Agosto 25 de 2014

Depresión y suicidio de las personas mayores: ¿una realidad prevenible?

  • ​Según proyecciones del Dane, en Colombia hay 5.146.251 personas de 60 años y más, es decir, un 10,8% de la población del país, grupo al que se le debe prestar una mayor atención ya que sigue siendo víctima del maltrato y la violencia.
  • Entre enero de 2013 y abril del 2014 casi 9 mil adultos mayores fueron víctimas de alguna agresión. En ese mismo periodo, 595 fueron víctimas de homicidio y 276 se suicidaron, según estadísticas del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses.
  • En 2013 se suicidaron en promedio 17 personas cada mes: siete hombres por cada mujer. De enero a abril de 2014se reportaron 68 suicidios: 64 hombres y 4 mujeres.

El pasado 15 de junio se celebró el Día mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, y la Fundación Saldarriaga Concha presentó este informe especial con el fin de llamar la atención sobre esta problemática y hacer dar a conocer la relación entre la depresión y el suicidio con el maltrato y la violencia contra las personas mayores.

Octavio Restrepo* es uno de los miles de colombianos mayores de 60 años que ha manifestado ser víctima del maltrato, ha experimentado la depresión y ha atentado contra su propia vida.

"Desde que unos familiares comenzaron a recriminarme el pasado constantemente y a agredirme verbalmente, comencé a deprimirme, a sentir culpa por la separación de mis padres y otros hechos de la juventud. Lo peor es que quienes hacen esto en contra mía, son mis hermanos y aunque no viven conmigo sus palabras me afectan mucho.

He tenido en dos ocasiones la idea de suicidarme y así terminar con esta cadena de reclamos que pensé que se habían quedado en el pasado. La primera vez hice la carta de despedida e intenté comprar una pistola, pero personas cercanas me detuvieron. La situación con mi familia empeoró y hace pocos meses compré un veneno, que no me tomé gracias a alguien que al verme tan mal me llevó a la clínica psiquiátrica en la que hoy me atienden. Si no fuera por Dios, por mi esposa y por la red de amistades que me han apoyado en este proceso, no estaría contando esta historia, porque sentir una tristeza intensa, culparse, llorar y no parar, no motivarse con nada y hasta llegar al autoabandono, es una situación en la que se necesita ayuda no solo profesional sino también de esas personas cercanas", dice Restrepo.

*Nombre cambiado para proteger la identidad del entrevistado.

El 28,5% de los mayores de 60 años en Bogotá padece de depresión y ésta aumenta con la edad, siendo las mujeres las más propensas a desarrollarla.
Fuente: Estos datos provienen de la Encuesta de Salud, Bienestar y Envejecimiento SABE Bogotá 2013, aplicada a 2000 personas de la capital del país de 60 y más años, realizada por el Instituto de Envejecimiento de la Universidad Javeriana, con el apoyo de Colciencias.

La depresión es una de las principales enfermedades que se presentan en las personas mayores y que puede tener en muchas ocasiones consecuencias fatales como el suicidio, el cual a través de los años ha venido teniendo un incremento a nivel mundial. Ésta se manifiesta principalmente como un estado de tristeza profunda que no tiene una aparente razón y que va acompañada de un sentimiento de impotencia e inutilidad, y es en ese estado que la idea de suicidio se empieza a considerar como una opción apropiada.

Investigaciones realizadas en países desarrollados muestran que la depresión y otras patologías afectivas como las manías y la ansiedad, son más frecuentes en las personas mayores maltratadas que en sus pares no maltratados. Aunque no se puede determinar si las condiciones son preexistentes o consecuencia del maltrato, existen síntomas asociados a éste, como los sentimientos de impotencia, alienación, culpa, vergüenza, temor, ansiedad, negación y el estrés postraumático.

Personas mayores se suicidan dos veces más que otros grupos de población

Lina María González, médico psiquiatra y Líder de Vida Saludable de la Fundación Saldarriaga Concha señala que "Si bien el suicidio se presenta en los diferentes grupos etarios, se han incrementado los casos en la población adulta mayor, con casi el doble de frecuencia en las personas mayores que en la población general, en relación a las tasas poblacionales".

"El suicidio en el adulto mayor está asociado, entre otros, a las pérdidas de redes de apoyo, ausencia del cónyuge, presencia de trastornos del afecto, particularmente trastorno depresivo, pérdidas y/o limitaciones económicas, así como el maltrato evidenciado no sólo en el maltrato físico, sino también en el maltrato psicológico, la negligencia, el abandono, entre otros", añade la doctora González.

De enero a abril del 2014 se presentaron 68 casos de suicidio, de los cuales el 94% corresponden a hombres, cifra que se asemeja a lo ocurrido durante 2013, en donde hubo aproximadamente 17 suicidios al mes: siete hombres por cada mujer. 
Fuente: Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses (Grupo Centro de Referencia Nacional sobre Violencia).

Las tasas de suicidio en las personas mayores varían entre las culturas, sin embargo, información de la Organización Mundial de la Salud revela el aumento de la prevalencia de éste con la edad. En el caso de los hombres, la tasa asciende del 19,2 por cada 100 mil habitantes entre los 15 y 24 años al 55,7 por cada 100 mil habitantes entre los mayores de 75 años. En las mujeres, los valores correspondientes ascienden a 5,6 por cada 100 mil y a 18,9 por cada 100 mil, respectivamente.

Existe una estrecha asociación entre el suicidio y las enfermedades psiquiátricas, particularmente la depresión. De acuerdo con la psiquiatra Lina María González, la conducta suicida en las personas mayores puede describirse bajo los términos de idea suicida, intento de suicidio y suicidio.Así mismo la prevalencia de pensamientos suicidas en quienes tienen enfermedades mentales asciende al 4%.

El doctor Carlos Cano, médico geriatra, director del Instituto de Envejecimiento de la Pontificia Universidad Javeriana, señala que en Colombia el suicidio tiene relevancia tanto para jóvenes, como para los viejos, siendo estos últimos más efectivos en los intentos de suicidio.

La familia: donde más se maltrata a las personas mayores

El maltrato o la violencia contra la persona mayor, pueden ser de tipo físico, psíquico, económico (financiero, patrimonial, material), sexual, por negligencia o abandono. Sin embargo, el maltrato psicológico es el más frecuente de todos y empieza con la indiferencia y abandono al adulto mayor en su propia casa.

Los resultados de la Encuesta SABE Bogotá 2013 revelan que de las personas encuestadas el 41,9% ha sido víctima de la agresión y de ellas un 31,7% han sido víctimas de agresión por parte de un familiar, siendo ésta una cifra preocupante. Mientras el 12,9% de estas personas reporta que el agresor es un familiar que vive con ellos, un 18,8% señala que es un familiar que vive en otro lugar. Así mismo, un 23% reportó que el agresor es un habitante de la comunidad y un 6,9% que corresponde a un actor al margen de la Ley.

Causas del maltrato a las personas mayores:
El maltrato es un asunto relacionado con la cultura, la educación y como se vive en la sociedad. Se asocia particularmente al manejo que le damos a las situaciones relacionales, así como también al agotamiento del cuidador, a la falta de reconocimiento del adulto mayor y a la perspectiva de 'mejoría y entendimiento' a través de la agresión.
Lo propician factores como:
-Falta de educación sobre envejecimiento y vejez.
-Falta de promoción de derechos y legislación.
-Falta de mecanismos efectivos para la detección del maltrato.
-Falta de reconocimiento del anciano en la sociedad.
-Omisión de las denuncias.

De los agredidos el 45,9% son hombres y el 39% mujeres y manifestaron que las agresiones más frecuentes fueron en su orden: El 22,7% es víctima de expresiones ofensivas o insultos, el 17% de lesiones personales o agresión física, el 2,5% de abuso sexual, el 19,1% de atraco y el 3% de secuestro.

Mientras el 63,3% de los agredidos busca apoyo en una institución (hospitales, comisarías, entre otras), el 15,9% prefiere acudir a un familiar y el 10,2% a los amigos.

De las personas que no acudieron a poner la denuncia, el 26% no cree en la justicia, para el 23,4% la agresión es parte de la vida, el 17,8% no sabe dónde acudir, el 13% tiene temor a recibir más golpes y el 3,5% tiene miedo a ser abandonadas.

Por su parte, Estadísticas del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses muestran que de las agresiones a las personas mayores, en 2013 se presentaron: 1210 casos de violencia al adulto mayor,337 casos de violencia de pareja, 41 casos de violencia entre otros familiares y 4740 de eventos de violencia interpersonal.

De acuerdo con el reporte, durante 2013 y hasta abril del 2014 casi 9 mil adultos mayores fueron víctimas de alguna agresión. En ese mismo periodo, 595 fueron víctimas de homicidio y 276 se suicidaron.

Con relación a la violencia no fatal hacia la persona mayor en el contexto intrafamiliar, las cifras indican que ésta disminuye a medida que la edad avanza, con un mayor número de registros en el rango de edad de 60 a 64 años y el menor en el de 80 y más. Con respecto a las regiones, Valle del Cauca presentó las cifras más altas de homicidio en personas mayores tanto para los años 2013 y de enero a abril del 2014, con 109 y 26 casos respectivamente, seguido por Antioquia y Bogotá (Ver anexos).

Una realidad que se puede cambiar

Frente a la evidencia de que la mayoría de eventos de violencia contra las personas mayores se producen en el seno de las familias y por parte de algunos cuidadores, es fundamental tener en cuenta el entorno que rodea a la persona y la forma en que el adulto se adapta a éste, así como el cuidado y el apoyo que se da al cuidador.

De igual forma y teniendo en cuenta la prevalencia de la depresión y su incidencia en la tendencia al suicidio, se hace importante desarrollar en la sociedad acciones de promoción del envejecimiento saludable y productivo que contribuyan a la disminución de enfermedades mentales en la vejez.

Tips para la prevención de la depresión en la vejez:
1.Fortalecimiento de las redes de apoyo de amigos, pares y familiares.
2.Generación de acciones para un envejecimiento activo que incluya un proyecto de vida en la vejez.
3.Hábitos de vida saludable: ejercicio físico, una nutrición adecuada.
4.Favorecer la reserva cognitva: para ello se recomienda hacer lectura permanente de temáticas nuevas y novedosas que incluyan literatura, lectura de periódicos o resolución de crucigramas. Otra opción es aprender un nuevo idioma y la realización de actividades que permitan ejercitar la memoria, por ejemplo aprender y recordar nombres, sustantivos, adjetivos o números telefónicos.

Es fundamental el reconocimiento del proceso de envejecimiento como una realidad a la que estamos avocados desde el momento en que somos concebidos. Este reconocimiento a través de la educación en casa, en la escuela, a lo largo de la vida y en la sociedad, nos permitirá un genuino proceso de valoración del adulto mayor y por ende un trabajo consecuente en el marco de derechos para esta población.

De la misma forma es importante tener en cuenta que la solución al maltrato de las personas mayores no puede resolverse adecuadamente si no se satisfacen sus necesidades esenciales: la alimentación, la vivienda, la seguridad y el acceso a la asistencia sanitaria. De ahí que las naciones deban crear ámbitos en los que el envejecimiento se considere una parte natural del curso vital,
se desalienten las actitudes que tiendan a negar el paso de los años, que las personas mayores tengan el derecho a vivir con dignidad, sin sufrir malos tratos ni explotación, y se les brinde la posibilidad de participar plenamente en las actividades educativas, culturales, espirituales y económicas.

Sobre la Fundación Saldarriaga Concha (FSC)

La FSC es una organización no gubernamental, creada en 1973 por el empresario antioqueño Alfredo Saldarriaga del Valle, su esposa Elvira Concha y su hijo Ignacio. A través de alianzas interinstitucionales y de iniciativas propias generamos oportunidades educativas, productivas y de participación social para las personas mayores, las personas con discapacidad y sus familias.

 

Gracias por su atención.

Para mayor información o entrevistas comunicarse con:

Ximena Acevedo
Comunicaciones
Fundación Saldarriaga Concha
Tel. 6226282 Ext. 224
Cel. 3105837824
macevedo@saldarriagaconcha.org
www.saldarriagaconcha.org
Bogotá, Colombia