Febrero 18 de 2013

‘Es riesgoso pensar que entregar el subsidiado a Secretarías de Salud es la mejor solución’: rector universidad CES .

Un llamado a la prudencia con respecto a la propuesta que están trabajando el Ministerio de Salud y Protección Social y los secretarios del sector de asumir las funciones que hoy tienen las EPS-S hizo el humanista y médico José Maya, rector de la Universidad CES, que con su visión académica promueve la investigación y la innovación y comparte su tiempo y conocimientos con la comunidad a través de la docencia en posgrados y maestrías en diferente universidades del país.

Así Vamos en Salud: ¿Qué opinión le merece la propuesta de entregar el manejo del Régimen Subsidiado a los entes territoriales?

José Maya: En principio, podría atenderse esta propuesta a manera de ensayo y con una buena monitoria externa y confiable, dado que la mayoría de las administradoras del Régimen Subsidiado han sido ineficientes, con malas prácticas administrativas y, en muchos casos, se ha detectado corrupción y defensa de otros intereses diferentes a los de la salud de sus afiliados.

Sin embargo, es muy riesgoso pensar que es la mejor solución. Hay que actuar con cautela y probarla adecuadamente, también realizar un análisis del sistema antes de la ley 100, porque muchas Secretarías no se han caracterizado por ser las más eficientes y tienen el riesgo de la politiquería. Sin embargo, sí tienen más credibilidad que los actuales administradores del Régimen Subsidiado. Si se les hace una monitoria externa estricta por parte de un organismo de gran credibilidad, es posible que se logre que estos entes territoriales cumplan adecuadamente la función de garantizar los servicios de salud con calidad y de manera oportuna.

AVS: De ser puesta en práctica ¿cree que sea una buena herramienta para combatir la corrupción y la crisis financiera en las IPS?

JM: No. No se blinda al sistema del riesgo de corrupción. Podría mejorarse si, en vez de recibir los recursos por adelantado y sin control del gasto, se asignara un porcentaje del recaudo para administración y todos los demás recursos fueran a los prestadores para entrega de servicios en condiciones adecuadas.

Tampoco es la solución para la crisis financiera de EPS e IPS. Se requiere afinar en estudios de costos, demanda de servicios, blindar el POS de mecanismos que lo vayan acrecentando sin control (vía Ley Estatutaria) y de todos aquellos que nos permitan una UPC que razonablemente permita cubrir los costos promedio de los servicios prestados. Si no controlamos el gasto administrativo de las EPS, cada vez más recursos irán a otros fines, incluyendo burocracia y mecanismos que busquen mejor rentabilidad de la empresa en detrimento de la prestación de los servicios y de las IPS.

Las EPS deberían ser solo entidades sin fines de lucro, con alta credibilidad demostrada y que estén dispuestas a trabajar con márgenes pequeños para su administración y generación de excedentes. El Estado, a través de empresas de orden nacional como Caprecom, no ha hecho bien esta labor y por ello debería abandonarse el esquema de una empresa nacional-estatal que maneje los recursos, ya que entre la politiquería y la corrupción acaban con ella. El tema de la corrupción no tiene una solución sencilla sino que requiere de múltiples abordajes que aminoren el riesgo.

AVS: La propuesta plantea que cada Secretaría se encarga de prestar el servicio en su territorio pero, ¿no es posible que unas sean mejores que otras? ¿Afectaría los índices de salud pública?

JM: Los entes territoriales departamentales y algunos de capitales con mayor capacidad administrativa, como los de Medellín y Bogotá, podrían manejar estos recursos e ir asumiendo el manejo de la salud de su territorio. Los otros, deberán tener acompañamiento del Ministerio y de entes privados serios y de alta credibilidad que los acompañen.

El Ministerio debería focalizar en estos últimos, recursos y mecanismos adicionales para lograr equidad en la asignación y en los resultados, para así evitar esas diferencias tan grandes entre la salud de una población y la de otra región.

AVS: ¿Qué requieren las Secretarías para asumir este reto?

JM: Son necesarias diferentes áreas técnicas con muy buena formación en aseguramiento y manejo financiero, para que logren realizar una buena labor.

También considero que, por encargo del Ministerio, necesitan el apoyo de algunos organismos del sector privado como Cámaras de Comercio, Universidades acreditadas y reconocidas, ONG con alto nivel de legitimidad en la sociedad, entre otros entes, para hacer que el proceso sea más transparente y eficiente, y así hacer un constante monitoreo de la utilización de los recursos y sus resultados en salud, lo que implicaría una disminución del riesgo en corrupción.

Además se requiere una excelente capacitación técnica del personal de las Secretarías para evitar su fracaso por incompetencia en el manejo. Igualmente, se requieren medidas para monitorear el desempeño de las IPS y de esa manera evitar la inducción de demanda innecesaria, problemas de seguridad, de calidad. Con esto se lograría estimular una eficiente utilización de los recursos y unos buenos desenlaces en salud que deberían ser privilegiados en el pago.