Abril 20 de 2015

Enfermedades crónicas, una epidemia según la OMS

Cardiovasculares (por ejemplo, los infartos de miocardio o accidentes cerebrovasculares), cáncer, respiratorias crónicas (por ejemplo, la neumopatía obstructiva crónica y el asma) y diabetes son los cuatro tipos de Enfermedades No Transmisibles que están matando a la población de todo el mundo. Colombia no es la excepción. Estilos de vida saludable, la mejor manera de prevenirlas.

Hace diez años, la Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró que en 2015, del total de defunciones en todo el mundo (58 millones), 36 millones serían por enfermedades crónicas o Enfermedades No Transmisibles (ENT), es decir, 60.3 %. Esa cifra correspondía al doble del número de defunciones por todas las enfermedades infecciosas (incluidas VIH/SIDA, tuberculosis y malaria), las enfermedades maternas y perinatales y las carencias nutricionales.

Por eso, la OMS les propuso a los gobiernos una reducción anual adicional de 2% en las tasas mundiales de mortalidad por enfermedades crónicas durante los siguientes 10 años. "Así se evitarán 36 millonesde muertes prematuras de aquí a 2015. Disponemos ya de los conocimientos científicos necesarios para alcanzar esta meta", les dijo entonces.

Pues bien, llegó el 2015 y hoy mueren en el mundo por causa de estas enfermedades 38 millones de personas, contando con que se mantenga la estadística de 2012, que es la última que se tiene, es decir, dos millones más en los cálculos de la OMS de hace una década. Ese número, además, corresponde hoy al 68% de todas las defunciones juntas. Subimos en 8 puntos porcentuales los fallecimientos por ENT, en vez de bajar, como fue el llamado de la organización.

"Se requieren urgentes medidas gubernamentales para alcanzar las metas mundiales fijadas con miras a reducir la carga de enfermedades no transmisibles (ENT) y prevenir los 16 millones de defunciones prematuras (antes de los 70 años) por cardiopatías y neumopatías, accidentes cerebrovasculares, cáncer y diabetes", señala el boletín de prensa de la OMS que dio a conocer el último informe de la Organización Mundial de la Salud 2014, el cual fue presentado en enero pasado. Cuenta con información a 2012 de 194 países, entre ellos Colombia.

"La comunidad mundial tiene la oportunidad de cambiar el curso de la epidemia de ENT", dijo la directora general de la OMS, doctora Margaret Chan, quien además aseguró que con una inversión de apenas 1 a 3 dólares por persona al año, los países pueden reducir las tasas de morbilidad y mortalidad por ENT. "En 2015, cada país debe fijar objetivos nacionales y aplicar medidas eficaces en relación con los costos. Si no lo hace, tarde o temprano se seguirán perdiendo millones de vidas", resaltó.

Según estimaciones de este organismo, en condiciones de normalidad, entre 2011 y 2025 las pérdidas económicas acumuladas debidas a las ENT en los países de ingresos bajos y medianos (como el nuestro)ascenderán a 7 billones de dólares. La OMS calcula que el costo de reducir la carga mundial de las ENT es de 11.200 millones de dólares por año, que significan la cantidad mencionada: entre 1 y 3 dólares por persona al año.

"Las altas tasas de defunción y morbilidad, especialmente en los países de ingresos bajos y medianos son un reflejo de la inversión insuficiente en intervenciones costo eficaces relacionadas con las ENT", dice la OMS, y recomienda que, a partir de 2015, todos los países pasen del compromiso a la acción mediante el establecimiento de metas nacionales y la aplicación de intervenciones que supongan "inversiones óptimas".

¿Qué son las enfermedades crónicas o ENT?

Según la OMS y la Organización Panamericana de Salud (OPS), las enfermedades no transmisibles (o crónicas) son afecciones de larga duración con una progresión generalmente lenta.

"Son enfermedades para las cuales aún no se conoce una solución definitiva y el éxito terapéutico consiste en tratamientos paliativos para mantener a la persona en un estado funcional, mediante el consumo constante de fármacos (...); dichas enfermedades, hoy por hoy, son las causantes de la mayoría de muertes y de discapacidades mundiales", explica el Instituto Nacional de Salud (INS).

Como señala el Ministerio de la Salud y Protección Social, los cuatro tipos principales de enfermedades no transmisibles son:

- Las enfermedades cardiovasculares (por ejemplo, los infartos de miocardio o accidentes cerebrovasculares).

- El cáncer.

- Las enfermedades respiratorias crónicas (por ejemplo, la neumopatía obstructiva crónica y el asma).

- Diabetes.

De los cuatro, según el informe de la OMS 2014, el tipo que produce el mayor número de muertes en todo el mundo son las cardiovasculares. Colombia está en esa línea. Según el estudio Estimación de la carga de enfermedad para Colombia, 2010, que hace algunos unos días presentó el Centro de Proyectos para el Desarrollo de la Universidad Javeriana (Cendex), los 219.041 fallecimientos que se dieron en el país en 2010 (57 % de los cuales fueron en hombres y 43 %, en mujeres), fueron en su gran mayoría por ENT y de ellas la primera causa fue la cardiopatía isquémica. Esta enfermedad "fue y ha sido un evento que afecta principalmente a las personas de 60 y más años", señala el informe.

De igual forma indica que la tercera causa de mortalidad global correspondió a los eventos cerebros vasculares (ECV), con una tasa de 33.3 por cada 100.000 habitantes.

"Se observa un aumento del peso de cargapor enfermedades crónicas; enfermedades neuropsiquiatricas y laenfermedad hipertensiva en particular. Estos resultados sustentannuevamente el desarrollo gradual y constante de la dinámica poblacionalhacia el envejecimiento, lo cual debe llamar la atención delos tomadores de decisiones en relación a la política pública, puestoque lo anterior puede significar un importante aumento en los costosde atención en salud a pacientes con enfermedades crónicas", señala el estudio de la Javeriana.

El informe además recuerda que la OPS ha insistido en que los pacientes con ENTdeben tener el cuidado apropiado, algo que no ocurre, puesto que aproximadamente la mitad de ellos son diagnosticados, pero solo la mitad son tratados.

"En promedio, solo una de diez condiciones crónicas es tratada satisfactoriamentedebido, entre otras cosas, a las dificultades en elacceso al cuidado médico y a barreras financieras. Por lo anterior, la OPS propone el Modelode Cuidado Crónico (MCC), el cual se centra en la vinculación depacientes informados y activos con equipos de salud dinámicos ybien entrenados. El tamizaje y los programas ambulatorios de saludson algunos ejemplos de intervenciones efectivas", señala.

Como lo indica el Plan de acción mundial para la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles 2013-2020, existenotras enfermedades de importancia para la salud pública que están estrechamente relacionadas con loscuatro tipos principales de enfermedades no transmisibles, entre ellas: i) otras enfermedades no transmisibles(renales, endocrinas, neurológicas, hematológicas, digestivas, hepáticas, cutáneas, musculoesqueléticas y bucodentales),ii) los trastornos mentales, iii) las discapacidades, en particular la ceguera y la sordera y iv) los efectosde la violencia y los traumatismos.

¿Qué hacer para prevenirlas?

El Plan de acción mundial para la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles 2013-2020 fue concebido para reducir en 25 % al 2025, el número de defunciones prematuras por las ENT. Para lograrlo, presenta nueve metas mundiales voluntarias que abordan los factores de riesgo de ENT, en particular el consumo de tabaco, la ingesta de sal, la inactividad física, la hipertensión y el consumo nocivo de alcohol.

Las nueve metas mundiales relativas a las ENT son:

Meta 1: Reducción relativa de la mortalidad general por enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes o enfermedades respiratorias crónicas en un 25%.

Meta 2: Reducción relativa del uso nocivo del alcohol en al menos un 10%, según proceda, en el contexto nacional.

Meta 3: Reducción relativa de la prevalencia de actividad física insuficiente en un 10%.

Meta 4: Reducción relativa de la ingesta poblacional media de sal o sodio en un 30%.

Meta 5: Reducción relativa de la prevalencia del consumo actual de tabaco en un 30% en las personas de 15 años o más.

Meta 6: Reducción relativa de la prevalencia de hipertensión en un 25%, o contención de la prevalencia de hipertensión, en función de las circunstancias del país.

Meta 7: Detención del aumento de la diabetes y la obesidad.

Meta 8: Tratamiento farmacológico y asesoramiento (incluido el control de la glucemia) de al menos un 50% de las personas que lo necesitan para prevenir ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Meta 9: 80% de disponibilidad de tecnologías básicas y medicamentos esenciales asequibles, incluidos los genéricos, necesarios para tratar las principales ENT, en centros tanto públicos como privados.

En el informe 2014, la OMS describe la necesidad de que los gobiernos hagan "inversiones óptimas", o "costoeficaces", entre las que están la prohibición de todas las formas de publicidad del tabaco, la sustitución de las grasas trans por grasas poliinsaturadas, la limitación o prohibición de la publicidad del alcohol, la prevención de los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares, la promoción de la lactancia materna y la prevención del cáncer cervicouterino mediante la realización de pruebas de detección.

Entre los ejemplos que resalta el informe están:

Turquía: fue el primer país en aplicar todas las medidas de inversiones óptimas con miras a reducir el consumo de tabaco. En 2012 el país aumentó el tamaño de las advertencias sanitarias en las etiquetas para que cubriesen el 65% de la superficie total de cada producto de tabaco. En la actualidad, los impuestos a esos productos representan hasta el 80% del precio total de venta al público y están totalmente prohibidas las actividades de publicidad, promoción y patrocinio en todo el país. En consecuencia, entre 2008 y 2012 las tasas de consumo de tabaco en Turquía registraron una disminución relativa del 13.4%.

Hungría: aprobó una ley en virtud de la cual se gravan los ingredientes de alimentos y bebidas que entrañen un alto riesgo para la salud, por ejemplo, azúcar, sal y cafeína. Un año después, el 40% de los fabricantes cambiaron la composición de sus productos a fin de reducir los ingredientes gravables; las ventas bajaron un 27% y el público consumió un 25-35% menos de esos productos.

Argentina, Brasil, Canadá, Chile y Estados Unidos: han fomentado la reducción de sal en los alimentos envasados y el pan. Argentina ya ha conseguido reducir en un 25% el contenido de sal en el pan.

Las cifras en Colombia

Ninguna medida de Colombia es resaltada en el reciente informe de la OMS de 2014, pero señala que en el país la probabilidad de muerteentre los 30 y 70 años, a causa de los cuatro tipos de ENT, para el año 2010 era de 13.3 % y en2012 bajó casi un punto: 12.4%.

A su vez, en el 2012, la mortalidad por ENT en menores de 70 años se distribuyó de la siguiente manera: 48.4 % en hombres y 43.2% en mujeres, según este mismo informe.

El Ministerio de Salud y Protección Social tiene 'El decálogo de las conductas saludables para evitar y controlar las enfermedades no transmisibles'[RRI1] , en el que están no fumar, alimentarse sanamente, mantenerse en forma, controlar el peso, evitar el uso nocivo del alcohol y conocer los datos personales de glicemia, tensión, entre otros.

Revisando estadísticas sobre los hábitos que implican riesgos se encuentra:

Según el Estudio Nacional de Consumo de Sustancias Psicoactivas en Colombia – 2013, realizado por el Ministerio de Justicia y del Derecho, Observatorio de Drogas de Colombia y el Ministerio de Salud y Protección Social, con el apoyo de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD) de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y la Embajada de los Estados Unidos en Colombia.

Cigarrillo:

42.1% de las personas encuestadas declaró haber fumado tabaco/cigarrillo alguna vez en la vida (53.6% de los hombres y 31.2% de las mujeres). Sin embargo, solo el 12.9% había usado esta sustancia al menos una vez en los últimos 30 días (18.8% de los hombres y 7.4% de las mujeres) y se consideraba consumidores actuales. Esta cifra equivale a un poco más de tres millones de fumadores en el país.

87.6% de la población considera de gran riesgo el hábito de fumar, más las mujeres que los varones y se incrementa a medida que la población es mayor de edad, es decir, los adolescentes son los que menor percepción de riesgo tienen y representan el 83%.

Bebidas alcohólicas:

87 % de los encuestados declaró haber consumido alguna vez en la vida y 35.8 % manifestó haber consumido en los últimos 30 días (lo que equivale a 8.3 millones de personas). Mientras el 46.2% de los hombres manifestó haber consumido alcohol en el último mes, entre las mujeres la cifra fue 25.9%.

La mayor tasa de uso de alcohol (49.2%) se presenta entre los jóvenes de 18 a 24 años. Seguida por los de 25 a 34 años (45.4%). Los adolescentes de 12 a 17 años son quienes menor tasa de consumo presentan: 19.3%.

El consumo de bebidas alcohólicas es mayor conforme aumenta el nivel socioeconómico de la población, pasando del 32% en el estrato más bajo al 42% en el estrato más alto.

En cuanto al consumo de bebidas alcohólicas, 87% de los encuestados declara haber consumido alguna vez en la vida, y 35.8% manifiesta haber consumido en los últimos 30 días (lo que equivale a 8,3 millones de personas). Se observan claras diferencias por sexo: mientras el 46.2% de los hombres manifiesta haber consumido alcohol en el último mes, entre las mujeres la cifra es del 25.9%.

En términos de la edad, la mayor tasa de uso actual de alcohol, del 49.2%, se presenta entre los jóvenes de 18 a 24 años, y con un valor del 45.4% se define el consumo entre los jóvenes de 25 a 34 años. Le sigue el grupo de 35 a 44 años y luego los de 45 a 65 años. La diferencia entre estos es de 10 puntos de porcentaje. Los adolescentes de 12 a 17 años son quienes menor tasa de consumo presentan, del 19.3%.

83% de las personas encuestadas mostró amplia percepción de riesgo frente al consumo frecuente de alcohol. Entre las mujeres esta percepción se incrementó al 88% y decae entre los varones al 78%. En cuanto a los grupos de edad, los adolescentes tienen la menor percepción de gran riesgo (76%).

Obesidad:

Como señala el Reporte anual 2012 de Así Vamos en Salud, en Colombia, según la Encuesta Nacional de Situación Nutricional ENSIN 2010, la prevalencia de exceso de peso presenta una tendencia ascendente en los últimos 5 años, pasando de 46% en el 2005 a 51,2% en el 2010, lo que implica que más de la mitad de la población entre 18 y 64 años presentó algún grado de exceso de peso. A pesar de que tanto el sobrepeso como la obesidad aumentaron, cabe resaltar que hubo un aumento mayor en el porcentaje de obesos (2.8 puntos porcentuales). El exceso de peso es más prevalente en las mujeres (55. 2% mujeres, 45.6 % hombres) y por grupo de edad de 53 a 57 años.

El exceso de peso en adultos fue más prevalente en la población clasificada en los niveles de SISBEN más altos (53.5% en los niveles 4 o más, frente a 47.1% en el nivel 1). Por zona se presenta una mayor prevalencia de obesidad en la población de la zona urbana (17.2%). Respecto al sobrepeso o pre obesidad, la prevalencia fue del 34.6% siendo el grupo de 48 a 52 años el más afectado. Los departamentos con mayores prevalencias de obesidad (por encima del 19.8%) son Vichada, Meta, Huila, Casanare, Arauca, Guainía, Tolima, Caquetá, Guaviare y San Andrés y Providencia, este último con una prevalencia del 26.6%

Datos de la OMS 2014 para reflexionar

• El 80% de las muertes por enfermedades crónicas se dan en los países de ingresos bajos y medios, y estas muertes afectan en igual número a hombres y mujeres.

• La amenaza es cada vez mayor: el número de personas, familias y comunidades afectadas está aumentando.

• Esta amenaza creciente constituye una causa subestimada de pobreza y dificulta el desarrollo económico de muchos países.

• La amenaza que suponen estas enfermedades se puede superar a partir de los conocimientos que ya tenemos.

• Las soluciones son eficaces y además altamente costoeficaces.

• Para tener éxito se requiere una acción amplia e integrada a nivel de país, dirigida por los gobiernos.

• Las ENT causan actualmente más muertes que todas las otras causas combinadas. Se prevé que pasará de 38 millones de personas en 2012 a 56 millones en 2030.

• Las cuatro principales categorías de enfermedades no transmisibles (cardiovasculares, cáncer, respiratorias crónicas y diabetes) son responsables del 82 % de las muertes por ENT.

• Aproximadamente el 42 % de todas las muertes por ENT a nivel mundial se produjo antesde los 70 años; 48 % de las muertes por ENT en países de ingresos bajos y medios y 28% en países de ingresos altos donde se produjo en menores de 70 años.

• La primera reunión de alto nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre ENT tuvo lugar en 2011 y dio lugar a la adopción de una declaración política que otorgaba suma importancia a la prevención y el control de las ENT en la agenda para el desarrollo. La segunda reunión de alto nivel se celebró en 2014, y en ella los países se comprometieron a establecer metas nacionales sobre ENT en 2015. En 2018 la Asamblea General de las Naciones Unidas convocará una tercera reunión de alto nivel para examinar los progresos nacionales hacia el logro de las metas mundiales voluntarias para 2025.