Mayo 27 de 2014

Frente al Cáncer de Cuello Uterino, prevenir es la clave.

• En Colombia nueve mujeres mueren al día por causa del cáncer de cuello uterino.

• El Virus del Papiloma Humano no produce dolor, molestias, ni síntomas que puedan indicar su presencia, sin embargo, en las mujeres puede detectarse oportunamente a través de la citología vaginal.

El Virus del Papiloma Humano VPH, es una infección de transmisión sexual frecuente que, puede afectar el cuello del útero, la vagina y el ano de las mujeres, y el pene y ano de los hombres.

Pero, ¿qué es VPH?, ¿cómo se transmite?, ¿cómo se puede prevenir?, ¿se puede curar?, son tan solo algunas de las preguntas que se formulan quienes escuchan hablar sobre él.

A comienzos de la década de los años 80, el científico alemán Harold Zur Hausen y la científica colombiana Nubia Muñoz lograron identificar y aislar los dos tipos de VPH más dañinos, el 16 y el 18 –que son los responsables del 90 por ciento del total de los cánceres de cuello de útero– y relacionarlos con la formación de tumores; este hallazgo potenció las investigaciones que concluyeron con el desarrollo de dos vacunas que proporcionan una protección superior al 95 por ciento contra la infección causada por los dos tipos de virus de mayor riesgo, para cáncer de cuello uterino.

Pues bien, empecemos por señalar que aunque cualquier persona que tenga contacto sexual con otra puede padecer el VPH, tienen mayor probabilidad de contraerlo quienes hayan tenido relaciones sexuales desde una edad temprana, varias parejas sexuales o una pareja sexual que haya tenido muchas parejas, es importante aclarar que tanto hombres como mujeres pueden contraerlo y transmitirlo.

Pese a que un 90 por ciento de los casos de cáncer de cuello uterino están asociados con el VPH, no siempre éste se convierte en cáncer. Existen diferentes tipos de VPH, los cuales forman dos grupos principales, los de bajo y los de alto riesgo, entre los primeros se encuentran aquellos que pueden causar cambios leves y transitorios tanto en los genitales femeninos, como masculinos, una característica de estos tipos de VPH es que se pueden manifestar con verrugas genitales.

Los VPH, de alto riego son aquellos que están estrechamente ligados al cáncer cervical y de pene, inicialmente no causan síntomas, pero provocan cambios en las células que de no ser tratados a tiempo pueden conducir al cáncer.

La clave es prevenir

Juan Carlos Vargas médico gineco obstetra y asesor científico de Profamilia, señala que "...para el tratamiento oportuno del VPH y la prevención del cáncer de cuello uterino es clave realizar la citología vaginal periódicamente y reclamar el resultado. El médico es quien indica, de acuerdo con la historia clínica de la paciente, la frecuencia con la que debe realizarse la citología vaginal, sin embargo, es importante que todas las mujeres, después de 3 años de haber comenzado la vida sexual o al cumplir 21 años, se realicen la citología una vez al año" señala el profesional de Profamilia.

Agrega que además de la citología es importante observar otras conductas que pueden disminuir el riesgo de contraer el VPH entre ellas se encuentra el uso adecuado del condón en todas las relaciones sexuales, el chequeo ginecológico frecuente, una dieta alimenticia rica en frutas y verduras, no fumar y ponerle limite responsable al número de parejas sexuales.

La vacuna

En Colombia están disponibles vacunas para niñas y mujeres desde los 9 años en adelante, que inmunizan contra las cepas más peligrosas del virus: la 16 y 18, responsables de cerca del 90 por ciento de los casos de cáncer de cuello uterino.

La vacuna contra el cáncer de cuello uterino, que se aplica en esquemas variables de vacunación dependiendo de la edad de la mujer, representa un avance importante para la salud. En ella está la esperanza de reducir significativamente la carga humana y económica que representa el cáncer de cuello uterino y las lesiones precancerosas.

El cáncer de cuello uterino se presenta mayormente en dos épocas de la vida de la mujer, entre los 30 y 35 años y alrededor de los 45 y 50. Se debe tener en cuenta que las adolescentes son un grupo de alta vulnerabilidad, según la Encuesta Nacional de Demografía y Salud ENDS-2010 realizada por Profamilia tres de cada diez adolescentes entre 15 y 19 años ha sido diagnosticada con alguna infección de transmisión sexual en los 12 meses.

¿Qué hacer cuando se ha detectado el VPH?

Actualmente no existe cura para la infección por VHP, pero sí se puede dar tratamiento a las lesiones y verrugas causadas por estos virus de ahí la importancia de acudir al profesional de la salud cuanto antes. Es importante resaltar que ningún tratamiento contra el VPH es cien por ciento efectivo.

Hoy los avances de la ciencia presentan nuevas alternativas para la prevención y tratamiento del VPH, pero es importante recordar que la clave está en el autocuidado, evitar conductas de riesgo, utilizar adecuadamente el preservativo y realizar periódicamente la citología vaginal, estos hábitos pueden ayudar a evitar riesgos y a tener una vida sexual segura y plena. Se debe tener en cuenta que existen factores de riesgo que pueden indicar la posibilidad de VPH, por ejemplo cuándo se ha tenido una infección de transmisión sexual-ITS o la persona es VIH positivo.

Investigadores han identificado más de 100 tipos de este agente, 13 de los cuales tienen la capacidad de incrementar, el riesgo de padecer este cáncer, del cual se registran 500 mil nuevos casos cada año en el mundo y por lo menos 273 mil muertes (3.300 de ellas en Colombia).

¿Cómo actúa el VPH?

En el momento del contacto con el virus, este se introduce dentro de las células del cuello uterino, pudiendo permanecer latente por varios meses o años; en determinado momento, el virus empieza a replicarse, afectando los núcleos celulares. Si se trata de un tipo viral 16 y 18, entre otros, produce severos cambios displásicos, llamados así por la alteración estructural celular, degenerando en una lesión premaligna o maligna.

El riesgo de cáncer asociado al VPH radica en su capacidad de incorporar su material genético en el de la célula que infecta. Es su manera de esconderse del sistema inmune. Pero los efectos de esa integración en el funcionamiento de la célula son aún peores. Los genes del VPH promueven que éstas empiecen a dividirse indefinidamente sin control alguno. El resultado, un tumor que puede aparecer en cualquier momento, aun varios años después de la infección.

¿Qué otros problemas de salud genera?

Además del cáncer de cuello uterino, distintos tipos de este virus pueden causar el desarrollo de células cervicales anormales y verrugas genitales. También se ha relacionado con cáncer escamocelular de la garganta, con lesiones neoplásicas (tumores) anorectales y algunos tipos de cáncer de pene.

¿Quiénes pueden infectarse con este virus?

Toda persona con actividad sexual puede adquirirlo por esta vía. El VPH es un agente altamente contagioso, de modo tal que la probabilidad de infectarse al exponerse a él una sola vez, es alta.

¿Toda persona que se infecta desarrolla cáncer o verrugas?

Por fortuna en la mayoría de los casos el sistema inmunológico de las personas logra contrarrestar el VPH; algunos tipos del virus como el 6 y el 11, considerados de bajo riesgo, causan el desarrollo de verrugas genitales y provocan cambios celulares en el cuello uterino (lesiones benignas o de bajo grado).

¿Es cierto que la infección por VPH no causa síntomas?

Sí, razón por la cual muchas mujeres solo se enteran que tienen una infección cuando reciben los resultados de la citología. Análisis microscópico de las células que normalmente se desprenden del cuello uterino y se obtienen mediante la toma de la citología vaginal, un procedimiento sencillo realizado, por un profesional de la salud. Esa es la razón por la cual es muy importante que toda mujer acuda periódicamente a esta prueba.

Aparte de la citología, ¿qué otros cuidados pueden adoptarse para reducir el riesgo de infección?

Dado que el virus se transmite, fundamentalmente, por contacto genital, la medida más recomendada es la práctica de sexo seguro; este incluye la limitación en el número de parejas sexuales y el uso de condón que, si bien no ofrece total protección contra el virus (pues no cubre todas las áreas de la región genital), sí disminuye el riesgo.

Más información:

Línea gratuita: 01 8000 110 900

Página web www.profamilia.org.co

Oficina de Comunicaciones 339 0900 ext. 112

comunicaciones@profamilia.org.co

Cifras ENDS 2010:

Solo la cuarta parte de las mujeres sabe que existen vacunas para prevenir el VPH, este conocimiento es mayor entre las mujeres con 1 a 3 hijos, y mujeres con educación superior, residentes en zonas urbanas especialmente en Bogotá. En este grupo de mujeres menos del 1% se ha aplicado la vacuna.

 

Mujeres entre 18 y 69 años

 

Se realiza la citología cada año                

61%

Cada 3 años

6%

Solo una vez en la vida

12%

Nunca se la ha realizado 

10%

 

Mujeres y resultados

 

No reclamó los resultados de la citología

9%    

No le interesa el resultado

33%

La institución no se lo entregó

30%

No los reclamó por temor a que le digan que tiene cáncer

2%

Reclamó los resultados de la citología

91%

Resultados anormales

4%

Se les realizó colposcopia/biopsia

2%