Febrero 26 de 2016

El último tramo de la vida

La vida es un viaje en el mar del tiempo. Sabemos cuándo y dónde comienza, pero es incierto cuándo, dónde y cómo termina. 

Foto: Tomada de www.salud180.com

La etapa de la vejez, es quizá una de las épocas de la vida de las personas a las que por un lado algunas añoran y otras no tanto por todo lo que a su alrededor, aspectos y circunstancias cambian. El artículo "El último tramo de la vida", escrito por Oscar Echeverri, Presidente de la Junta Directiva de la Fundación Antonio Restrepo Barco, nos explica cómo enfrentar de una mejor manera ese último tramo de la vida, pues a "pesar de los avances en cuidados médicos en la vejez, no es fácil encontrar ayudas sobre cómo vivir los últimos años que quedan en la vida. La curva de aprendizaje que hemos recorrido a lo largo del viaje se suspende abruptamente al llegar la jubilación o el retiro, a menos que cada quien encuentre la manera de aprender a vivir ese tramo desconocido que es el fin de la existencia", señala.

Llegar bien es la clave para tomar con tranquilidad y empoderamiento esta época, así lo explica Echeverri "durante el viaje es muy importante enfrentar el último tramo del viaje con salud y medios económicos adecuados para sortear los cambios que traen la jubilación o el retiro. Comenzar con hábitos saludables desde joven o adquirirlos de inmediato: ejercicio, dieta sana, dormir suficiente, moderar el alcohol, y dejar el tabaco. Nunca es tarde para empezar: dejar de fumar a los 60 años de edad disminuye 50% el riesgo de morir prematuramente. En lo económico, habrá menos oportunidades de ser útil a pesar de la experiencia y el conocimiento acumulados, pues competimos con una sociedad que prefiere a los jóvenes en el mercado de trabajo. Por eso, una condición que debemos adoptar es la austeridad, que supone vivir dignamente con menos ingresos; prescindir de cosas innecesarias, suntuosas, superfluas, favorece el ahorro y alivia el reajuste económico que puede traer consigo la jubilación o el retiro. Puede ser conveniente considerar, si el "nido ha quedado vacío", cambiar la vivienda y conseguir ahorros sustanciales".