad que tiene para identificar de forma oportuna los casos positivos, brindando la oportunidad de una rápida reacción ante los mismos y una aproximación más real a la verdadera cifra de propagación del virus.

Es relevante siempre que se habla de este indicador, proceder así sea de forma repetitiva, a generar una aclaración entre la diferencia entre la prueba RT-PCR (reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa reversa) y la serológica o rápida, dadas las innumerables confusiones que han generado de forma reiterada.  La primera permite establecer si una persona se encuentra infectada en el momento de la toma de la muestra y se caracteriza por contar con una alta sensibilidad, motivo por el cual son determinantes en el momento de diagnosticar un paciente, y la segunda permite determinar si la persona ha tenido contacto con el virus, pero cuentan con una menor sensibilidad.

Al 08 de junio, se registra un acumulado de 421.723 muestras de RT-PCR desde el inicio de la pandemia en el país, con un porcentaje de positividad general de 9.7% y un promedio diario de muestras positivas en la última semana del 12.7%, con una representatividad general de 8 muestras por cada 1000 habitantes, descartándose un 0.4% de las mismas por incumplimiento de protocolos, mientras que países de la región como Ecuador, Argentina o Bolivia, mantienen cifras muy bajas con respecto al país, tales como de 4.5, 4.3 y 3.2 por 1000 habitantes respectivamente (11).

Al discriminar por departamentos, se puede observar que continúan siendo los más aglomerados, los que registran el mayor porcentaje de toma de muestras con respecto al valor general, dentro de los que se destacan Bogotá (29.7%),  Antioquia (11.9%), Valle del Cauca (8.7%), Atlántico (8%) y Bolívar (7%), aunque cabe resaltar que la cobertura en los otros departamentos va en franco aumento.

NÚMERO DE OCUPACIÓN DE UNIDADES DE CUIDADOS INTENSIVOS

El porcentaje de ocupación de unidades de cuidado intensivo se ha convertido en un dato relevante para la sociedad colombiana, de  acuerdo a lo evidenciado en otros países en el momento en que los picos de casos aumentan, puesto que la disponibilidad de camas tiende a la rápida reducción.  Es importante anotar que en Colombia se encuentran habilitadas de acuerdo al Registro Especial de Prestadores de Servicios de Salud (REPS) un aproximado de 10.150 camas especializadas (UCI y cuidado intermedio) y 42.287 para manejo hospitalario, teniendo en cuenta las camas de expansión que se han habilitado a lo largo y ancho del país y el lineamiento del MSPS, que dice que al menos el 50% del total de camas de UCI deben estar dispuesto para pacientes Covid-19. 

Para la fecha en todo el territorio nacional se registran 423 casos confirmados que requieren atención en Unidad de Cuidado Intensivo, lo que indica que por cada 100 camas UCI en el país, 12 se encuentran ocupadas por pacientes positivos para COVID-19, datos que son muy sensibles al cambio, dadas las condiciones de infraestructura de cada institución y las capacidades de expansión y/o conversión de camas, por lo tanto se puede considerar como un indicador altamente variable. Cabe resaltar que la ocupación total de las camas UCI no está ligada solamente a los pacientes confirmados, sino que también es necesario tener en cuenta los casos de dificultad respiratoria que necesitan de este servicio y que se encuentran como sospechosos, que para la fecha son 459, a parte del otro 50% de las camas que está destinado a las patologías que no están relacionadas con la pandemia.

MOVILIDAD

Los indicadores de movilidad presentados en la alocución presidencial del 5 de mayo mostraron el comportamiento de las principales ciudades capitales, de la siguiente forma: Bogotá 21%, Cartagena 25%, Bucaramanga 27%, Cali 25%, Medellín 22% y Pereira 24%. Ante esto, es relevante mencionar que en la fase de reapertura gradual se acordó un porcentaje máximo de movilidad del 35%, lo que quiere decir que las ciudades no deben superar este límite. Ahora bien, desde AVS se hace un llamado a mejorar los sistemas de información y mantener actualizado este indicador, dado que las decisiones de política pública se toman a partir de un conjunto de comportamientos epidemiológicos, sociales y financieros.

TRANSACCIONES FÍSICAS

El crecimiento del PIB, se ha mantenido en porcentajes positivos, llegando a un 1,10% en el primer trimestre del 2020. Al comparar este crecimiento con otros grupos de países se encuentra que los países de la OCDE reportaron un crecimiento del -0,80%, el grupo europeo EU27 llegó a porcentaje de -2,60% y el G7 llegó a -1,30%.

Las transacciones físicas hacen referencia al número de movimientos financieros hechos por un grupo de personas en un periodo determinado de tiempo. En este caso cumplen con el requisito de implicar movilidad de los individuos para realizar esta actividad; a partir de esto, el indicador muestra el movimiento de las poblaciones y también parte de sus actividades económicas.

En primer lugar, es importante mencionar que el desarrollo económico del país, en términos de La SFC ha anunciado los siguientes reportes: para el 6 de abril la SFC indicó un total de 2.615.689 transacciones[1]; mientras que para el 17 de abril las transacciones disminuyeron a un total de 1.842.752. El tercer reporte de la SFC (28 de abril) reportó un total de 1.802.021 transacciones, número que para el 2 de mayo cayó a 2.110.733. El 7 de mayo se reportaron 2.772.888, dato que mostró una caída para el corte del 11 de mayo, llegando a las 2.414.201 transacciones. En los reportes del 14 y el 18 de mayo indicaron 2.204.727 y 2.170.896 transacciones respectivamente. Para el 04 de junio (último reporte de la SCF), las transacciones aumentaron, llegando a las 3.616.921.

FUENTES DE INFORMACIÓN

La información de COVID-19 publicada por el Centro de Pensamiento Así Vamos en Salud, es  recopilada y procesada de acuerdo a los datos publicados por fuentes oficiales, en su gran mayoría del Instituto Nacional de Salud (INS), por lo tanto, cabe resaltar que se trata de datos sensibles, susceptibles a cambios improvistos de la fuente primaria, de acuerdo al comportamiento de cada uno de los casos y a la confirmación o descarte de los mismos por parte de los laboratorios de salud pública.  De igual forma se comportan los indicadores de capacidad instalada, tomado del repositorio de datos del REPS, dado que es fluctuante el número de camas que se asignan para expansión de los diferentes servicios, especialmente para los de UCI.

Bibliografía

1. MINGARRO, Ismael. Los 7 tipos de coronavirus que infectan humanos. National Geographic . España : s.n., 2020.

2. Tang Xiaolu, et al.Sobre el origen y la evolución continua del SARS-CoV-2. [ed.] y Oxford University Press on behalf of China Science Publishing & Media Ltd. 0, 03 de 03 de 2020, National Science Review, Vol. 0, págs. 1-12.

3. Li Q, Guan X, Wu P, et al.Early transmission dynamics in Wuhan, China, of novel coronavirus-infected pneumonia. [ed.] Massachusetts Medical Society. (13), 26 de Mar de 2020, N Engl J Med. , Vol. 382, págs. 1199-207. ISSN: 1533-4406.

4. K. CHU, Derek, et al Physical distancing, face masks, and eye protection to prevent person-to-person transmission of SARS-CoV-2 and COVID-19: a systematic review and meta-analysis.. 01 de 06 de 2020, The lancet, págs. 1-15.

5. MINSALUD. PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA.

6. SANCHEZ Steven, et al. High Contagiousness and Rapid Spread of Severe Acute Respiratory Syndrome Coronavirus 2. [ed.] CDC (Center for Disease Control and Prevention. 7, 07 de 04 de 2020, Emerging Infection Disease, Vol. 26.

7. LOEWY, Matías. Organización Panamericana de la Salud: "Terrible pero no desesperada" la situación ante la pandemia. Argentina : s.n., 2020.

8. WHO. Coronavirus disease (COVID-19)_Situation Report – 140. Ginebra : s.n., 2020.

9. WHO. Coronavirus disease (COVID-19)_Situation Report – 133. 2020.

10. WORLDOMETER. Report coronavirus cases. 2020.

11. OUR WORLD IN DATA. Coronavirus (COVID-19) Testing. s.l. : Oxford University.

 

[1] Este dato se constituye a partir de la sumatoria de las transacciones de cajeros automáticos y en datafonos.

Análisis semanal del 27 de mayo al 3 de junio

Situación de Colombia dentro de la pandemia por COVID-19

Actualización: 03 de junio de 2020

CONTEXTO

El virus SARS-CoV-2, también conocido como COVID-19 es un agente infeccioso microscópico acelular, hace parte del grupo taxonómico de la subfamilia de los Orthocoronavirinae, la cual hace parte de la familia Coronaviridae. Como bien se conoce, este último grupo taxonómico se divide en cuatro grupos clasificados por su estructura genética. El SARS-CoV-2 está dentro del grupo de los Betacoronavirus. Una de las características principales de estos virus, es su envoltura, material ARN monocatenario de sentido positivo y la pertenencia a la clase IV de la clasificación de Baltimore. Ahondando un poco en los coronavíridos, se debe mencionar que son partículas pleomórficas con 100nm de diámetro y en la parte exterior de su cápsula tienen proyecciones en forma de garrote. Su cápside es proteína fosforilada y está unida con el genoma, éste tiene una hélice de ribonucleoproteina. En cuanto a su replicación, ocurre en los citoplasmas de células de organismos vertebrados y tienen una transmisión por ruta fecal oral, lo que genera infecciones gastrointestinales y respiratorias (1). 

El SARS-CoV-2 o coronavirus tipo 2 del síndrome respiratorio agudo grave, genera enfermedades respiratorias, las cuales van desde una leve gripa hasta un síndrome respiratorio grave, tal y como lo indica su nombre. Esta sepa fue aislada por primera vez en la Wuhan a finales del 2019, autores como Zhou, Peng y Yang en su artículo Discovery of a novel coronavirus associated with the recent pneumonia outbreak in humans and its potential bat origin (2020), consideran que el SARS-CoV-2 parece tener un origen zoonótico (2).

En cuanto al desarrollo de la epidemia, que posteriormente se convirtió en pandemia, se conoce que el 31 de diciembre del 2019 se reportaron 27 casos de personas con Síndrome de Dificultad Respiratoria en la provincia de Wuhan, coincidentemente la mayoría de los casos tenían como epicentro un mercado. Para el 7 de enero, las autoridades sanitarias chinas confirmaron el descubrimiento del origen de la enfermedad y para el 10 de enero se compartió el aislamiento de la secuencia genómica del SARS-CoV-2.

Los contagios aumentaron notablemente en Asia, llegando a Tailandia el 13 de enero, Japón el 14 de enero y el 21 de enero a Estados Unidos (3) (4). De igual forma países europeos como Alemania, Italia, Francia, Reino Unido y España confirmaron casos producidos por este patógeno.

El 16 de enero del 2020, la OMS emitió una alerta epidemiológica por la aparición de una nueva cepa de esta familia de virus, la cual se denominó “nuevo coronavirus” (nCoV). Esto ocurrió después de que la oficina de la OMS de China recibiera el reporte de los casos de neumonía por etiología desconocida mencionados anteriormente.

Para el 11 de marzo del 2020 la Dirección General de la Organización Mundial de la Salud, a cargo de su director Tedros Adhanom declaró una pandemia por la enfermedad de COVID-19. En esta alocución el Dr. Adhanom afirmó lo siguiente “[…] nunca antes habíamos visto una pandemia generada por un coronavirus. Esta es la primera pandemia causada por un coronavirus” (5).  Dentro de esta alocución también se pronunció frente a las acciones que deben tomar los países, sosteniendo que “los países se dedican a detectar, realizar pruebas, tratar, aislar y rastrear, y movilizar a su población en la respuesta, aquellos que tienen unos pocos casos pueden evitar que esos se conviertan en grupos de casos, y que den paso a la transmisión comunitaria” (5).

DESARROLLO DE LA PANDEMIA EN COLOMBIA

Colombia al igual que la mayoría de los países en el planeta, se ha visto afectada por el nuevo coronavirus. En este país el primer caso confirmado, el cual fue importado de Europa, se reportó el 6 de marzo.  A partir de la llegada del SARS-CoV -2 el número de contagios del país ha crecido, llegando aproximadamente a los 30.493 casos para el primero de junio. Este aumento ha llevado al Gobierno nacional a tomar medidas políticas, económicas, sanitarias y sociales con el fin de controlar la pandemia causada por COVID-19.

El Gobierno nacional en trabajo conjunto con todos los ministerios, han diseñado un plan de control basado en 3 fases principales: contención, mitigación y apertura gradual. Para llevar a cabo estas tres etapas se han aprobado decretos que permiten aumentar la capacidad decisoria del poder central.

Uno de los primeros decretos fue el 417 del 17 de marzo del 2020, donde se declaró el Estado de Emergencia Sanitaria. Bajo este marco jurídico se han implementado acciones clave para mitigar el curso de la pandemia y, en gran medida, para aplanar la curva epidemiológica y de esta forma salvar el mayor número de vidas posible sin permitir el colapso del sistema de salud. Entre estas medidas no farmacéuticas se encuentran:

  • Campañas informativas al público y disposición de información acerca de medidas de prevención
  • Toma de temperatura y tamizaje en salud en terminales aéreos y marítimos
  • Recomendación y cancelación de eventos públicos
  • Aislamiento obligatorio de ingreso de viajeros de países con alto número de contagio
  • Cierre de jardines, colegios y universidades
  • Aislamiento obligatorio de adultos mayores
  • Restricción de viajes domésticos e internacionales no esenciales
  • Cierre de negocios no esenciales
  • Cuarentena masiva obligatoria
  • Cierre de fronteras marítimas y terrestres

Además de este paquete de políticas sanitarias, y ante el posible impacto de éstas, el Gobierno nacional se ha concentrado en implementar estrategias de control en todos los sectores socioeconómicos, con el propósito de contrarrestar los daños causados por la pandemia. En este orden de ideas, el poder ejecutivo, junto con su equipo ministerial y los sectores económicos, ha buscado estrategias para la apertura gradual y estratificada de mercados y servicios.

Dada la importancia del carácter técnico y científico de estos procesos, el Gobierno ha propuesto nueve indicadores de seguimiento y control, los cuales son (6):

  1. El número Reproductivo Básico (Ro): este indicador es la tasa a la cual crece la transmisión de los casos.
  2. El indicador de morbilidad: se muestran los casos nuevos de cada día y el número de casos acumulados.
  3. Letalidad: es el porcentaje de personas que han fallecido a causa del COVID-19 y el total de casos que se han identificado como positivos.
  4. Mortalidad general: se calcula el número de personas que están muriendo a nivel nacional por diferentes causas.
  5. Días de duplicación: muestra cada cuántos días se está duplicando el número de casos de contagio.
  6. Positividad: se entiende como el porcentaje de muestras positivas dentro del total de muestras de COVID-19 que se están tomando y las que se han procesado.
  7. Número de ocupación de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI): es el porcentaje del total de camas de unidades cuidado intensivo que se están utilizando.
  8. Movilidad: es el porcentaje de ocupación en los servicios de transporte masivo en las 5 ciudades más grandes.
  9. Transacciones físicas: es un indicador combinado entre las transacciones hechas en cajeros automáticos y las transacciones en cajeros de supermercados en un territorio determinado. Este indicador muestra el movimiento de la población y la densidad.

Con atención a estos nueve lineamientos, Así Vamos en Salud encuentra que la situación de la pandemia por COVID-19 en Colombia se está comportando de la siguiente forma.

NÚMERO REPRODUCTIVO BÁSICO (Ro)

Considerado como el número de casos nuevos que genera una persona durante el período de contagio (7) y para Colombia estimado en 2.5 al inicio de la pandemia y que para el 05 de mayo se encontraba en 1.3, dato que no ha sido modificado y por la trascendencia del mismo, es necesario acogerse a los números oficiales, que para este caso, fueron los notificados por el Ministro Fernando Ruiz en la alocución presidencial de la primera semana de mayo, donde también se reportaron los de Bogotá (Ro = 1.13), Medellín (Ro = 0.84)  y Cali (Ro = 1.21).    

La relevancia de este número, radica en las acciones que se ejecutan a raíz del mismo, ya que de acuerdo a los diferentes modelos que se han realizado en todo el mundo, la dinámica de una enfermedad se puede prever, ya que si este número se encuentra por encima de uno, se considera que la transmisión de la enfermedad se continua propagando en el territorio evaluado, mientras que si se reduce a menos 1, es un indicio de que las acciones implementadas están surgiendo efecto y se está controlando la transferencia de la enfermedad.

MORBILIDAD

El incremento de la enfermedad ha sido inevitable alrededor del mundo entero, donde según la OMS solamente 12 países no cuentan con circulación de casos. En el resto del mundo la cifra va en aumento día a día y algunos países en leve desaceleración.  De acuerdo a la cifra reportada hace una semana, se elevó el número en 790.021 casos, cerca de un 12% más que la semana inmediatamente anterior, donde la región de las Américas continúa aportando la mayor cantidad de casos, seguida de Europa. 

En Colombia, la situación no es diferente, pero a comparación de otros países, las cifras no han crecido de forma desbordada. Durante la última semana, el país ha incrementado en cerca de 7.500 casos, mientras que en otros países de la región el aumento ha sido significativo, como el registrado por Brasil que incrementó sus cifras en 151.638 casos, Perú en 44.517 y chile en 31.162, lo que traduce unas tasas de 2.4, 5 y 5.5 casos por cada 1000 habitantes respectivamente, dejando en una posición menos favorable a Chile, en tanto Colombia mantiene una tasa de 0.6 casos por 1000 habitantes.     

Para el miércoles 03 de junio el Instituto Nacional de Salud (INS), registro un total de 33.354 casos acumulados, de los cuales el 36.8% se ha recuperado satisfactoriamente, el 54% se encuentra en casa en franca recuperación,  el 12% ha sido asintomático, el 4.7% se ubica en hospitalización y el 1% en unidad de cuidado intensivo porque presentó algún tipo de complicación durante la evolución de la enfermedad.

El grupo etario que mayor proporción de casos reporta continúa siendo el de 26 a 50 años, correspondiendo al grupo laboral más activo, pero mantiene una mortalidad menor al grupo de 50 a 75años.

En cuanto a la distribución por geografía colombiana, se puede observar que Bogotá continua repuntando el indicador, abarcando el 34% de los casos, seguido por Atlántico con el 14.2% y Valle del Cauca con el 10%, sin dejar de un lado departamentos como el Amazonas que supero rápidamente otros como Antioquia y Cundinamarca.

PORCENTAJE DE FATALIDAD DE CASOS REPORTADOS

Para la presente semana, el porcentaje mundial de casos fatales se encuentra en 6%, el cual disminuyó 4 puntos porcentuales representando 32.806 fallecimientos. El indicador global continúa muy por encima al reportado a nivel nacional que es de 3.2%, que a su vez se mantiene por debajo de los notificados por otros países de la región como México (11%), Ecuador (8.6) y Brasil (5.7%), mientras países como Chile que ha presentado un incremento importante en el número de casos en los últimos días,  presenta 1 mortalidad por cada 100 contagiados por el virus.

En Colombia, es el departamento del Putumayo el que registra el mayor porcentaje de fatalidad, dado que de las 10 personas reportadas como positivas para COVID-19, 2 han fallecido, seguido de Norte de Santander donde han fallecido 13 personas de las 134 confirmadas como positivas, de las cuales 10 pertenecen a la ciudad de Cúcuta y 10 eran mayores de 70 años.  El resto de departamentos no pasan la cota del 10% de los casos que se han confirmado.

MORTALIDAD GENERAL

La tasa de mortalidad nacional, para la fecha se encuentra en 1.9 por cada 100.000 habitantes, mientras que países como Brasil, Perú, Panamá, México y Chile registran tasas por encima de 5 muertes por cada 100.000 habitantes, presentando tasas de 13.7, 13.6, 7.78. 7.70 y 5.8 respectivamente.

Si se realiza un comparativo de la mortalidad por COVID-19 con la mortalidad general del año inmediatamente anterior, de acuerdo a la proyección de defunciones del DANE, se encuentra que la mortalidad por COVID reportada hasta el momento, llega al 0.4% del total de defunciones proyectadas para el 2019, al 1.3% de las mortalidades del grupo del sistema circulatorio, que es el que mayor cantidad de muertes aporta al sistema de salud colombiano y al 2% del grupo de neoplasias, el segundo conjunto de enfermedades que más defunciones reporta en el país.

DIÁS DE DUPLICACIÓN

Este indicador cuantifica los días en que demora el virus de COVID-19 en duplicarse, que para el 01 de junio en Colombia se encontraba en 18 días, pero que mantuvo un promedio de 14 días en la última semana, caracterizado por una alta variabilidad, manejando un rango de 12 a 18 días, comportamiento que se ha mantenido por las últimas semanas, pese a los cambios realizados en las medidas de cuarentena.  Lo anterior como parte de tranquilidad, indica que se ha desacelerado de forma permanente y constante la velocidad de transmisión del virus.

POSITIVIDAD

El suministro de muestras ha sido uno de los retos más importantes del Gobierno nacional dado que estas se han convertido en una herramienta importante para la identificación oportuna de personas infectadas, lo que permite dar un manejo de forma adecuada y calcular un valor proxy de la verdadera propagación del virus. 

Aún se percibe gran inquietud por la diferencia entre las pruebas que se encuentran en el mercado, por lo que es importante resaltar que los test más usados para COVID-19 son de 2 tipos, la RT-PCR (reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa reversa), que permite establecer si una persona se encuentra infectada en el momento de la toma de la muestra y se caracteriza por contar con una alta sensibilidad, motivo por el cual son determinantes en el momento de diagnosticar un paciente.  Por otro lado, se encuentran las pruebas serológicas o también llamadas pruebas rápidas, que permiten determinar si la persona ha tenido contacto con el virus, pero cuentan con una menor sensibilidad, aunque su resultado es más rápido (20-30 min), éstas son útiles para tamizar las personas que han estado contagiadas pero no desarrollaron la enfermedad.  

A la fecha el en país se han tomado 362.432 muestras acumuladas, con un promedio diario en la última semana de 11.476 test, lo que indica un porcentaje promedio de positividad general del 8.7% y diario de 11.9%, que en otras palabras indica que desde que inició la pandemia en Colombia, más del 90% de las pruebas tomadas han registrado un valor negativo, con una representatividad de 7 muestras por cada 1000 habitantes, descartándose un 0.4% de las mismas por incumplimiento de protocolos.

Al discriminar por departamentos, se puede observar que continúan siendo los más aglomerados, los que registran el mayor porcentaje de toma de muestras, dentro de los que se destacan Bogotá (30.2%),  Antioquia (12.4%), Valle del Cauca (8.9%), Atlántico (7.1%) y Bolívar (6.3%), aunque cabe resaltar que la cobertura en los otros departamentos ha aumentado.

NÚMERO DE OCUPACIÓN DE UNIDADES DE CUIDADOS INTENSIVOS

El porcentaje de ocupación de unidades de cuidado intensivo se ha convertido en un dato relevante para la sociedad colombiana, de  acuerdo a lo evidenciado en otros países en el momento en que los picos de casos aumentan, puesto que la disponibilidad de camas tiende a la rápida reducción.  Es importante anotar que en Colombia se encuentran habilitadas de acuerdo al Registro Especial de Prestadores de Servicios de Salud (REPS) un aproximado de 9.685 camas especializadas (UCI y cuidado intermedio) y 40.181 para manejo hospitalario, teniendo en cuenta las camas de expansión que se han habilitado a lo largo y ancho del país y el lineamiento del MSPS, que dice que al menos el 50% del total de camas de UCI deben estar dispuesto para pacientes Covid-19. 

Para la fecha en todo el territorio nacional se registran 335 casos confirmados que requieren atención en Unidad de Cuidado Intensivo, lo que indica que por cada 100 camas UCI en el país, 10 se encuentran ocupadas por pacientes positivos para COVID-19, datos que son muy sensibles al cambio, dadas las condiciones de infraestructura de cada institución y las capacidades de expansión y/o conversión de camas, por lo tanto se puede considerar como un indicador altamente variable. Cabe resaltar que la ocupación total de las camas UCI no está ligada solamente a los pacientes confirmados, sino que también es necesario tener en cuenta los casos de dificultad respiratoria que necesitan de este servicio y que se encuentran como sospechosos, que para la fecha son cerca de 570, a parte del otro 50% de las camas que está destinado a las patologías que no están relacionadas con la pandemia.

MOVILIDAD

Los indicadores de movilidad presentados en la alocución presidencial del 5 de mayo mostraron el comportamiento de las principales ciudades capitales, de la siguiente forma: Bogotá 21%, Cartagena 25%, Bucaramanga 27%, Cali 25%, Medellín 22% y Pereira 24%. Ante esto, es relevante mencionar que en la fase de reapertura gradual se acordó un porcentaje máximo de movilidad del 35%, lo que quiere decir que las ciudades no deben superar este límite. Ahora bien, desde AVS se hace un llamado a mejorar los sistemas de información y mantener actualizado este indicador, dado que las decisiones de política pública se toman a partir de un conjunto de comportamientos epidemiológicos, sociales y financieros.

TRANSACCIONES FÍSICAS

El crecimiento del PIB, se ha mantenido en porcentajes positivos, llegando a un 1,10% en el primer trimestre del 2020. Al comparar este crecimiento con otros grupos de países se encuentra que los países de la OCDE reportaron un crecimiento del -0,80%, el grupo europeo EU27 llegó a porcentaje de -2,60% y el G7 llegó a -1,30%.

Las transacciones físicas hacen referencia al número de movimientos financieros hechos por un grupo de personas en un periodo determinado de tiempo. En este caso cumplen con el requisito de implicar movilidad de los individuos para realizar esta actividad; a partir de esto, el indicador muestra el movimiento de las poblaciones y también parte de sus actividades económicas.

En primer lugar, es importante mencionar que el desarrollo económico del país, en términos de La SFC ha anunciado los siguientes reportes: para el 6 de abril la SFC indicó un total de 2.615.689 transacciones[1]; mientras que para el 17 de abril las transacciones disminuyeron a un total de 1.842.752. El tercer reporte de la SFC (28 de abril) reportó un total de 1.802.021 transacciones, número que para el 2 de mayo cayó a 2.110.733. El 7 de mayo se reportaron 2.772.888, dato que mostró una caída para el corte del 11 de mayo, llegando a las 2.414.201 transacciones. En los reportes del 14 y el 18 de mayo indicaron 2.204.727 y 2.170.896 transacciones respectivamente. Para el 22 de mayo (último reporte de la SCF), las transacciones aumentaron, llegando a las 2.529.268.

FUENTES DE INFORMACIÓN

La información de COVID-19 publicada por el Centro de Pensamiento Así Vamos en Salud, es  recopilada y procesada de acuerdo a los datos publicados por fuentes oficiales, en su gran mayoría del Instituto Nacional de Salud (INS), por lo tanto, cabe resaltar que se trata de datos sensibles, susceptibles a cambios improvistos de la fuente primaria, de acuerdo al comportamiento de cada uno de los casos y a la confirmación o descarte de los mismos por parte de los laboratorios de salud pública.  De igual forma se comportan los indicadores de capacidad instalada, tomado del repositorio de datos del REPS, dado que es fluctuante el número de camas que se asignan para expansión de los diferentes servicios, especialmente para los de UCI.

Bibliografía

1. Siddell, S. G.«Coronaviridae». Intervirology. National Center for Biotechnology Information, Vol. 20, pp. 181-9. PMID 6654644.

2. Zhou, Peng, et al. Discovery of a novel coronavirus associated with the recent pneumonia outbreak in humans and its potential bat origin. Discovery of a novel coronavirus associated with the recent pneumonia outbreak in humans and its potential bat origin  : s.n., BioRxiv. 2020.01.22.914952..

3. European Centre for Disease Prevention and Control. Q & A on novel coronavirus. 2020.

4. European Centre for Disease Prevention and Control.  Initial genome release of novel coronavirus. 2020, Virological.

5. Organización Mundial de la Salud.Alocución de apertura del Director General de la OMS en la rueda de prensa sobre la COVID-19. 03 11, 2020.

6. MINSALUD. PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA.

7. INS.Modelación de la propagación de enfermedades infectocontagiosas: revisión de literatura. 2, Bogotá : s.n., Enero 31, 2014, IQEN , Vol. 19, p. 14.

8. OMS. Coronavirus. [Online] [Cited: 01 22, 2020.] https://www.who.int/health-topics/coronavirus.

9. CDC. Sindrome respiratorio agudo severo. Atlanta : s.n., 2004.

10. OPS / OMS. Alerta Epidemiológica: Nuevo coronavirus (nCoV). Washington, D.C. : OPS/OMS, enero 16, 2020.

11. SALUDATA.Enfermedades Transmisibles: casos confirmados de covid-19 en Bogotá D.C. Bogotá : s.n., 2020.

12. AMELA heras, Carmen and CORTES García, Marta y SIERRA Moros, Maria José.  Bases epidemiológicas para la toma de decisiones sobre medidas de salud pública (no farmacológicas) durante la respuesta a la pandemia de gripe (H1N1) 2009. 5, Madrid : s.n., Septiembre - octubre 2010, Rev Esp Salud Pública, Vol. 84, pp. 497-506.

13. OUR WORLD IN DATA. To understand the global pandemic, we need global testing – the Our World in Data COVID-19 Testing dataset. [Online] 2020. https://ourworldindata.org/covid-testing.

14. DANE. Defunciones no fetales 2019 preliminar. [Online] https://www.dane.gov.co/index.php/estadisticas-por-tema/salud/nacimiento....

15. OMS. Coronavirus disease (COVID-19): Situation Report -119. Ginebra : WHO, 2020.

 


[1] Este dato se constituye a partir de la sumatoria de las transacciones de cajeros automáticos y en datafonos.

Análisis semanal del 19-26 de mayo

Situación de Colombia dentro de la pandemia por COVID-19

Actualización: 26 de mayo de 2020

CONTEXTO

Los coronavirus son un grupo de agentes infecciosos microscópicos acelulares que generan enfermedades respiratorias, las cuales van desde una leve gripa hasta un síndrome respiratorio grave (1). Hasta hace poco se conocían 2 cepas importantes: el SARS-CoV (Severe Acute Respiratory Syndrome) distinguido como el síndrome respiratorio agudo severo, notificado por primera vez en Asia en el 2003 (2) y el MERS-CoV, también denominado como el síndrome respiratorio del oriente medio, identificado en Arabia Saudita en el 2012; ambos transmitidos por animales y de persona a persona. Dentro de los animales transmisores se encuentran el gato de civeta y los camellos, ambos originarios de países orientales (3). 

El 16 de enero del 2020, la OMS emitió una alerta epidemiológica por la aparición de una nueva cepa de esta familia de virus, la cual se denominó “nuevo coronavirus” (nCoV). Esto ocurrió después de que la oficina de la OMS de China recibiera el reporte de 44 casos de neumonía por etiología desconocida, presentados entre el 31 de diciembre del 2019 y el 3 de enero el 2020, los cuales posteriormente fueron caracterizados como positivos para un nuevo tipo de coronavirus.

Para el 11 de marzo del 2020 la Dirección General de la Organización Mundial de la Salud, a cargo de su director Tedros Adhanom declaró una pandemia por la enfermedad de COVID-19. En esta alocución el Dr. Adhanom afirmó lo siguiente “[…] nunca antes habíamos visto una pandemia generada por un coronavirus. Esta es la primera pandemia causada por un coronavirus” (6).  Dentro de esta alocución también se pronunció frente a las acciones que deben tomar los países, sosteniendo que “los países se dedican a detectar, realizar pruebas, tratar, aislar y rastrear, y movilizar a su población en la respuesta, aquellos que tienen unos pocos casos pueden evitar que esos se conviertan en grupos de casos, y que den paso a la transmisión comunitaria” (6).

Colombia al igual que la mayoría de los países en el planeta, se ha visto afectada por el nuevo coronavirus. A partir de la llegada del SARS-CoV -2 se han tomado decisiones de política pública y sanitaria con el fin de controlar la pandemia causada por este agente infeccioso.

Con la firma del decreto 417 del 17 de marzo del 2020, el país declaró el Estado de Emergencia Sanitaria. Bajo este marco jurídico se han implementado acciones clave para mitigar el curso de la pandemia y, en gran medida, para aplanar la curva epidemiológica y de esta forma salvar el mayor número de vidas posible sin permitir el colapso del sistema de salud. Entre estas medidas no farmacéuticas se encuentran:

  • Campañas informativas al público y disposición de información acerca de medidas de prevención
  • Toma de temperatura y tamizaje en salud en terminales aéreos y marítimos
  • Recomendación y cancelación de eventos públicos
  • Aislamiento obligatorio de ingreso de viajeros de países con alto número de contagio
  • Cierre de jardines, colegios y universidades
  • Aislamiento obligatorio de adultos mayores
  • Restricción de viajes domésticos e internacionales no esenciales
  • Cierre de negocios no esenciales
  • Cuarentena masiva obligatoria
  • Cierre de fronteras marítimas y terrestres

Además de este paquete de políticas sanitarias, y ante el posible impacto de las mismas, el Gobierno nacional se ha concentrado en implementar estrategias de control en todos los sectores socioeconómicos, con el propósito de contrarrestar los daños causados por la pandemia. En este orden de ideas, el poder ejecutivo, junto con su equipo ministerial y los sectores económicos, ha buscado estrategias para la apertura gradual y estratificada de mercados y servicios.

Dada la importancia del carácter técnico y científico de estos procesos, el Gobierno ha propuesto nueve indicadores de seguimiento y control, los cuales son (7):

  1. El número Reproductivo Básico (Ro): este indicador es la tasa a la cual crece la transmisión de los casos.
  2. El indicador de morbilidad: se muestran los casos nuevos de cada día y el número de casos acumulados.
  3. Letalidad: es el porcentaje de personas que han fallecido a causa del COVID-19 y el total de casos que se han identificado como positivos.
  4. Mortalidad general: se calcula el número de personas que están muriendo a nivel nacional por diferentes causas.
  5. Días de duplicación: muestra cada cuántos días se está duplicando el número de casos de contagio.
  6. Positividad: se entiende como el porcentaje de muestras positivas dentro del total de muestras de COVID-19 que se están tomando y las que se han procesado.
  7. Número de ocupación de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI): es el porcentaje del total de camas de unidades cuidado intensivo que se están utilizando.
  8. Movilidad: es el porcentaje de ocupación en los servicios de transporte masivo en las 5 ciudades más grandes.
  9. Transacciones físicas: es un indicador combinado entre las transacciones hechas en cajeros automáticos y las transacciones en cajeros de supermercados en un territorio determinado. Este indicador muestra el movimiento de la población y la densidad.

Con atención a estos nueve lineamientos, Así Vamos en Salud encuentra que la situación de la pandemia por COVID-19 en Colombia se está comportando de la siguiente forma.

NÚMERO REPRODUCTIVO BÁSICO (Ro)

El número Reproductivo Básico (Ro), tan nombrado después de la declaración de pandemia hecha por la Organización Mundial de la Salud, hace referencia a un valor que representa el número de contagios derivados de un caso positivo durante su período infeccioso específico (4). Con este número se puede tener conocimiento de la fase en que se encuentra la pandemia y tomar las medidas del caso.  Este indicador al ser analizado en conjunto con otros datos, como el tiempo de generación de la enfermedad y la proporción de transmisibilidad, ayuda a estimar el impacto de las medidas establecidas en el territorio (5).

El MSPS en la alocución del jefe de cartera (Fernando Ruíz) realizada el 5 de mayo reportó un Ro promedio nacional de 1.33; lo que determina que, para esta última fecha, una persona puede contagiar a 1.33 personas (7). En cuanto a los valores de algunas ciudades, el jefe de cartera manifestó que Bogotá pasó de un Ro promedio inicial de 2.24 a 1.13; Medellín ha evolucionado de un Ro promedio de 1.37 a 0.84. Por último, Cali pasó de un Ro promedio de 1.83 a un valor de 1.21. 

Según el artículo Estimating the number of infections and the impact of non- pharmaceutical interventions on COVID-19 in 11 European countries (2020) de Flaxman et al., sostiene que tener un Ro > 1 implica que la infección, en este caso el COVID-19, se propaga de manera amplia dentro de una población determinada (11). Lo anterior, muestra que Colombia todavía debe trabajar para disminuir el número básico de reproducción de este virus. El artículo de Flaxman et al. también evidencia que la implementación de medidas no farmacéuticas es determinante en la caída de Ro, asunto que, en el caso del COVID-19, sólo se puede medir dos semanas después de la implementación de éstas debido al ciclo evolutivo de la enfermedad (11).

MORBILIDAD

La morbilidad por COVID-19 continúa con un crecimiento progresivo a nivel mundial, encontrando que en la última semana se elevó la cifra en 692.682 casos, donde las Américas es el continente que mayor cantidad aportó.  La situación para Colombia, aunque es creciente, no se presenta de forma tan acelerada como se está mostrando en otros países de la región. Durante la última semana han aumentado más de 5.000 casos en el territorio nacional, mientras que en Brasil incrementó más de 120.000, en Perú más de 27.000 y Chile con cerca de 28.000 casos también tuvo un fuerte ascenso de las cifras (6).

Para el lunes 25 de mayo, de acuerdo con las cifras reportadas por el Instituto Nacional de Salud (INS) se registraban 21.981 casos, de los cuales el 24% se ha recuperado satisfactoriamente, el 65.9% se encuentra en recuperación en casa, el 5.6% en tratamiento hospitalario y un 1% en Unidad de cuidado intensivo.  El grupo con mayor afectación, hasta el momento, es el conformado por los adultos (26 a 50 años), quienes reportan una mayor prevalencia de la enfermedad (49.6%), siendo casi la mitad de la población mórbida.

Al momento de georreferenciar el evento, se encuentra que continúa siendo Bogotá la que mayor cantidad de casos reporta por día, con un acumulado de 7.386 personas que han tenido COVID-19, lo que representa el 33.6% del total nacional, seguido por Atlántico con 13%, Bolívar con 10.5% y Valle del Cauca con 10.2%, aunque se presentan departamentos con aumentos súbitos de casos como Amazonas, que en los últimos 15 días reportó un poco más de 1.500 casos.

PORCENTAJE DE FATALIDAD DE CASOS REPORTADOS

El porcentaje de fatalidad global se encuentra alrededor del 6.4%, muy por encima del reportado por Colombia que registra un valor de 3.4 muertes por cada 100 personas contagiadas con el virus, el que a su vez se encuentra por debajo de otros países de la región que no muestran tan buen desempeño en el indicador, como Ecuador con un 8.6%, Brasil 6.3%, Argentina 3.7% y Bolivia 3.9%.

En Colombia, es Cesar quien maneja el porcentaje de fatalidad más alto, seguido de Norte de Santander, Magdalena y la Guajira, dado que sus mortalidades sobrepasan la cota del 10% de los casos que se han confirmado en cada una de esas ciudades, mientras que en Bogotá el mismo indicador se encuentra en 2.87% y en Valle del Cauca 5.1%. 

MORTALIDAD GENERAL

Para este indicador se calcula el número de personas que están muriendo a nivel nacional por diferentes causas.

En cuanto a la tasa de mortalidad nacional por COVID-19, en Colombia se encuentra en 1.47 defunciones por cada 100.000 habitantes por debajo de las tasas de mortalidad de otros países de la región como Ecuador y Brasil, que cuentan con unas tasas de 18.1 y 10.8 muertes por cada 100.000 habitantes respectivamente.

Si se realiza un comparativo del COVID-19 con la mortalidad general del año inmediatamente anterior, de acuerdo a la proyección de defunciones del DANE se encuentra que la mortalidad por COVID reportada hasta el momento, llega al 0.3% del total de defunciones proyectadas para el 2019, al 1% de las mortalidades del grupo del sistema circulatorio, que es el que mayor cantidad de muertes aporta al sistema de salud colombiano y al 1.6% del grupo de neoplasias, el segundo conjunto de enfermedades que más defunciones reporta en el país.

DIÁS DE DUPLICACIÓN

El tiempo que se está tardando en doblarse el número de infectados por COVID-19 en Colombia es de 18 días para el 25 de mayo, pero el promedio de la última semana se encuentra en 16 días, comportamiento que indica que la curva de la enfermedad se está aplanando y se demora un tiempo más prolongado en replicarse el virus a pesar de la apertura paulatina de algunos sectores, pero es necesario tener en cuenta que esta cifra es fluctuante, por lo que se considera necesario conservar todas las medidas instauradas por el gobierno para que este número no disminuya, hasta tanto se controle la pandemia.

POSITIVIDAD

El suministro de muestras ha sido uno de los retos más importantes del Gobierno nacional. Esta es una herramienta importante para la identificación oportuna de personas infectadas, lo que permite dar un manejo de forma adecuada y calcular un valor proxy de la verdadera propagación del virus.  Es importante entender que las pruebas más usadas para COVID-19 son de 2 tipos, la RT-PCR (reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa reversa), que permite establecer si una persona se encuentra infectada en el momento de la toma de la muestra y que se caracteriza por contar con una alta sensibilidad.  Por otro lado, se encuentran las pruebas serológicas o mal denominadas pruebas rápidas, que permiten determinar si la persona ha tenido contacto con el virus, pero cuentan con una menor sensibilidad, aunque su resultado es más rápido (20-30 min). Ambas pruebas deben ser procesadas en un laboratorio (15).

En el país se han tomado hasta la fecha 260.812 muestras de RT-PCR, lo que traduce 5 muestras por cada 1000 habitantes, descartándose un 0.5% de las mismas por incumplimiento de protocolos, siendo Bogotá, Antioquia, Valle del Cauca y Atlántico los departamentos con mayor porcentaje de muestras tomadas, 30.5%, 13%, 9.5% y 6.3% respectivamente.  Los demás departamentos mantienen una proporción menor al 5% del total de muestras tomadas, aunque ese número ha aumentado progresivamente a medida que ha transcurrido la enfermedad, en especial, en los departamentos de mayor necesidad, un ejemplo de ello es el Amazonas, departamento al que se ha tomado muestras al 6.8% de su población, cifra muy superior a la capital del país, donde se han tomado muestras al 0.9% de la población bogotana.  Es importante aclarar, que el porcentaje de positividad general de las pruebas se halla en promedio durante la última semana en 8.3%.

NÚMERO DE OCUPACIÓN DE UNIDADES DE CUIDADOS INTENSIVOS

Al analizar la disponibilidad de camas para adultos dispuestas para manejo de la pandemia, tanto en UCI, cuidado intermedio y hospitalización, se puede observar de acuerdo con los registros del REPS, que Colombia cuenta con 8.842 camas especializadas (UCI y cuidado intermedio) y 40.181 para manejo hospitalario, cifras muy sensibles al cambio de acuerdo a las camas que se habiliten como extensión, durante la pandemia. De acuerdo con los lineamientos del MSPS, al menos el 50% del total de camas de UCI deben estar dispuestas para pacientes Covid-19. Con relación a las cifras reportadas se tiene a la fecha una ocupación del 7.3% de las camas de UCI para pacientes Covid-19. 

Es importante observar que, del total de camas para el país, la capacidad instalada se halla concentrada en las grandes capitales. En el otro extremo, las entidades territoriales que están en desventaja por tener la menor cantidad de camas disponibles son: Vaupés, Guainía, Vichada, Guaviare, San Andrés y Providencia y Amazonas, lo que lleva a reflexionar en las estrategias que se deben llevar a cabo en las zonas más apartadas y con mayor ruralidad en el país.

Por otro lado, uno de los recursos más importantes con los que se cuenta para enfrentar la pandemia es el recurso humano, que como bien lo llaman los medios de comunicación, son la línea frontal contra el covid-19.  Desafortunadamente y debido a la escasez de insumos en algunas regiones del país, se presenta un gran número de trabajadores del sector salud infectados.  En promedio 11 personas del sector se infectan por día en la prestación del servicio; siendo los auxiliares de enfermería, los médicos y los profesionales en enfermería los que contabilizan las cifras más altas, sin restar importancia a los otros trabajadores del sector que, de igual forma, pero al parecer con menor riesgo de exposición, procuran brindar una atención de calidad a las personas que lo requieren.

MOVILIDAD

Los indicadores de movilidad presentados en el IV trimestre del 2019 muestran que las capitales principales del país[1] llegaron a un promedio de 33.554 vehículos en movilidad y aproximadamente 935.410.000 millones de pasajeros transportados (8). Este indicador, planteado por el gobierno, parte del supuesto que las medidas de distanciamiento han generado una disminución del uso de los transportes públicos masivos; y a medida que empiece la apertura estratificada, este indicador debería mostrar un incremento.

El último reporte presentado en la alocución presidencial del 5 de mayo, el jefe de la cartera de salud se acordó un límite de movilidad del 35% en uso y ocupación del transporte público; frente a esto las ciudades principales, no han superado dicho margen. Los porcentajes de movilidad son los siguientes: Bogotá 21%, Cartagena 25%, Bucaramanga 27%, Cali 25%, Medellín 22% y Pereira 24%. Es relevante hacer un llamado a las instituciones nacionales a mejorar sus sistemas de información y mantener actualizado este indicador, dado que las decisiones de política pública se tomar a partir de un conjunto de comportamientos epidemiológicos, sociales y financieros. 

TRANSACCIONES FÍSICAS

Las transacciones físicas hacen referencia al número de movimientos financieros hechos por un grupo de personas en un periodo determinado de tiempo. En este caso cumplen con el requisito de implicar movilidad de los individuos para realizar esta actividad; a partir de esto este indicador muestra el movimiento de las poblaciones y también parte de sus actividades económicas.

La SFC ha anunciado los siguientes reportes: para el 6 de abril la SFC indicó un total de 2.615.689 transacciones[2]; mientras que para el 17 de abril las transacciones disminuyeron a un total de 1.842.752. El tercer reporte de la SFC (28 de abril) reportó un total de 1.802.021 transacciones, número que para el 2 de mayo cayó a 2.110.733. El 7 de mayo se reportaron 2.772.888, dato que mostró una caída para el corte del 11 de mayo, llegando a las 2.414.201 transacciones. En los reportes del 14 y el 18 de mayo indicaros 2.204.727 y 2.170.896 transacciones respectivamente. Para el 22 de mayo (último reporte de la SCF), las transacciones aumentaron, llegando a las 2.529.268.

En este escenario de indicadores definidos por el Gobierno, Colombia se encamina a continuar la ruta que viene desarrollando de la reapertura de su economía, adicionando sectores y poblaciones a los que ya se encuentran autorizados para retornar al trabajo y realizar otras actividades permitidas. Se requiere un gran compromiso ciudadano y de los empresarios para que la reapertura continúe con prudencia y sin pausa, atendiendo los lineamientos del Gobierno Nacional, en especial los protocolos autorizados por el Ministerio de Salud, así como las directrices de las autoridades municipales. 

El presente análisis se actualizará de manera periódica, con el fin de proveer la mejor información posible y considerar los cambios y decisiones que toma el país en este momento de emergencia mundial.

FUENTES DE INFORMACIÓN

La información de COVID-19 publicada por el Centro de Pensamiento Así Vamos en Salud, es  recopilada y procesada de acuerdo a los datos publicados por fuentes oficiales, en su gran mayoría del Instituto Nacional de Salud (INS), por lo tanto, cabe resaltar que se trata de datos sensibles, susceptibles a cambios improvistos de la fuente primaria, de acuerdo al comportamiento de cada uno de los casos y a la confirmación o descarte de los mismos por parte de los laboratorios de salud pública.  De igual forma se comportan los indicadores de capacidad instalada, tomado del repositorio de datos del REPS, dado que es fluctuante el número de camas que se asignan para expansión de los diferentes servicios, especialmente para los de UCI.

 

BIBLIOGRAFÍA

1. OMS. Coronavirus. [En línea] [Citado el: 22 de 01 de 2020.] https://www.who.int/health-topics/coronavirus.

2. CDC. Sindrome respiratorio agudo severo. Atlanta : s.n., 2004.

3. OPS / OMS. Alerta Epidemiológica: Nuevo coronavirus (nCoV). Washington, D.C. : OPS/OMS, 16 de enero de 2020.

4. ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD. Enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) Informe de situación - 96. Ginebra : s.n., 2020.

5. WHO. Novel Coronavirus (2019-nCoV) situation report - 1 _21 january 2020. Washington D.C. : s.n., 2020. Situation report.

6. ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD. Alocución de apertura del Director General de la OMS en la rueda de prensa sobre la COVID-19 celebrada el 11 de marzo de 2020.

7. DANE. Defunciones no fetales 2019 preliminar. [En línea] https://www.dane.gov.co/index.php/estadisticas-por-tema/salud/nacimiento....

8. PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA. Con 9 indicadores, el Gobierno evaluará progresión del covid-19 en esta nueva etapa (2020). Recuperado de https://id.presidencia.gov.co/Paginas/prensa/2020/Con-9-indicadores-el-Gobierno-evaluara-progresion-del-covid-19-en-esta-nueva-etapa-200427.aspx

9. DANE. Encuesta de transporte urbano de pasajeros (ETUP) (2020).

10. TRANSMETRO MEDELLÍN. Comparativa semana a semana de usuarios movilizados por Transmetro s.a.s. durante el periodo aislamiento preventivo obligatorio por COVID-19 (2020).

11. SUPERINTENDENCIA FINANCIERA DE COLOMBIA. Informe sobre el sistema financiero durante la Cuarentena Obligatoria por la Vida. (2020). Recuperado de https://www.superfinanciera.gov.co/publicacion/10103899

12. IMPERIAL COLLEGE. Estimating the number of infections and the impact of non- pharmaceutical interventions on COVID-19 in 11 European countries (2020).

13.AMELA heras, Carmen y CORTES García, Marta y SIERRA Moros, Maria José. Bases epidemiológicas para la toma de decisiones sobre medidas de salud pública (no farmacológicas) durante la respuesta a la pandemia de gripe (H1N1) 2009. 5, Madrid : s.n., Septiembre - octubre de 2010, Rev Esp Salud Pública, Vol. 84, págs. 497-506.

14. INS. Modelación de la propagación de enfermedades infectocontagiosas: revisión de literatura. 2, Bogotá : s.n., 31 de Enero de 2014, IQEN , Vol. 19, pág. 14.

15. Enfermedades Transmisibles: casos confirmados de covid-19 en Bogotá D.C. SALUDATA. Bogotá : s.n., 2020.

16. OUR WORLD IN DATA. To understand the global pandemic, we need global testing – the Our World in Data COVID-19 Testing dataset. [En línea] 2020. https://ourworldindata.org/covid-testing.

 


[1] Las áreas metropolitanas y las capitales que se incluyen son:  Área Metropolitana de Barranquilla, Área Metropolitana de Bogotá, Área Metropolitana de Bucaramanga, Área Metropolitana de Cali, Área Metropolitana de Cúcuta, Área Metropolitana de Manizales, Área Metropolitana de Medellín, Área Metropolitana de Pereira, Armenia, Cartagena, Florencia, Ibagué, Montería, Neiva, Pasto, Popayán, Quibdó, Santa Marta, Sincelejo, Tunja, Valledupar, Villavicencio.

[2] Este dato se constituye a partir de la sumatoria de las transacciones de cajeros automáticos y en datafonos.

Análisis semanal del 12-19 de mayo

Situación de Colombia dentro de la pandemia por COVID-19

Actualización: 19 de mayo de 2020

CONTEXTO

Los coronavirus son un grupo de agentes infecciosos microscópicos acelulares que generan enfermedades respiratorias, las cuales van desde una leve gripa hasta un síndrome respiratorio grave (1). Hasta hace poco se conocían 2 cepas importantes: el SARS-CoV (Severe Acute Respiratory Syndrome) distinguido como el síndrome respiratorio agudo severo, notificado por primera vez en Asia en el 2003 (2) y el MERS-CoV, también denominado como el síndrome respiratorio del oriente medio, identificado en Arabia Saudita en el 2012; ambos transmitidos por animales y de persona a persona. Dentro de los animales transmisores se encuentran el gato de civeta y los camellos, ambos originarios de países orientales (3).  

El 16 de enero del 2020, la OMS emitió una alerta epidemiológica por la aparición de una nueva cepa de esta familia de virus, la cual se denominó “nuevo coronavirus” (nCoV). Esto ocurrió después de que la oficina de la OMS de China recibiera el reporte de 44 casos de neumonía por etiología desconocida, presentados entre el 31 de diciembre del 2019 y el 3 de enero el 2020, los cuales posteriormente fueron caracterizados como positivos para un nuevo tipo de coronavirus.

Para el 11 de marzo del 2020 la Dirección General de la Organización Mundial de la Salud, a cargo de su director Tedros Adhanom declaró una pandemia por la enfermedad de COVID-19. En esta alocución el Dr. Adhanom afirmó lo siguiente “[…] nunca habíamos visto una pandemia generada por un coronavirus. Esta es la primera pandemia causada por un coronavirus” (6).  Dentro de esta alocución también se pronunció frente a las acciones que deben tomar los países, sosteniendo que “los países se dedican a detectar, realizar pruebas, tratar, aislar y rastrear, y movilizar a su población en la respuesta, aquellos que tienen unos pocos casos pueden evitar que esos se conviertan en grupos de casos, y que den paso a la transmisión comunitaria” (6).

Colombia al igual que la mayoría de los países en el planeta, se ha visto afectada por el nuevo coronavirus. A partir de la llegada del SARS-CoV -2 se han tomado decisiones de política pública y sanitaria con el fin de controlar la pandemia causada por este agente infeccioso.

Con la firma del decreto 417 del 17 de marzo del 2020, el país declaró el Estado de Emergencia Sanitaria. Bajo este marco jurídico se han implementado acciones clave para mitigar el curso de la pandemia y, en gran medida, para aplanar la curva epidemiológica y de esta forma salvar el mayor número de vidas posible sin permitir el colapso del sistema de salud. Entre estas medidas no farmacéuticas se encuentran:

  • Campañas informativas al público y disposición de información acerca de medidas de prevención
  • Toma de temperatura y tamizaje en salud en terminales aéreos y marítimos
  • Recomendación y cancelación de eventos públicos
  • Aislamiento obligatorio de ingreso de viajeros de países con alto número de contagio
  • Cierre de jardines, colegios y universidades
  • Aislamiento obligatorio de adultos mayores
  • Restricción de viajes domésticos e internacionales no esenciales
  • Cierre de negocios no esenciales
  • Cuarentena masiva obligatoria
  • Cierre de fronteras marítimas y terrestres

Además de este paquete de políticas sanitarias, y ante el posible impacto de estas, el Gobierno nacional se ha concentrado en implementar estrategias de control en todos los sectores socioeconómicos, con el propósito de contrarrestar los daños causados por la pandemia. En este orden de ideas, el poder ejecutivo, junto con su equipo ministerial y los sectores económicos, ha buscado estrategias para la apertura gradual y estratificada de mercados y servicios.

Dada la importancia del carácter técnico y científico de estos procesos, el Gobierno ha propuesto nueve indicadores de seguimiento y control, los cuales son (7):

  1. El número Reproductivo Básico (Ro): este indicador es la tasa a la cual crece la transmisión de los casos.
  2. El indicador de morbilidad: se muestran los casos nuevos de cada día y el número de casos acumulados.
  3. Letalidad: es el porcentaje de personas que han fallecido a causa del COVID-19 y el total de casos que se han identificado como positivos.
  4. Mortalidad general: se calcula el número de personas que están muriendo a nivel nacional por diferentes causas.
  5. Días de duplicación: muestra cada cuántos días se está duplicando el número de casos de contagio.
  6. Positividad: se entiende como el porcentaje de muestras positivas dentro del total de muestras de COVID-19 que se están tomando y las que se han procesado.
  7. Número de ocupación de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI): es el porcentaje del total de camas de unidades cuidado intensivo que se están utilizando.
  8. Movilidad: es el porcentaje de ocupación en los servicios de transporte masivo en las 5 ciudades más grandes.
  9. Transacciones físicas: es un indicador combinado entre las transacciones hechas en cajeros automáticos y las transacciones en cajeros de supermercados en un territorio determinado. Este indicador muestra el movimiento de la población y la densidad.

Con atención a estos nueve lineamientos, Así Vamos en Salud encuentra que la situación de la pandemia por COVID-19 en Colombia se está comportando de la siguiente forma.

NÚMERO REPRODUCTIVO BÁSICO (Ro)

El número Reproductivo Básico (Ro), tan nombrado después de la declaración de pandemia hecha por la Organización Mundial de la Salud, hace referencia a un valor que representa el número de contagios derivados de un caso positivo durante su período infeccioso específico (4). Con este número se puede tener conocimiento de la fase en que se encuentra la pandemia y tomar las medidas del caso.  Este indicador al ser analizado en conjunto con otros datos, como el tiempo de generación de la enfermedad y la proporción de transmisibilidad, ayuda a estimar el impacto de las medidas establecidas en el territorio (5).

El MSPS en la alocución del jefe de cartera (Fernando Ruíz) realizada el 5 de mayo reportó un Ro promedio nacional de 1.33; lo que determina que, para esta última fecha, una persona puede contagiar a 1.33 personas (7). En cuanto a los valores de algunas ciudades, el jefe de cartera manifestó que Bogotá pasó de un Ro promedio inicial de 2.24 a 1.13; Medellín ha evolucionado de un Ro promedio de 1.37 a 0.84. Por último, Cali pasó de un Ro promedio de 1.83 a un valor de 1.21. 

Según el artículo Estimating the number of infections and the impact of non- pharmaceutical interventions on COVID-19 in 11 European countries (2020) de Flaxman et al., sostiene que tener un Ro > 1 implica que la infección, en este caso el COVID-19, se propaga de manera amplia dentro de una población determinada (11). Lo anterior, muestra que Colombia todavía debe trabajar para disminuir el número básico de reproducción de este virus. El artículo de Flaxman et al. también evidencia que la implementación de medidas no farmacéuticas es determinante en la caída de Ro, asunto que, en el caso del COVID-19, sólo se puede medir dos semanas después de la implementación de éstas debido al ciclo evolutivo de la enfermedad (11).

MORBILIDAD

La morbilidad por COVID-19 continúa con un crecimiento progresivo a nivel mundial, encontrando que en la última semana se elevó la cifra en 618.564 casos, donde las Américas es el continente que mayor cantidad aportó.  La situación para Colombia, aunque es creciente, no se presenta de forma tan acelerada como se está mostrando en otros países de la región. Durante la última semana han aumentado cerca de 5.000 casos en el territorio nacional, mientras que en Brasil incrementó más de 75.000, en Perú más de 20.000 y Chile con cerca de 15.000 casos también tuvo un fuerte ascenso de las cifras (6).

Para el lunes 18 de mayo, de acuerdo con las cifras reportadas por el Instituto Nacional de Salud (INS) se registraban 16.295 casos, de los cuales el 23.9% se ha recuperado satisfactoriamente, el 65.6% se encuentra en recuperación en casa, el 5.7% en tratamiento hospitalario y un 1% en Unidad de cuidado intensivo.  El grupo con mayor afectación, hasta el momento, es el conformado por los adultos (26 a 50 años), quienes reportan una mayor prevalencia de la enfermedad (49%), siendo casi la mitad de la población mórbida.

Al momento de georreferenciar el evento, se encuentra que continúa siendo Bogotá la que mayor cantidad de casos reporta por día, con un acumulado de 5.720 personas que han tenido COVID-19, lo que representa el 35% del total nacional, seguido por Atlántico con 11.2%, Valle del Cauca con 10.2% y Magdalena con 9.7%, aunque se presentan departamentos con aumentos súbitos de casos como Amazonas, que en los últimos 15 días reportó un poco más de 1.000 casos.

PORCENTAJE DE FATALIDAD DE CASOS REPORTADOS

El porcentaje de fatalidad global se encuentra alrededor del 7%, muy por encima del reportado por Colombia que registra un valor de 3.6 muertes por cada 100 personas contagiadas con el virus, el que a su vez se encuentra por debajo de otros países de la región que no muestran tan buen desempeño en el indicador, como Ecuador con un 8.2%, Brasil 6.6%, Argentina 4.6% y Bolivia 4.1%.

En Colombia, es Cesar quien maneja el porcentaje de fatalidad más alto, seguido de Norte de Santander, Chocó, Magdalena y la Guajira, dado que sus mortalidades sobrepasan la cota del 10% de los casos que se han confirmado en cada una de esas ciudades, mientras que en Bogotá el mismo indicador se encuentra en 3.1% y en Valle del Cauca 5.5%. 

MORTALIDAD GENERAL

Para este indicador se calcula el número de personas que están muriendo a nivel nacional por diferentes causas.

En cuanto a la tasa de mortalidad nacional por COVID-19, se encuentra en 1.16 defunciones por cada 100.000 habitantes por debajo de las tasas de mortalidad de otros países de la región como Ecuador y Brasil, que cuentan con unas tasas de 15.5 y 7.4 muertes por cada 100.000 habitantes respectivamente.

Si se realiza un comparativo del COVID-19 con la mortalidad general del año inmediatamente anterior, de acuerdo a la proyección de defunciones del DANE se encuentra que la mortalidad por COVID reportada hasta el momento, llega al 0.2% del total de defunciones proyectadas para el 2019, al 0.8% de las mortalidades del grupo del sistema circulatorio, que es el que mayor cantidad de muertes aporta al sistema de salud colombiano y al 1.2% del grupo de neoplasias, el segundo conjunto de enfermedades que más defunciones reporta en el país.

DIÁS DE DUPLICACIÓN

El tiempo que se está tardando en doblarse el número de infectados por COVID-19 en Colombia es de 15 días para el 18 de mayo, pero el promedio de la última semana se encuentra en 14 días, comportamiento que indica que la curva de la enfermedad se está aplanando y se demora un tiempo más prolongado en replicarse el virus a pesar de la apertura paulatina de algunos sectores, pero es necesario tener en cuenta que esta cifra es fluctuante, por lo que se considera necesario conservar todas las medidas instauradas por el gobierno para que este número no disminuya, hasta tanto se controle la pandemia.

POSITIVIDAD

El suministro de muestras ha sido uno de los retos más importantes del Gobierno nacional. Esta es una herramienta importante para la identificación oportuna de personas infectadas, lo que permite dar un manejo de forma adecuada y calcular un valor proxy de la verdadera propagación del virus.  Es importante entender que las pruebas más usadas para COVID-19 son de 2 tipos, la RT-PCR (reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa reversa), que permite establecer si una persona se encuentra infectada en el momento de la toma de la muestra y que se caracteriza por contar con una alta sensibilidad.  Por otro lado, se encuentran las pruebas serológicas o mal denominadas pruebas rápidas, que permiten determinar si la persona ha tenido contacto con el virus, pero cuentan con una menor sensibilidad, aunque su resultado es más rápido (20-30 min). Ambas pruebas deben ser procesadas en un laboratorio (15).

En el país se han tomado hasta la fecha 201.888 muestras de RT-PCR, lo que traduce 4 muestras por cada 1000 habitantes, descartándose un 1.4% de las mismas por incumplimiento de protocolos, siendo Bogotá, Antioquia y Valle del Cauca los departamentos con mayor porcentaje de muestras tomadas, 29.7%, 13.1% y 10.1%, respectivamente.  Los demás departamentos mantienen una proporción menor al 5% del total de muestras tomadas, aunque ese número ha aumentado progresivamente a medida que ha transcurrido la enfermedad, en especial, en los departamentos de mayor necesidad, un ejemplo de ello es el Amazonas, departamento al que se ha tomado muestras al 4.9% de su población, cifra muy superior a la capital del país, donde se han tomado muestras al 0.7% de la población bogotana.  Es importante aclarar, que el porcentaje de positividad general de las pruebas se halla en promedio durante la última semana en 7.7%.

NÚMERO DE OCUPACIÓN DE UNIDADES DE CUIDADOS INTENSIVOS

Al analizar la disponibilidad de camas para adultos dispuestas para manejo de la pandemia, tanto en UCI, cuidado intermedio y hospitalización, se puede observar de acuerdo con los registros del REPS, que Colombia cuenta con 8.842 camas especializadas (UCI y cuidado intermedio) y 40.181 para manejo hospitalario, cifras muy sensibles al cambio de acuerdo con las camas que se habiliten como extensión, durante la pandemia. De acuerdo con los lineamientos del MSPS, al menos el 50% del total de camas de UCI deben estar dispuestas para pacientes Covid-19. Con relación a las cifras reportadas se tiene a la fecha una ocupación del 5,8% de las camas de UCI para pacientes Covid-19. 

Es importante observar que, del total de camas para el país, la capacidad instalada se halla concentrada en las grandes capitales. En el otro extremo, las entidades territoriales que están en desventaja por tener la menor cantidad de camas disponibles son: Vaupés, Guainía, Vichada, Guaviare, San Andrés y Providencia y Amazonas, lo que lleva a reflexionar en las estrategias que se deben llevar a cabo en las zonas más apartadas y con mayor ruralidad en el país.

Por otro lado, uno de los recursos más importantes con los que se cuenta para enfrentar la pandemia es el recurso humano, que como bien lo llaman los medios de comunicación, son la línea frontal contra el covid-19.  Desafortunadamente y debido a la escasez de insumos en algunas regiones del país, se presenta un gran número de trabajadores del sector salud infectados.  En promedio 11 personas del sector se infectan por día en la prestación del servicio; siendo los auxiliares de enfermería, los médicos y los profesionales en enfermería los que contabilizan las cifras más altas, sin restar importancia a los otros trabajadores del sector que, de igual forma, pero al parecer con menor riesgo de exposición, procuran brindar una atención de calidad a las personas que lo requieren.

MOVILIDAD

En cuanto a los indicadores de movilidad se encuentra que, en el IV trimestre del año 2019 las capitales principales del país tuvieron un promedio de 33.554 vehículos en servicio y aproximadamente 935.410.000 millones de pasajeros transportados (8). Se parte del supuesto que las medidas de distanciamiento han generado una disminución del uso de los transportes públicos masivos.

Datos de este indicador los reporta Transmetro, empresa que afirmó haber transportado cerca de 2.535.444 usuarios para el corte de 18 de mayo. Mientras tanto, Transmilenio reportó una demanda diaria, para el mismo corte, de 253.150 en las áreas troncal y zonal.

El último reporte presentado en la alocución presidencial del 5 de mayo, el jefe de la cartera de salud se acordó un límite de movilidad del 35% en uso y ocupación del transporte público; frente a esto las ciudades principales, no han superado dicho margen. Los porcentajes de movilidad son los siguientes: Bogotá 21%, Cartagena 25%, Bucaramanga 27%, Cali 25%, Medellín 22% y Pereira 24%. Es importante recalcar, que las instituciones deben mostrar este indicador con más rigurosidad y que sea se acceso público; esto con el fin de hacer mayor vigilancia y seguimiento al comportamiento de este referente.

TRANSACCIONES FÍSICAS

Las transacciones físicas hacen referencia al número de movimientos financieros hechos por un grupo de personas en un periodo determinado de tiempo. En este caso cumplen con el requisito de implicar movilidad de los individuos para realizar esta actividad; a partir de esto este indicador muestra el movimiento de las poblaciones y también parte de sus actividades económicas.

La SFC ha anunciado los siguientes reportes: para el 6 de abril la SFC indicó un total de 2.615.689 transacciones; mientras que para el 17 de abril las transacciones disminuyeron a un total de 1.842.752. El tercer reporte de la SFC (28 de abril) reportó un total de 1.802.021 transacciones, número que para el 2 de mayo cayó a 2.110.733. El 7 de mayo se reportaron 2.772.888, dato que mostró una caída para el corte del 11 de mayo, llegando a las 2.414.201 transacciones. Por último, en los reportes del 14 y el 18 de mayo indicaron 2.204.727 y 2.170.896 transacciones respectivamente.

Lo anterior muestra que del 4 al 28 de abril las transacciones cayeron notablemente, manteniendo una tendencia constante a la baja. A partir del 7 de mayo hasta el 14 del mismo, mostraron un aumento de casi el 37,38% del total de las transacciones hasta el corte del 18 de mayo. Cabe aclarar que los montos de las transacciones no siguen esta misma lógica (10), según la SFC el monto de todas de las transacciones llega casi a los 14 billones de pesos.

En este escenario de indicadores definidos por el Gobierno, Colombia se encamina a continuar la ruta que viene desarrollando de la reapertura de su economía, adicionando sectores y poblaciones a los que ya se encuentran autorizados para retornar al trabajo y realizar otras actividades permitidas. Se requiere un gran compromiso ciudadano y de los empresarios para que la reapertura continúe con prudencia y sin pausa, atendiendo los lineamientos del Gobierno Nacional, en especial los protocolos autorizados por el Ministerio de Salud, así como las directrices de las autoridades municipales.

El presente análisis se actualizará de manera periódica, con el fin de proveer la mejor información posible y considerar los cambios y decisiones que toma el país en este momento de emergencia mundial.

FUENTES DE INFORMACIÓN

La información de COVID-19 publicada por el Centro de Pensamiento Así Vamos en Salud, es  recopilada y procesada de acuerdo a los datos publicados por fuentes oficiales, en su gran mayoría del Instituto Nacional de Salud (INS), por lo tanto, cabe resaltar que se trata de datos sensibles, susceptibles a cambios improvistos de la fuente primaria, de acuerdo al comportamiento de cada uno de los casos y a la confirmación o descarte de los mismos por parte de los laboratorios de salud pública.  De igual forma se comportan los indicadores de capacidad instalada, tomado del repositorio de datos del REPS, dado que es fluctuante el número de camas que se asignan para expansión de los diferentes servicios, especialmente para los de UCI.

BIBLIOGRAFÍA

1. OMS. Coronavirus. [En línea] [Citado el: 22 de 01 de 2020.] https://www.who.int/health-topics/coronavirus.

2. CDC. Sindrome respiratorio agudo severo. Atlanta : s.n., 2004.

3. OPS / OMS. Alerta Epidemiológica: Nuevo coronavirus (nCoV). Washington, D.C. : OPS/OMS, 16 de enero de 2020.

4. ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD. Enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) Informe de situación - 96. Ginebra : s.n., 2020.

5. WHO. Novel Coronavirus (2019-nCoV) situation report - 1 _21 january 2020. Washington D.C. : s.n., 2020. Situation report.

6. ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD. Alocución de apertura del Director General de la OMS en la rueda de prensa sobre la COVID-19 celebrada el 11 de marzo de 2020.

7. DANE. Defunciones no fetales 2019 preliminar. [En línea] https://www.dane.gov.co/index.php/estadisticas-por-tema/salud/nacimiento....

8. PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA. Con 9 indicadores, el Gobierno evaluará progresión del covid-19 en esta nueva etapa (2020). Recuperado de https://id.presidencia.gov.co/Paginas/prensa/2020/Con-9-indicadores-el-Gobierno-evaluara-progresion-del-covid-19-en-esta-nueva-etapa-200427.aspx

9. DANE. Encuesta de transporte urbano de pasajeros (ETUP) (2020).

10. TRANSMETRO MEDELLÍN. Comparativa semana a semana de usuarios movilizados por Transmetro s.a.s. durante el periodo aislamiento preventivo obligatorio por COVID-19 (2020).

11. SUPERINTENDENCIA FINANCIERA DE COLOMBIA. Informe sobre el sistema financiero durante la Cuarentena Obligatoria por la Vida. (2020). Recuperado de https://www.superfinanciera.gov.co/publicacion/10103899

12. IMPERIAL COLLEGE. Estimating the number of infections and the impact of non- pharmaceutical interventions on COVID-19 in 11 European countries (2020).

13.AMELA heras, Carmen y CORTES García, Marta y SIERRA Moros, Maria José. Bases epidemiológicas para la toma de decisiones sobre medidas de salud pública (no farmacológicas) durante la respuesta a la pandemia de gripe (H1N1) 2009. 5, Madrid : s.n., Septiembre - octubre de 2010, Rev Esp Salud Pública, Vol. 84, págs. 497-506.

14. INS. Modelación de la propagación de enfermedades infectocontagiosas: revisión de literatura. 2, Bogotá : s.n., 31 de Enero de 2014, IQEN , Vol. 19, pág. 14.

15. Enfermedades Transmisibles: casos confirmados de covid-19 en Bogotá D.C. SALUDATA. Bogotá : s.n., 2020.

16. OUR WORLD IN DATA. To understand the global pandemic, we need global testing – the Our World in Data COVID-19 Testing dataset. [En línea] 2020. https://ourworldindata.org/covid-testing.