Abril 2 de 2013

"Sigue el gran negocio de la intermediación financiera con la salud: senador Jorge Robledo

Bogotá D.C., marzo 22 de 2013.- (Prensa senador Jorge Robledo).- "No pudo empezar peor la reforma a la salud: con la monumental mentira de Santos de que 'las EPS se van a acabar', cuando apenas les van a cambiar de nombre", denunció el senador Robledo (Polo Democrático), quien agregó: "seguirá, entonces, la intermediación financiera y el aseguramiento, con el agravante de que se proponen acabar con el No POS –que amplió los derechos del POS– y reducir a poco o a nada la tutela".

El senador del Polo explicó que, "entonces, se está ante la peor reforma a la salud desde la aprobación de la Ley 100 de 1993, porque lo único bueno que les ha pasado a los colombianos en este aspecto en casi veinte años es la creación del No POS, en razón de los fallos de tutela".

La reforma a la salud de Santos es la política del Banco Mundial (http://bit.ly/Zyn0W3) y está diseñada para favorecer a los banqueros, explicó el senador Jorge Enrique Robledo. Se trata de una propuesta tan mala que, como lo señaló la Contralora y la Federación Médica Colombia, incluso se atreve a decir de frente que los recursos públicos para la salud se volverán privados cuando pasen a las nuevas EPS (las llaman "gestoras"), hecho que fue el que generó la intervención de Saludcoop.

No debe permitirse que el cambio de nombre del POS por el de Mi Plan genere engaños, porque significan lo mismo, es decir, "unos derechos restringidos en salud, de forma que los colombianos se seguirán enfermando y muriendo de males que la medicina sabe curar", explicó Robledo. Y continuarán la integración vertical en la atención primaria, los copagos y las cuotas moderadoras.

La reforma además fortalecerá el sistema de las empresas de medicina prepagada, reforzadas con las compañías de seguros, porque es objetivo primordial de Santos-Gaviria imponer un POS restringido –Mi Plan– y que el que quiera algo mejor lo pague por aparte según su capacidad económica. Mala medicina para casi todos y medicina mejor para unos pocos, es la consigna.

Muy al estilo santista, el texto de la reforma, al igual que la palabrería con la que ha sido presentada, está cuidadosamente pensado para engañar a los colombianos, mediante la utilización de afirmaciones que "suenan bien", pero cuyo propósito es ocultar que la reforma, en lo fundamental, deja las cosas como están.

Tomado de: www.senado.gov.co