Noviembre 27 de 2015

Poner fin a la epidemia de sida, la meta para el 2030

El primero de diciembre es el Día Mundial de Lucha contra el Sida, un informe de Onusida muestra que se ha detenido y revertido la propagación de la enfermedad; sin embargo, todavía hay cifras altas. El objetivo acabar con ella en 15 años.

El primero de diciembre de 1981 se detectó el primer caso de VIH/Sida en el mundo y siete años después, en 1988, se declaró el primero de diciembre como Día Mundial de Lucha contra el Sida en la Cumbre Mundial de Ministerios de la Salud.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) ataca el sistema inmunitario y debilita los sistemas de vigilancia y defensa contra las infecciones y algunos tipos de cáncer. Esto vuelve a la persona infectada gradualmente inmunodeficiente, más sensible a adquirir diversas infecciones y enfermedades. La fase más avanzada de la infección por el VIH se conoce como síndrome de inmunodeficiencia adquirida, o sida, y puede tardar entre 2 y 15 años en manifestarse, dependiendo de la persona.

El VIH continúa siendo un problema de salud pública mundial. Según cálculos de la OMS y Onusida, a finales de 2014 había en el mundo unos 36,9 millones de personas infectadas por el VIH. Ese mismo año contrajeron la infección unos 2 millones de personas, y unos 1,2 millones murieron por causas relacionadas con el sida.

En el mundo, África subsahariana es la región más afectada, donde uno de cada 20 adultos está infectado por el VIH. El 69 por ciento de la población mundial VIH-positiva vive en esta región, según información de la OMS 2013.

Según la publicación 'El Sida en cifras 2015' de Onusida el mundo ha detenido y revertido la propagación de la enfermedad. Las nuevas infecciones por el VIH y las muertes relacionadas con este síndrome han disminuido desde el punto máximo de la epidemia. Ahora se busca poner fin a la epidemia de sida para el 2030.

"35 por ciento de disminución de las nuevas infecciones por el VIH desde 2000; 42 por ciento de disminución de las muertes relacionadas con el sida desde el punto máximo de 2004; 58 por ciento de disminución de nuevas infecciones por el VIH entre los niños desde el año 2000; 84 por ciento de aumento del acceso al tratamiento antirretrovírico desde el 2010", se expone en la publicación.

Sin embargo, pese a que las nuevas infecciones por el VIH han disminuido, todavía hay un número alto, así como de muertes relacionadas con el sida cada año.

El incremento al acceso del tratamiento antirretrovírico, explica la publicación, ha permitido que las personas vivan más y con más salud. Según datos de junio de 2015, había 15,8 millones de personas en tratamiento. En el 2000 menos del uno por ciento de las personas que vivían con el VIH en países de bajos y medianos ingresos tenía acceso al tratamiento.

El mundo ha superado las metas relacionadas con el sida del Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM), al detener y revertir la propagación del VIH. Ahora, con el objetivo de poner fin a la epidemia de sida para el 2030, como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), cada vez más países están acogiendo la estrategia de Respuesta Rápida.

"Acelerar la respuesta al sida en los países de bajos y medianos ingresos podría evitar 28 millones de nuevas infecciones y 21 millones de muertes relacionadas con el sida entre 2015 y 2030, y ahorrar 24.000 millones de dólares anuales en costos de tratamiento del VIH. La siguiente fase de la respuesta al sida debe tener en cuenta las nuevas realidades, oportunidades y pruebas, así como el contexto que cambia tan rápidamente y la nueva agenda de desarrollo sostenible. La respuesta al sida tiene una única prioridad para los próximos 15 años: poner fin a la epidemia de sida para el 2030", dice la publicación.

Por su parte, Onusida ha desarrollado un enfoque de respuesta rápida para alcanzar unos objetivos hasta el año 2020. "Los objetivos incluyen que el 90 por ciento de todas las personas que viven con el VIH conozcan su estado serológico respecto al VIH, que el 90 por ciento de las personas que sepan que tienen la infección tengan acceso al tratamiento y suprimir la carga viral del 90 por ciento de personas en tratamiento. También incluyen reducir las nuevas infecciones por el VIH en un 75 por ciento y alcanzar la cero discriminación".

Según la publicación, de los 36,9 millones de personas que viven con el VIH en todo el mundo, 17,1 millones no saben que tienen el virus, por lo que los servicios de pruebas del VIH deben llegar a ellos, y unos 22 millones no tienen acceso al tratamiento del VIH, entre ellos 1,8 millones de niños.

Para lograr los objetivos

De acuerdo con el documento en mención, se requieren inversiones iniciales importantes, aumento de la diversidad de fuentes de la inversión, así como mecanismos de ejecución innovadores y alianzas para garantizar que nadie se quede atrás, especialmente los adolescentes, los jóvenes y las poblaciones claves.

Este enfoque de Respuesta Rápida debe estar combinado con una agenda de justicia social que dé el primer lugar a las personas y se asegure de que las necesidades de salud y los derechos sexuales y reproductivos sean respetados y atendidos.

Este enfoque puede ser guiado a nivel nacional, pero se lleva a cabo a nivel local. La Respuesta Rápida requiere que ciudades, pueblos y comunidades se hagan cargo de sus respuestas al VIH analizando la naturaleza de su epidemia.

En Colombia VIH/Sida y muerte por Sida

Según el Boletín Epidemiológico semanal, emitido por el Instituto Nacional de Salud (INS), "a semana epidemiológica 45 de 2013 se notificaron 7.670 casos, para el 2014 se notificaron 8.854 casos y para el 2015 a semana 45 (noviembre 8 - noviembre 14) se han reportado 9.740 casos, lo que muestra un aumento entre el 2014 y 2015 del 10,01 por ciento (886 casos), tendencia que puede variar más por el ingreso de casos de manera tardía. A semana epidemiológica 45 de los 9.740 casos notificados 9.078 casos están en estadio VIH y Sida y 662 aparecen con condición final muerto", dice el boletín.

Contagio y prevención

Aunque no existe cura para esta infección los pacientes pueden tener control y llevar una vida sana y productiva con un tratamiento eficaz con fármacos antirretrovíricos.

Según la OMS, el VIH se puede transmitir a través relaciones sexuales vaginales, anales u orales con una persona infectada; transfusión de sangre contaminada o el uso compartido de agujas, jeringuillas u otros instrumentos punzantes; durante el embarazo la madre lo puede trasmitir al hijo, durante el parto y la lactancia.

El riesgo de infección por el VIH se disminuye limitando la exposición a los factores de riesgo. La OMS explica algunos métodos de prevención, que pueden ser combinados:

Uso de preservativos: el uso correcto de preservativos masculinos y femeninos durante las relaciones sexuales pueden evitar la propagación de enfermedades de transmisión sexual, entre ellas el VIH.

Pruebas de detección y asesoramiento en relación con el VIH y las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS): realizar pruebas de detección del VIH y otras ITS es recomendada para las personas expuestas a cualquiera de los factores de riesgo y, llegado el caso, acceder sin demora a los oportunos servicios de prevención y tratamiento. Se recomienda ofrecer pruebas de detección para el compañero sexual o para parejas.

Circuncisión masculina voluntaria practicada por personal médico: cuando corre a cargo de personal sanitario cualificado, reduce en aproximadamente un 60 por ciento el riesgo de que un hombre resulte infectado por el VIH al mantener relaciones sexuales heterosexuales.

Prevención basada en el uso de antirretrovíricos

Uso del tratamiento antirretrovírico como método de prevención: según ha confirmado un ensayo realizado en fecha reciente, cuando una persona VIH-positiva sigue un régimen terapéutico eficaz con antirretrovíricos, el riesgo de que transmita el virus a una pareja sexual no infectada se puede reducir en un 96 por ciento.

Profilaxis preexposición para la pareja VIH-negativa: ensayos realizados entre parejas serodiscordantes han demostrado que el consumo de antirretrovíricos por el sujeto VIH-negativo puede ser una medida eficaz para prevenir el contagio por el sujeto seropositivo. Es lo que se conoce como profilaxis preexposición.

Profilaxis postexposición al VIH: consiste en tomar antirretrovíricos, dentro de las 72 horas siguientes a la exposición al VIH para prevenir la infección. Este método suele recomendarse cuando un profesional sanitario se pincha con una aguja en el lugar de trabajo.

Eliminación de la transmisión del VIH de la madre al niño: Es posible prevenir casi totalmente esta clase de transmisión administrando antirretrovíricos tanto a la madre como al niño, y ello en todas las etapas en que pudiera producirse la infección.

Jeringas: exigir y usar siempre jeringas y agujas desechables en cualquier procedimiento; jeringas desinfectadas.

Profamilia recomienda: mantener un solo compañero o compañera sexual; hablar con la pareja sobre el sida y tener en cuenta el pasado sexual de cada uno; informarse acerca del VIH y el sida; tener en cuenta que el uso de otros métodos anticonceptivos no exime el uso del condón; en caso de requerir transfusión de sangre, verificar que tenga todas las pruebas de calidad y revisar la certificación del banco de sangre de la que provenga; asegurarse de que todos los procedimientos clínicos o quirúrgicos que le realicen cumplen con los requisitos mínimos de desinfección y esterilización exigidos por el Ministerio de Protección Social.

Datos

Según 'El Sida en cifras 2015' se calcula que en el África subsahariana hubo 1,4 millones de nuevas infecciones por el VIH en 2014. Una caída del 41por ciento desde el año 2000; en el Caribe, el número de nuevas infecciones por el VIH se redujo a la mitad entre 2000 y 2014; en Oriente Medio y África del Norte, el número estimado de personas que contrajo el VIH aumentó en un 26 por ciento entre 2000 y 2014; en América Latina, el número de nuevas infecciones por el VIH en 2014 fue un 17 por ciento menor que en 2000.

Se calcula que en el África subsahariana hubo un 34 por ciento menos de muertes relacionadas con el sida en 2014 que en el año 2000; en el Caribe entre 2000 y 2014 el número de muertes relacionadas con el sida en la región se redujo a menos de la mitad; en Oriente Medio y África del Norte, se calcula que las muertes relacionadas con el sida aumentaron más del triple entre 2000 y 2014; En América Latina las muertes relacionadas con el sida han disminuido en un 31 por ciento.